Gustavo Kuerten califica de “vergüenza” el trabajo del tenis base en Brasil

El tricampeón de Roland Garros habla sobre la situación del tenis en su país y critica un modelo base que descuida a los jóvenes talentos.

Nadie mejor que Gustavo Kuerten para medir la temperatura por la que pasa ahora mismo el tenis en Brasil. El que fuera tricampeón de Roland Garros y máxima figura tenística de la historia de su país, analiza en el portal del torneo francés el momento por el que pasaron después de su retirada y la situación que se vive actualmente repleta de falta de profesionalidad y dejando escapar muchos talentos futuros.

“Tengo la impresión de que el tenis en Brasil está pasando por una fase de crecimiento que es lógica. Cuando gané Roland Garros por primera vez, en 1997, se expandió a una velocidad que estaba fuera de control. Ahora se puede medir mejor pero creo que todavía va hacia delante. Estamos desarrollando conceptos de una manera menos desorganizada y así es como se obtienen mejores resultados a largo plazo”, afirma el ex número del mundo.

Si nos ceñimos a los resultados actuales, no es que sean los mejores, pero podría ser peor. “Son aceptables. Marcelo Melo es número 1 del mundo en dobles y ganó en Roland Garros el año pasado, mientras que Bruno Soares acaba de ganar dos Grand Slams (dobles y mixtos en Australia). Lo que es una pena es que estos resultados vuelan bajo el radar hasta cierto punto, ya que las personas están esperando al próximo Guga Kuerten o la siguiente Maria Ester Bueno” (ganadora de siete títulos de Grand Slam en la década de 1950).

“Pero Thomaz Bellucci ha estado en el top 40 durante cinco años. Ese tipo de consistencia es difícil de conseguir, y sin embargo, muy pocas personas le dan el respeto que es debido. Teliana Pereira ganó dos torneos de la WTA en tierra batida el año pasado y, por delante, tenemos jóvenes como Thiago Monteiro (que venció a Jo-Wilfried Tsonga en Río y Nicolas Almagro en Sao Paulo). Todo esto es algo que vale la pena”, sostiene un hombre que tras su retirada siempre estuvo preocupado por el tenis de su país.

“Lo estamos haciendo bien, vamos a decirlo así. La perspectiva es positiva. La única queja que tengo es con respecto a las deficiencias que tenemos a la hora de entrenar. Necesitamos entrenadores y entrenadores de calidad con una visión precisa/profesional de las cosas, eso es lo que nos falta. En un enorme país como el nuestro se necesita tiempo para sembrar las semillas que nos permitirán cosechar A los jóvenes talentos. Brasil todavía se ve limitado por ciertas cosas, la política por ejemplo. Cuando el tenis pasa a formar parte del dominio público y político, se vuelve más difícil de obtener resultados”, valora el campeón de 20 títulos ATP.

El gran causante de este vacío, por nombrar a un culpable, es la falta de un sistema de trabajo. “Ese es nuestro principal problema. Nunca hemos logrado establecer un programa de entrenamiento decente para desarrollar nuestro tenis. Es la mejor manera de invertir en la construcción de tu propia plataforma única, pero no lo hacemos”.

Kuerten continúa: “Hay un montón de proyectos individuales, pero eso no es suficiente, se necesita una base común. Y por lo tanto lo que nos falta son entrenadores cualificados. ¿Cuáles son los 20 entrenadores brasileños de hoy en día? Tenemos que llegar todos alrededor de la mesa y tener un diálogo, celebrar reuniones cada mes para poner en práctica una estrategia de desarrollo. Tal como están las cosas, Brasil está lleno de ideas pero los diversos proyectos están demasiado aislados y fragmentados”, manifiesta el tricampeón de Roland Garros.

Y a la vuelta de la esquina, los Juegos Olímpicos, una cita perfecta para crecer pero también para aprender. “Ha habido una enorme cantidad de inversión en los últimos cinco años. La existencia del día a día de nuestros jugadores jóvenes es significativamente mejor de lo que era en el pasado, lo cual ya es un verdadero éxito. Después de eso, el reto será gestionar el período posterior a los Juegos Olímpicos. Tenemos que manejar la falta de inversión. Es un paso lógico y tenemos que estar preparados para ello. El país nunca ha tenido un momento tan ideal en términos de inversión en el deporte, por lo que necesitamos planificar lo que viene después y esperamos que la base sea lo suficientemente sólida como para sostenernos”, apunta el ex jugador de 39 años.

Pero si hay algo que duele en toda esta problemática es ver cómo los chicos acaban dejando de lado la raqueta por la falta de oportunidades y futuro. “Hemos entrado en un mal hábito en Brasil de perder jugadores talentosos jóvenes entre las edades de 18 y 25. Es una verdadera vergüenza. Ellos no saben lo que se van a encontrar, así que tienen sus dudas, se asustan y se dan por vencidos. Es la edad más crítica para el tenis, y en Brasil no la manejamos muy bien”, declara Gustavo.

“En Francia es más fácil porque tiene bases sólidas que no pueden ser sacudidas. Los jóvenes saben qué esperar, y que más de la mitad de todos los jóvenes con talento tendrán posibilidades. En Brasil, es diferente. Mira a Tiago Fernandes que fue número 1 del mundo junior, ¡renunció a jugar a los 20 años! Lo mismo hizo Bruno Rosa. Es más fácil hacer frente a las dificultades y aprender a tomar las dificultades cuando se tiene una hoja de ruta y se sabe a dónde vamos. Pero incluso si usted está caminando a ciegas, es necesario dar zancadas hacia fuera y seguir adelante. A veces el éxito está a la vuelta de la esquina”, subraya el de Florianópolis.

¿Y hay alguna solución para tanto obstáculo y desconocimiento? “Está la base, en los centros nacionales de formación. En Río tenemos Pista de Ruta, que recibe el apoyo de la TCC. Joao Zwetsch, que es capitán de la selección Davis, está ahí, y también lo son Bellucci, Monteiro y Guilherme Clezar. Es un poco como la academia Larri Passos (dirigido por el entrenador de siempre de Kuerten). Los jóvenes necesitan a alguien en quien fijarse si van a progresar, necesitan hitos establecidos por aquellos que ya están en el circuito profesional. Es un poco como el fútbol, ​​donde los mejores jugadores, o bien van a Flamengo o Fluminense. Y no es sólo en Brasil. Los argentinos tienen las mismas dificultades pero son más resistentes y un poco más valientes cuando se trata de manejar la presión cuando las cosas se ponen difíciles”, explica.

Por el momento, uno de los objetivos es mantener los torneos de Río y de Sao Paulo citas por las que se pelean cada año y que dan resultados muy positivos. “Son esenciales. El Abierto de Río es como un mini Roland Garros. Creo que es maravilloso para nosotros tener algo por el estilo. Puedo ver las ventajas de un torneo de esta magnitud, es un aspecto fundamental en el desarrollo del tenis brasileño. Estamos logrando que los jóvenes interesados ​​en el tenis recuerden a estrellas del pasado, inspirando a nuestros propios jugadores. Es una necesidad absoluta, especialmente en una ciudad tan maravillosa como Río. Este año tuvimos ocho jugadores entre los 30 mejores, fue todo un logro. Los organizadores hacen un buen trabajo, son muy profesionales a pesar de que sigue siendo todo un deporte de aficionados en este país”, concluye Kuerten.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes