Partidos a seguir en el Open de Australia 2017: Día 8

Turno de nuestros chicos: Rafael Nadal y Roberto Bautista. Ambos buscarán esta madrugada avanzar hasta los cuartos de final.

Los cuartos de final ya están conformados al 50% tras toda la actividad que nos dejó ayer la parte alta del cuadro. Pero queremos más. Rafael Nadal y Roberto Bautista, los últimos supervivientes de la Armada masculina en este Open de Australia, suben sus apuestas y se enfrentan a dos top10 como son Gael Monfils y Milos Raonic. La dificultad se multiplica pero los nuestros están preparados. Además de ellos, Serena Williams buscará dar un pasito más en su camino de silencio y trabajo en la sombra, acercándose cada vez más al objetivo del 23er Grand Slam. Estos son los ochos partidos a seguir del segundo lunes de competición.

Karolina Pliskova – Daria Gavrilova (RLA, Cuarto Turno)

La número 5 del mundo vio en Ostapenko la primera gran rival de su horizonte (10-8 en el tercer set), un susto necesario para ganar confianza y seguridad de cara al título final. Porque la candidatura de Pliskova hace tiempo que dejó de ser un simple rumor: está para ganar un Grand Slam. Esta vez tendrá que competir contra una nueva amenaza y toda la grada local. Gavrilova, última esperanza australiana, intentará tumbar por primera vez (0-2) a la checa y, de paso, cruzar hasta sus primeros cuartos de final.

Gael Monfils – Rafael Nadal (RLA, Quinto Turno)

El punto de inflexión ya se ha pasado. El joven Zverev, aunque a cinco mangas, terminó dándole el ingrediente secreto que necesitaba Nadal en este Open de Australia: determinación. El choque generacional acabó sonriendo al más veterano y ahora parece que es Monfils quien quiere discutir la candidatura del balear. El cara a cara habla por sí solo: 12-2 para el de Manacor. Y esto, sumado al extra de confianza ganado hace dos días, obliga a imaginarse a un Nadal, por primera vez en mucho tiempo, en los cuartos de final de un Grand Slam.

Jennifer Brady – Mirjana Lucic-Baroni (Margaret Court, Tercer Turno)

Trece años de distancia entre una y otra jugadora, además de algún tarrito extra de experiencia a favor de la croata. Brady, procedente de la fase previa, ni siquiera tiene imagen en su perfil WTA en internet, ejemplo más que suficiente para determinar sobre quién corre la presión en este encuentro. Nunca había ganado un partido en Grand Slam, pero ahí está, en octavos de final. Mientras que Baroni ha tenido que esperar 19 años para volver a celebrar un triunfo en Melbourne. Visto los acontecimientos, mereció la pena tantos calendarios muertos.

Roberto Bautista – Milos Raonic (Hisense Arena, Cuarto Turno)

Siete veces octavo finalista de Grand Slam. Es una gran estadística teniendo en cuenta que Roberto comenzó a competir en esta clase de eventos prácticamente desde 2013, pero se queda un poco hueca si repasamos sus desenlaces. Nunca pudo el español dar un salto más peligroso, hasta los cuartos de final y menos con un rival de tanta identidad como Milos, a quien nunca pudo batir en una pista de tenis. El inicio de año indica que este Roberto es diferente con más mordiente y con un fuego distinto en los ojos.

Ekaterina Makarova – Johanna Konta (Margaret Court, Segundo Turno)

En plan campeona, así luce Johanna Konta desde que pisó esta edición del Open de Australia. La oriunda de Sidney no ha encontrado ni una sola piedra en su camino hasta la segunda semana de competición y amenaza con mejorar las semifinales cosechadas el curso pasado. Algo más tuvo que sudar Makarova para dejar fuera a Cibulkova, finalista aquí en 2014. Tres duelos entre ambas y siempre el triunfo para la británica, resultado esperado si vemos sobre todo la manera en la que han llegado hasta esta etapa. Si Gavrilova falla en su pulso con Pliskova, el respetable destinará todas sus fichas a la número 9 del mundo.

Dominic Thiem – David Goffin (RLA, Segundo Turno)

La historia de Thiem y Goffin no se entendería sin aquella final en Kitzbuhel de 2014. En la arcilla austriaca fue el belga quien estrenó su palmarés, aunque pasados los años, ha sido Dominic quien más evolución ha amarrado en su historial. Con un hueco fijo ya en el top10 y con la experiencia de ser semifinalista en Grand Slam, ahora es David quien se vuelve a quedar a un paso del top10, a una victoria para ser exactos. Será un duelo de ida y vuelta, con mucha solidez desde el fondo y oportunidades para valientes. ¿El premio? Aprovechar el vacío que Djokovic ha sembrado en esa parte baja del cuadro.

Barbora Strycova – Serena Williams (RLA, Primer Turno)

Aunque parezca extraño, Serena Williams debe estar más contenta que nunca de ser número 2 del mundo. Con menos presión, menos focos a su espalda y sin la tensión de tener que defender su habitual trono australiano, la de Saginaw camina con buena letra por esa parte baja del cuadro sin distraer demasiado la atención. Arrasando, sin dudar y sin frenar. Hoy Strycova soñará con el milagro sin pensar mucho en esos únicos ocho juegos que le ha robado en sus dos precedentes.

Denis Istomin – Grigor Dimitrov (Margaret Court, Cuarto Turno)

Seguramente, Denis Istomin se fue a la cama muy feliz después de vencer en primera ronda a a Ivan Dodig y citarse con Djokovic en segunda. Aquello era un premio aunque acabara en despedida. Cuatro días después, el uzbeco está en octavos de final tras ocupar todas las portadas. Bombazo, pero con continuidad. Creciendo a cada partido. Tendencia similar que chocará con la de Dimitrov, todavía invicto en este 2017. El búlgaro no oculta su gran momento de forma y muchos ya le ven con cara para hacer grandes cosas. La ausencia del serbio por esta parte baja invita al más valiente a dar un paso al frente.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes