Campanazo de Goffin en Londres

El belga David Goffin consiguió vencer al suizo Roger Federer por 2-6, 6-3 y 6-4, accediendo de esta manera a la final de la Nitto ATP Finals.

No llegará la séptima Copa de Maestros. David Goffin, que reclama su lugar en el presente y futuro de nuestro tenis derrotó a Roger Federer, poniendo fin a la increible racha del suizo desde el pasado US Open. Su primorioso servicio, su superioridad física y su madurez mental fueron las claves de la victoria de un Goffin que accede de esta manera a su primera final de la Nitto ATP Finals.

El tenista suizo comenzó el encuentro de manera intratable, practicando un tenis estratosférico y convirtiéndose en un vendaval ante el que nada pudo hacer el jugador belga. La velocidad y la profundidad de los golpes, sumados a la solidez desde el fondo de la pista fueron un obstáculo insuperable para Goffin, que cedió su primer juego al saque y se vio rápidamente con un 2-0 en contra, después de que Federer consolidase el break, consiguiendo el 79% de los puntos que se habían jugado hasta el momento en el partido.

El tenista nacido en Rocourt reaccionó para llevarse su primer juego del partido gracias a buenos servicios, pero la diferencia entre ambos jugadores era demasiado grande, pues el suizo estaba realizando un tenis impecable, al alcance de muy pocos tenistas. Roger Federer siguió sumando juegos con su servicio y, con ello, minando la moral de un David Goffin que comenzó a mostrarse impotente sobre la pista, cometiendo numerosos errores no forzados que terminaron provocando el segundo break a favor del número dos del mundo, que rápidamente establecía un contundente 5-1 en el marcador. El tenista de Basilea no dejó pasar la oportunidad de cerrar el primer set con su servicio y, en apenas 34 minutos de partido, consiguió apuntarse la primera manga por 6-2.

[getty:875754086]

Con todo el vendaval vivido y con nada que perder, David Goffin se liberó de cualquier tipo de tensión y comenzó a sentir la bola y conectar mejores golpes, mostrando también una mayor velocidad de piernas. Esta mejora del tenista belga provocó que el partido se equilibrara un poco y que cada jugador mantuviese su servicio sin demasiadas dificultades. Mediado el segundo set, y más concretamente en el cuarto juego del segundo set, el guión del partido pareció cambiar radicalmente, mostrando la mejor versión de Goffin.

El actual número ocho del mundo consolidó la rotura realizando sus mejores juegos al servicio del encuentro, y todo parecía encaminarse hacia el tercer set. Federer opuso un poco de resistencia y obligó a David a jugar a su mejor nivel si realmente quería alargar este partido a la última manga. Goffin aceptó el reto y con un parcial de 6-3, acabó llevándose la segunda manga.

[getty:875748986]

La balanza se había equilibrado y el tercer set serviría para comprobar la solidez mental de ambos jugadores, el aspecto más importante el tenis actual. Para sorpresa de todos, Goffin volvió a ponerse break arriba en el partido y esta vez parecía que no se iba a amedrantar ante la situación que estaba viviendo. El silencio se apoderó del O2 Arena de Londres. Los prolegómenos de lo que iba a ser una fiesta suiza habían sido fríamente cancelados, y la sensación de favoritismo de Goffin en el tercer set que estaba por venir se iba sedimentando en la cabeza de todos los aficionados. Para desgracia de los soñadores que esperaban a Roger cerrando la temporada con un nuevo título, la lógica ganó a la magia, y Goffin consiguió llevarse el tercer y definitivo set por 6-4. Puño al cielo del belga, que había logrado una de las grandes sorpresas de la temporada.

En la final de mañana, David Goffin se enfrentará al vencedor del duelo que enfrentará al búlgaro Grigor Dimitrov y al estadounidense Jack Sock.

Comentarios recientes