Federer llega a tiempo, su gran aliado

Roger Federer utiliza el tiempo para desfondar a Tomas Berdych, al que borra de la pista en una clase de anticipación y vértigo técnico

Roger Federer
Roger Federer

Roger Federer pidió por su boca y todo salió como deseó. Desde el primer tiro del choque, el suizo hizo muy rápida la pista, muy lento a su rival y convirtió en un chasquido el encuentro (90 minutos escasos) para derrotar al checo Tomas Berdych (6-2 6-4 6-4) en la tercera ronda del Open de Australia. Sin margen de maniobra, Federer llega a la segunda semana en el mejor momento posible al que podía llegar dadas sus circunstancias competitivas.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

El Rolex de la pista central marca 57 minutos de juego y Roger Federer, viniendo de algunas dudas en su juego y su movilidad ante Melzer y Rubin, domina 2 sets a 0 al checo Tomas Berdych, todo consecuencia de lo visto en pista. Un 6-2 y un 6-4 que tienen que ver con el tiempo invertido en cada tiro y en cada jugada, y de cómo el historial entre checo y suizo desde que el helvético acelerara su estilo de juego en 2014, es muy favorable, a nivel táctico, para el vencedor de hoy.

Todo tiene que ver con los tiempos. Roger, que en días pasados destaca como principal aspecto positivo su buen nivel con el saque, afila para la noche de hoy el segundo tiro. Ante un Berdych cuya técnica y biotipo físico necesita de tiempos para mandar, Federer arranca capaz de consumirlos todos. Cambia de dirección antes de esperar un momento más recomendable y pone a correr al checo, muy lento en el primer paso, el contrapié o la cobertura de pista hacia delante o los lados. Cuando Federer ataca, Berdych no puede ni comenzar a defender, llega tarde a todo, esforzado y fuera de toda iniciativa; con sus problemas de empuñadura, de difícil reacción, al igual que su volumen físico, agradecido cuando golpea en parado. Es un partido prácticamente calcado al que disputaron en Melbourne en 2016.

Tomas Berdych también ayuda en el proceder del encuentro, dependiente de lo que dicta su oponente. A nivel mental queda afectado muy rápidamente y no logra recuperar terreno desde sus propias virtudes, concediendo errores múltiples y obvios, pelotas que van a la red, otras largas y otras anchas. No está dentro del partido, mientras Federer, líquido y aliviado por comprobar que su físico responde al plan que obra ante el número 10 del mundo, funciona a la perfección, imaginado tan bien como se sucede en la cancha.

Durante todo el partido, de principio a fin, Federer no defiende en ningún momento. No sólo no concede un palmo de pista, corrigiendo ese riesgo con una anticipación que sólo su prodigioso repertorio técnico es capaz de corregir, sino que siente la pelota a la perfección para probar cosas, buscar líneas y cerrar jugadas en pocos tiros y cerca de la red. Con Berdych irregular al servicio, Roger puede crear ventajas tempranas, haciendo suyas bolas de break, terreno en el que siempre deja no pocas dudas.

El tercer parcial es el resumen del partido, de los estilos de juego, de cómo es siempre el mismo jugador quien habilita este tipo de encuentro a su favor para conformar un partido fulgurante. El suizo llega a tiempo para afrontar los octavos de final, para poder competir ante un gran Kei Nishikori, en un choque de dinámicas de juego completamente diferentes.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter