Albert Montañés: “Es el final soñado”

El tenista español explica los motivos de su retirada y refresca algunos recuerdos de su carrera. “Ganarle a Federer en Estoril me marcó”.

Albert pondrá fin a su carrera en el torneo de Barcelona. Foto: Fernando Murciego
Albert pondrá fin a su carrera en el torneo de Barcelona. Foto: Fernando Murciego

Todo lo que empieza tiene un final. En el caso de Albert Montañés (Sant Carles de la Rápita, Barcelona, 1980) será esta semana. No sabemos en qué ronda ni ante qué jugador, pero el catalán disputará su último partido como profesional sobre la arena del Conde de Godó 2017. Antes de que ocurra, el que llegara a ser número 22 del mundo hace siete temporada recibe a Punto de Break con una sonrisa impropia del que sabe que la etapa más importante de su vida cuenta sus últimos minutos. Transparente, sencillo y siempre amable, Montañés repasa algunos momentos relevantes de su trayectoria mientras espera que el reloj se detenga con la última campanada.

El pasado lunes, por primera vez, jugaste un partido con algo más que una victoria en juego, ¿cómo se gestiona eso?

Al principio estaba un poco preocupado, no sabía cómo iba a reaccionar ante esa sensación nueva. Uno siempre tiene nervios por jugar aquí, pero en este caso había un añadido especial. Por suerte me salió un partido muy bueno, salvando muchas pelotas de break en contra, enganchándonos al marcador y estando muy tranquilo. Una vez entras en pista te quitas los nervios y empiezas a jugar, durante el partido ni lo pensé.

¿Qué pensaste cuando viste el emparejamiento?

Bueno, me gustó. Era Guille y, si hubiera sido contra él mi último partido, mejor que con un extranjero. Hemos viajado juntos muchas semanas y coincidido en muchos torneos, es un buen amigo. Ahora con Feliciano pasa un poco lo mismo, nos conocemos de hace muchos años, hemos jugado varias veces y también somos amigos. Para perder con un extranjero, mejor con uno de casa.

¿Cuáles son los motivos de tu retirada?

Ha llegado el momento. Voy a cumplir 37 años y el ranking ya no acompaña (#312). Llevo muchas temporadas viajando por el mundo y también tengo ganas de descansar en casa con mi familia. Es más un tema mental, de arrastrar tantos años un alto nivel, he estado toda la vida ahí arriba y no es necesario seguir.

Rubén Ramírez Hidalgo ahí sigue, con casi 40 años jugando Challengers.

Lo de Rubén es brutal, cada uno tiene sus metas y yo he decidido dejarlo aquí en Barcelona.

[getty:523543246]

En 2015 ya hiciste un amago.

Sí, justo por eso. Estaba muy abajo en el ranking, tenía que jugar muchos Challengers y pocos ATP, ya no entraba en los Grand Slams… ahí me lo pensé pero mi entrenador me cambió el discurso para que cambiara de opinión. Luego en 2016 me volví a ilusionar, me estiraba de la cuerda con la ilusión de volver a hacerlo bien. Esta vez lo decidí a finales de la pasada temporada, de hecho en 2017 apenas he jugado cuatro torneos, esto no lo había hecho nunca.

Cerrar la fiesta en el Godó debe de ser muy especial para ti.

Es el final soñado, retirarte en tu casa delante de tu familia, tus amigos y tu club. Era el momento ideal para hacerlo.

Revés a una mano y profesional desde 1999. No quedan muchos jugadores en activo que reúnan estas dos condiciones.

La gente se hace mayor, esto no es eterno. Todo el mundo irá cayendo (risas). Son muchos años, en mi caso, todo lo que tenía que dar ya lo he dado.

¿Qué cambios notas de aquella época con la actual?

La gente está mucho mejor físicamente, le pegan más fuerte a la pelota y los materiales son diferentes. Las bolas son más ligeras. Las pistas rápidas ya no son tan rápidas. Por ejemplo, hace diez años era imposible que una persona que ganara partidos en pista rápida luego ganara también en tierra, ahora todo el mundo juega bien en todos los sitios.

¿Esto es mejor o peor?

¡Es mejor! Mejor para todo el mundo. Antes había gente que no quería hacer la gira de tierra porque solo jugaba en rápida y viceversa. O la época en la que los españoles no viajaban a la gira de hierba. Ahora el calendario es mucho más amplio.

¿Dentro del vestuario sigue todo en orden?

Aquí el gran cambio que yo veo es que los jugadores viajan con mucha gente alrededor, antes ibas con tu entrenador y listo. Ahora van con entrenador, fisioterapeuta, manager, psicólogo… que si todo esto ayuda está perfecto, pero ha cambiado.

¿Te llevas amigos de esta aventura?

Muchos. Fernando Vicente, Albert Costa, Marcel Granollers, David Ferrer, Óscar Hernández, Galo Blanco… muchísimos, no podría enumerarlos a todos. Pero si mañana juego contra Marcel, por ejemplo, yo le quiero ganar, una cosa no quita la otra. Pero somos amigos.

[getty:484920319]

¿Y enemigos?

¿Para qué? No vale la pena.

Después de 19 años en activo no sé si guardas algún recuerdo por encima del resto.

Seguramente el día que le gané a Federer en semifinales de Estoril (2011). Él era número 1 y solo le había ganado Rafa, fue un momento brutal, muy especial. Federer es Federer, todos le conocemos y sabemos lo que ha hecho y lo que todavía hace, para mí es el mejor de la historia. Si no recuerdo mal fue 6-2 y 7-6. Yo estaba jugando muy bien, el año anterior ya había ganado Estoril, venía de ganar buenos partidos y con mucha confianza. También sabíamos que Roger en tierra baja un poco el nivel de lo que nos tiene acostumbrado, pero me lo creí y lo conseguí. En la red me deseó suerte para la final y al día siguiente salí campeón de nuevo.

¿Algún otro momento especial?

Sí, la final de Niza con Monfils (2013). La he visto varias veces y es brutal, jugué a un nivel increíble. Iba 6-0, 4-1 y recuerdo que el rival no podía hacer nada. Al final se me complicó por los nervios, era una final y aparecieron las dudas de cerrar el partido, pero acabé ganando el set 7-6. Un partidazo.

Seguro que también tienes un partido para olvidar.

Fognini en octavos de final de Roland Garros (2011), ese partido me hizo mucho daño. Era un Grand Slam, luchando por entrar en cuartos de final, los mejores del mundo y tú entre ellos. Lo que pasó también fue un poco feo porque él empezó a pararme el partido, el árbitro no lo tenía que haber permitido… fue una cosa muy rara, la gente de la grada me decía que siguiera pero el árbitro decidió pararlo. Parecía que tuviera calambres pero por eso no se puede parar. Si en vez de ser yo hubiera sido otro con más entidad, hubiéramos visto otra situación.

¿Cómo es jugar contra Fognini?

Es muy raro. Parece que el primer set te lo regala, juega andando y luego dice va, empezamos ahora. Yo he tenido partidos de ganarle 6-1 el primer set en 15 minutos, es un chico que tiene mucho talento pero no sé por qué hace estas cosas, supongo que la gente que tiene al lado estará intentar cambiar eso.

Jugar ante un lesionado parece fácil desde fuera pero seguro que no lo es tanto. Ejemplo: Wawrinka contra Nadal en la final de Australia.

Es muy complicado. Hay muchos nervios, quieres ganar y ves que el otro está tocado y no se puede mover, sin quererlo te vas para atrás. Luego si coges margen ya está, pero al principio si está igualado se hace cuesta arriba.

[getty:114924272]

Con Fabio perdiste aquel partido con 11-9 en el quinto set. ¿Notaste que se escapaba una oportunidad?

Sí, totalmente. Fue en 2011, yo ya tenía 30 años y veía que era el momento, que quizá ya no vendría otro igual. Y así fue. Me hizo daño, tuve cinco bolas de partido y luego me pesó más allá de ese torneo. Hasta el torneo de Kitzbühel, varios meses después, no pude recuperarme. Una derrota muy dura de asimilar.

El Godó es un torneo mágico y muy especial para ti pero Estoril tampoco se te ha dado mal. Allí debutaste en el circuito ATP (2001).

Por supuesto. Pasé la previa y jugué la primera ronda con Chang. Claro, yo ahora esto se lo cuento a un niño y no tiene ni idea de quién es Chang (risas). Ganarle a Chang fue increíble, luego lo mismo con Kucera, hasta que perdí en cuartos de final con Ferrero. Aquel torneo fue inolvidable.

Con 19 años y siendo tu primer torneo. Quitando a Zverev, estas cosas ahora se hacen muy difíciles de imaginar.

Hay gente muy joven que es muy buena, pero los que hay arriba también son muy buenos. Va un poco por generaciones, cada una reacciona de diferente manera.

Lo que si te costó mucho fue ganar tu primer título (Amersfoot 2008).

Antes perdí cuatro finales, sí. Es que es difícil, llevas toda la semana jugando muy bien, llegas a la final y la quieres ganar. Pero claro, el que tienes enfrente está igual que tú. Los nervios y el manejo de las situaciones se pagan. Por suerte, a partir de que ganas el primero ya juegas más tranquilo. Aquella final en Amersfoot era una gran oportunidad, contra Darcis y, aunque perdí el primer set, pude aprovecharla.

Empezaste con balance de 0-4 en finales y, a falta de un torneo, vas a acabar con balance positivo de 6-5.

Es lo que te digo, el primero es el que te da la tranquilidad. Igualmente, si haces finales y no ganas tampoco pasa nada.

Con Nadal jugaste cuatro veces, nunca le ganaste un set. Lo máximo que le llegaste a arañar fueron tres juegos en un parcial.

Es Rafa (risas). Mis condiciones no son positivas para jugar contra él. Soy pequeñito, tengo revés a una mano, él es zurdo y me juega la bola alta al revés, yo no tengo fuerza ahí para contrarrestar, él es muy grande, etc. Siempre tienes la esperanza de hacer un buen partido, al final lo que intentas es disfrutarlo. Nunca le gané más de tres juegos, pero he jugado contra Rafa.

Con Djokovic (6-0) y Murray (4-0) tampoco tuviste suerte.

Son muy buenos. Mucho. El otro día en la tele dijeron que de los últimos 64 Masters 1000, el Big4 ha ganado 59. Son muy grandes, físicamente están a otro nivel. Yo creo que es algo que se nace con ello, por mucho que trabajes, es necesario tener ese ‘extra’ genético.

Siempre me llamó la atención tu servicio, para mí siempre serás ‘el Roddick español’. ¿Nunca intentaron cambiártelo?

Nunca, ha sido así desde siempre. Como sacaba más o menos bien y el rival no veía adónde iba la bola, nunca me dijeron nada. Estoy contento con mi saque.

[getty:168744533]

Has sido un tenista con carácter y personalidad. Ahora la ATP parece que está muy encima de los chicos con los warnings y las sanciones. ¿Se está perdiendo carisma?

El tenis es un deporte muy de caballeros, hay ciertas cosas que no quedan bien. Ves que la gente está callada, no se puede hablar, es diferente a cualquier otro deporte. A la gente le gusta el show, que los jugadores se cabreen y si es posible que tiren la raqueta, pero para la imagen del tenis no está bien. Ha sido siempre así.

Tampoco te has mordido nunca la lengua con tus pensamientos, ya sean futbolísticos o políticos.

Eso depende de cada uno. Hay gente que a veces me ha dicho, “¡La que has liado Monty!”. ¿Liado? Simplemente he dicho lo que pienso, ¿lo puede decir uno de la calle y yo no? Que tampoco quiero hacer daño a nadie y está claro que soy una persona pública, pero si te digo la verdad, con aquel tweet que puse en su día sobre la independencia, no pensé que se armaría tanto show. Gano un partido y les da igual; pongo un tweet que tiene que ver con otra cosa y se vuelven locos. No puede funcionar así. Pero bueno, no tengo ningún problema en decir lo que siento.

Choca porque ahora mismo la mayoría de jugadores están muy protegidos por sus equipos de comunicación.

El tema de las redes sociales no me gusta demasiado porque es gratuito. La gente te aplasta, les da igual. El tema de las apuestas también está muy metido aquí. A mí el otro día por ganar a Guille me matan en Twitter, ahí me he encontrado de las palabras más horribles que te puedas imaginar. Que alguien te pueda insultar así tan directamente no se debería permitir. Es un tema que no se acabaría nunca porque cada uno piensa de una manera.

¿El tema de la independencia te ha llegado a causar algún problema serio?

No, para nada. Me llamó todo el mundo para ir a televisiones, radio, entrevistas… obviamente dije que no a todas. No tenía nada que decir, lo que tenía que decir ya lo había dicho. Uno en Twitter me escribió: ‘Si te veo en Madrid te mato’. Luego fui a Madrid y no pasa nada, pero molesta.

En alguna ocasión has dicho que te lo único que te faltó fue jugar la Davis.

Es una experiencia que me hubiera gustado mucho vivir, incluso creo que en algunas eliminatorias, no te voy a decir cuáles, tuve mis opciones, pienso que tenía que haber ido yo pero no fue así. Los capitanes decidieron que tenía que ir otra persona. Ni siquiera en la época que iban cinco jugadores, al final uno piensa… ¿por qué no me llaman? ¿Por qué va todo el mundo menos tú? Que igual de quinto jugador hubiera dicho que no, seguramente, o no, pero dame la opción. Es una espina que me llevo.

[getty:169480958]

¿Piensas que hay algo raro detrás de esa no convocatoria? Por ejemplo, el no llevarte por no generar polémica.

No creo, sería muy triste que no me llevaran a la Davis porque haya hecho declaraciones de independentismo o cualquier otra idea. Quiero pensar que no. Si fuera que sí que venga alguien y me lo diga, me parecería muy mal, no lo compartiría.

Imagínate que hubieras ido y en una rueda de prensa alguien te dice: “Si tú eres independentista, ¿por qué ahora juegas con España?”

Porque es mi trabajo, es mi deporte y me dedico a esto. Querría ganar como el que más, como si jugara el Godó o cualquier otro torneo, no tiene que ver una cosa con la otra.

El ‘problema’ es que en España hay mucha competencia, aunque luego Rafa se sitúe por encima del resto.

Por supuesto. Lo que ha hecho Rafa es brutal, no lo puedes comparar con otros españoles, él está aparte. Sí que es verdad que a veces todo su éxito te quita mérito a lo que haces tú y que los periódicos son siempre ‘Rafa, Rafa, Rafa, Rafa…’. Por ejemplo: ‘Rafa va al cine’. Y mientras, tú estás jugando la final de Estoril. Me lo estoy inventando, pero pasa. Molesta porque dices, Rafa está de vacaciones y Ferru jugando una final no sé dónde, no es justo. Repito que lo de Rafa es algo descomunal y es normal que reciba un trato así, pero lo que hace la otra gente también tiene mérito, valóralos igual. Sin todos nosotros no habría Rafa.

Suspenso para la prensa.

A veces sí, o bien te elevan a lo más alto o bien te dejan caer de golpe. Yo entiendo que Rafa vende todo lo que haga, pero los otros también merecen atención. Gente como Ferrer ha sido brutal.

Bueno, la semana de momento no puede ir mejor para ti. El domingo gana el Barça, el lunes ganas tú y el martes un merecido descanso. ¿Cómo crees que acabará?

Está yendo todo mejor de lo que me esperaba. Jugar aquí el primer partido bien, poder competir, poder ganar… lo hubiera firmado. A partir de aquí, todo lo que venga es un plus. A disfrutar de la semana y aprovecharlo.

¿Venías con alguna expectativa, aunque solo fuera firmar una victoria?

Nada, no me marcaba ningún requisito. Simplemente dar la cara y hacer un buen partido. Si se gana, brutal; si se pierde, a casa.

¿Cómo te gustaría que la gente te recordase?

Como un tenista que estuvo muchos años jugando a nivel mundial, un luchador y una persona que no da nada por perdido. Alguien con la cabeza muy alta.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter