Previa final Open de Australia: Roger Federer - Rafael Nadal

El 35º episodio de uno de los choques más apasionantes del mundo del tenis tendrá su lugar en la final 'vintage' del Open de Australia.

Se ha denominado la final 'vintage' o 'regreso al futuro'. Y es que Roger Federer y Rafa Nadal, dos de las mayores leyendas de la historia del tenis y que han protagonizado una mediática e increíble rivalidad a lo largo de los años, vuelven a verse las caras cuando nadie les esperaba. Hacía 6 temporadas que no se encontraban en una final de Grand Slam. En Australia han reverdecido viejos laureles y lucharán de nuevo cara a cara y mostrando sobre la pista esa marcadísima contraposición de estilos que tan atractivo ha hecho a este duelo desde sus inicios.

Imposible no retrotraerse, dentro de esta maravillosa pugna entre Federer y Nadal, a 2009 y aquella famosísima final en la que el español ganaba su primer y único hasta la fecha Australian Open y Federer rompía a llorar en la entrega de premios, símbolo del final de un dominio. Nadal había alcanzado en esa final ante el suizo el cénit de su dominancia sobre Federer al que había anulado el año anterior en Roland Garros y al que le había despojado de su cetro de Wimbledon. La rivalidad entre ambos no fue la misma después de ello. Decayó enormemente, derivada entre otras razones, por la presencia de Novak Djokovic que se erigió en el nuevo archienemigo de Nadal y Federer. Tan solo una final más de Grand Slam pudieron jugar hasta el día de hoy, la de Roland Garros 2011.

Es por ello y por la acusada ausencia que ambos han sufrido en 2016, que esta nueva final, este nuevo choque, ha generado una expectación tremenda. A modo de un delicioso 'remember', Rafa y Roger, Roger y Rafa, se jugarán el primer Grand Slam de la temporada en la Rod Laver Arena de Melbourne ante la sorprendente ausencia de Djokovic y Murray, aquellos que estaban poco menos que invitados a ese último partido pero que han sucumbido antes de tiempo.

La cita tiene aún más historia que contar. Y es que si Federer gana en Australia y pone el 18º Grand Slam en su vitrina, será el primero en la Era Abierta en ganar tres grandes al menos cinco veces, siendo Roland Garros el único fuera de esa lista. Si por el contrario la gloria acaba correspondiendo a Nadal, el manacorí será el primero que gane todos los Grand Slam como mínimo dos veces.

El discurrir de ambos contendientes hasta la final del torneo no ha estado precisamente exenta de dificultades. Federer ha tenido que acudir al definitivo quinto set en dos ocasiones (contra Nishikori y Wawrinka). Nadal por su parte más de lo mismo (Zverev y Dimitrov). Ambos han perdido 5 sets para llegar hasta el segundo domingo de competición en Melbourne, aunque Nadal ha pasado claramente más tiempo en pista que Federer. El manacorí ha necesitado la friolera de 19 horas y el suizo tan solo 13 horas y 40 minutos. Más de 5 horas de diferencia entre ambos.

Si atendemos a esa diferencia de tiempo en pista y a que Federer ha gozado de un día más de descanso, el vaticinio sobre el campeón puede ser cosa de niños. Pero debemos reparar en el hecho de que ya en 2009 cuando se vieron las caras en la final, había ocurrido algo similar. Federer había ganado sin despeinarse en aquella ocasión a Roddick y Nadal por su parte había sobrevivido a una insana maratón de cinco horas ante Verdasco jugando al día siguiente que el helvético. En este caso además Federer sí se ha desgastado en las semis apurando los cinco sets ante su compatriota Wawrinka.

Lo que puede desnivelar la balanza claramente es el historial entre ambos. El cara a cara lo domina Nadal por 23-11, en cemento al aire libre de 8-2 para él y solo en el Open de Australia de 3-0 para el zurdo de Manacor. Le ha ganado de hecho los últimos seis sets que han dirimido sobre el el cemento de la Rod Laver Arena. Y es que es de sobra conocida la tremenda dificultad que arrostra siempre Federer cuando se mide a Nadal. El español le obliga a jugar más tiros de los que Roger está acostumbrado, la famosa bola liftada con altura a su revés a una mano y la fortaleza mental marca de la casa de Rafa que termina por desquiciar y sacar de sus papeles a un Federer que sin duda tendrá en la cabeza el larguísimo historial de derrotas que ha sufrido a manos de Nadal.

La lucha en cualquier será preciosa, con máxima expectación por ver a dos leyendas de este deporte de nuevo frente a frente y luchando por nada menos que un Grand Slam, un premio que muchos ya no relacionaban con Roger Federer y Rafa Nadal. No sabemos quién ganará la final, pero lo que sí sabemos a ciencia cierta es que ganará el espectador.

Comentarios recientes