Zverev madura en Miami

El alemán se llevó un primer set muy disputado ante Pablo Carreño que le ayudó a controlar el resto de partido. Disputará la final de Miami ante John Isner.

El grito del alemán tras avanzar hasta la final. Fuente: Getty
El grito del alemán tras avanzar hasta la final. Fuente: Getty

Hubiera sido bonito ver de nuevo a un español en la final del Masters 1000 de Miami luchando por un título que siempre se le resistió a nuestra Armada. Pero no, no pudo Pablo Carreño que lo que representaba su partido más importante de la temporada. En juego estaba el billete a la final de Miami, un pase que le arrebató Alexander Zverev al vencerle por 7-6 y 6-2. Fue un partido igualado, con más errores del de Hamburgo y más consistencia del gijonés. Más o menos lo que esperábamos. Hasta que una reacción gigantesca en el tiebreak le otorgó la moral necesario al teutón para encarrilar un pasillo más amable hacia su tercera final profesional en esta categoría. Será John Isner su último obstáculo hacia el trono.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

Era viernes, partido oficial y la pista juntaba a dos de los mejores tenistas del mundo: Carreño y Zverev. No, no era la Copa Davis, pero puede que este mismo duelo se repita en tan solo una semana en unas condiciones bien distintas. Hoy tocaba centrarse en Crandon Park y soñar con esa primera final en Masters 1000 que al asturiano ya se le escapó hace un año en Indian Wells. ¿El desafío? Tumbar al menor de los Zverev, un jugador que navega desde hace tiempo en una barca repleta de turbulencias que le hace todavía más peligroso, aunque también más frágil. Vimos las dos facetas en el primer set, la del tenistas ansioso que deja escapar bolas de break, la del niño rabioso que no acepta que su rival le domine y la del gran campeón que remonta un mini-break en el desempate para poner la balanza a su favor en el momento de la verdad.

Dolía y mucho ese final para un Carreño que nunca dejó de remar ni de creer, quizá solo le faltó algo de valentía en los momentos donde Zverev ya iba con la lengua fuera en busca de su inspiración. Pero la encontró y entonces la película se volvía azul oscura, casi negra. La reanudación marcaría cuántas vidas le quedaban al pupilo de Samuel López después de un tropiezo así, respuesta que se reveló al tercer juego, donde el actual número 5 del mundo daba otro golpe sobre la mesa para liderar también el segundo asalto. Se acumulaban los problemas y se agotaba el tiempo, resultado que ya no cambiaría más el rumbo, quedándose en poder del menor de los Zverev.

Dos finales, dos ganadas, no se puede quejar un Zverev que a sus 20 años luchará mañana por levantar su tercera corona de Masters 1000 ante un John Isner que, a sus 32 años, todavía busca la primera. Respecto a Pablo, un gran torneo de inflexión para recordar a todo el mundo que su nombre todavía ruge dentro del top15 y que su raqueta también sabe noquear en citas importantes. Ahora toca descansar, regresar a casa y pensar en la Copa Davis, donde quizá vuelva a encontrarse con su verdugo de esta noche.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter