Claves de la victoria de Roger Federer

Roger Federer encontró la manera de neutralizar el juego de Rafael Nadal para ganar la final del Open de Australia 2017.

El ansiado 18º Grand Slam llegó cuando menos se podía esperar y ante su bestia negra. Roger Federer es campeón del Open de Australia 2017 y agiganta su leyenda merced a un memorable partido en el que ha sabido encontrar soluciones tácticas para derrotar a Rafael Nadal. El encuentro se resolvió en matices y el suizo estuvo brillante en los momentos cumbre ¿Cuáles fueron las claves del partido?

-Revés brillante muy metido en pista

El suizo no cedió ni un metro de pista, en previsión de que Nadal le iba a martillear su revés con derechas altas. Asumió riesgos y jugó siempre sobre la línea de fondo, sin dejar que la pelota del español subiera en exceso. La velocidad de la pista y la bola ayudaron a que el drive de Rafael no adquiriese gran altura, y eso lo aprovechó Federer para neutralizar los ataques del balear y jugar muy preciso e incisivo con su revés.

-Alto porcentaje de primeros saques en momentos importantes

Era evidente que si Roger quería tener opciones debía sacar bien, y vaya si lo hizo. Los 20 saques directos, 62% de primeros servicios y 76% de puntos ganados con primer saque, son estadísticas que ponen de manifiesto su buen hacer, pero no muestran lo más importante. Federer sacó bien cuando más lo necesitaba. Salvó tres bolas de break en el primer juego del tercer set, cuando Nadal amenazaba con dar un zarpazo al partido, y neutralizó las opciones de respuesta del español en el último juego del partido.

-Acortar peloteos

Roger tuvo claro desde el inicio que tenía que limitar lo máximo posible el intercambio de golpes. No quiso largos peloteos en los que Rafa pudiera coger ritmo e imprimir su estilo, y encontró el equilibrio para atacar a tumba abierta pero sin precipitarse en exceso. Cometió errores pero siempre buscando algo, y dificultó sobremanera que el de Manacor impusiera su ley y atrapara a Roger en su maraña de puntos largos que le desgastan mucho.

-Subidas a la red contenidas pero efectivas

Una de las características principales de Nadal es su habilidad innata para efectuar passings shots y hacer dudar mucho a su rival de la posibilidad de subir a la red. Federer lo sabía y no se precipitó en las subidas a la red. El ataque como forma de vida pero de manera sostenida y subiendo a volear cuando era casi imposible que Nadal le pasara. Así lo demuestra la estadítica. 29 puntos ganados en 40 subidas a la red.

-Solidez mental en el quinto set

Debió ser muy duro para Federer verse un break por debajo en el marcador al inicio del parcial definitivo. Lejos de hundirse y buscar soluciones mágicas y precipitadas, el suizo se activó de piernas y encontró en el servicio el punto de partida para la reacción. Tuvo varias bolas de break en el segundo y cuarto juego del set y no las pudo desaprovechar, pero siguió firme en su empeño y acabó cosechando el premio a la perseverancia.

El helvético fue un más que digno vencedor de un partido para la historia, y cosecha el 18º Grand Slam en una situación que no se podía plantear ni en sus mejores sueños. El gran campeón lo sigue siendo a los 35 años, y vaticina emociones fuertes para los siguientes meses.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes