A Federer le vale un tiebreak

El suizo resuelve su trámite ante Federico Delbonis en la segunda manga y mantiene su invicto esta temporada. Filip Krajinovic será su próximo rival en Indian Wells.

Roger Federer debutó con triunfo en Indian Wells. Fuente: Getty
Roger Federer debutó con triunfo en Indian Wells. Fuente: Getty

Había dos opciones: o bien un partido resuelto por la vía rápida o un duelo que se enredara hasta un tercer parcial lleno de dudas. El Estadio 1 de Indian Wells venía de presenciar la caída de Novak Djokovic, por lo que el miedo todavía seguía en los cuerpos del público presente. Pero Roger Federer no estaba para perder mucho más tiempo en su debut ante Federico Delbonis, así que forzó un tiebreak y allí alcanzó el billete a la tercera ronda del primer Masters 1000 del curso (6-3, 7-6). Su próximo rival será el serbio Filip Krajinovic.

El partido arranca con un 6-3 engañoso y un 2-2 todavía por inclinar. Con un Federer muy errático en el día de ayer al que la lluvia decidió mandar a vestuarios por no hacer justicia con el nivel de tenis que puede ofrecer. Enfrente estaba también Delbonis, jugando un poco a la expectativa de lo que hiciera su rival. De momento y, pese a que estaba perdiendo el encuentro, si el suizo seguía con ese nivel ramplón quizá hubiera alguna ocasión de darle un mordisco a la cita. Pero esto solo eran habladurías, hacía falta echarle valor y demostrar que lo ocurrido en Hamburgo en 2013 no fue casualidad.

Pero si algo no cambia, no importa el día, el torneo o el momento de forma, es lo que la gente espera cada vez que ve a Roger Federer en acción. Más todavía si delante está el número 67 del mundo, especialista en tierra batida y especialista en hacer pronto las maletas cuando el certamen se disputa sobre cemento. Pero, una vez más, todas estas premisas se pueden ir al traste cuando uno cuenta con un servicio a más de 200km/h. Delbonis apretó desde el primer segundo de reanudación hasta forzar un tiebreak por el que muy pocos apostaban. Era el momento de dar el susto u olvidarse de esta oportunidad.

Y no será porque no se presentó la ocasión, una bola de set aterrizó en la pista a favor del argentino, pero esta vez la suerte estaba de cara de la leyenda de Basilea. Igual que vino, se marchó. Inmediatamente, fue el suizo el que dispuso de una bola de partido y éste ya no la perdonaría. Victoria trabajada, sin brillo, pero necesaria para avanzar en un cuadro que se le ha quedado muy favorable para sus intereses.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter