Hasta siempre Lleyton

La Rod Laver Arena y todo el mundo del tenis se han volcado en la despedida de Lleyton Hewitt, un tenista cuya huella ya es imborrable.

Quizá no haya tenido el historial y palmarés más laureado de la historia pero sí que ha calado allá por donde ha peleado. Lleyton Hewitt hizo su última aparición como profesional en la jornada nocturna de la Rod Laver ante David Ferrer y puso así el broche de oro a su larga carrera como profesional. Dos Grand Slams (US Open 2001 y Wimbledon 2002), número 1 del mundo y 30 títulos en total. El último gran jugador australiano que fue despedido como toda una leyenda por una pista central a rebosar. Un homenaje en el que todos han participado, no es para menos, una parte del tenis nos deja, con un vacío que siempre quedará ahí.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

La perspectiva de que sería el último partido de Hewitt parecía evidente ante Ferrer. No se esperaba realmente ante Duckworth en primera ronda. Todo el mundo estaba preparado para rendir honores a un auténtico gladiador y embajador del tenis combativo, bregador y de carácter. Así le despedían las 15.000 personas que abarrotaban la Rod Laver Arena, en compañía de su ya inseparable familia.



Un homenaje del que quería participar David Ferrer, que tuvo el papel más ingrato de todos en la noche del australiano, ya que fue el que ofició de verdugo poniendo punto y final a la carrera de Hewitt. A tenor del saludo final, Ferrer dio a entender que quería intercambiar, en un gesto muy futbolístico, la camiseta con Lleyton justo en la red. El de Jávea comentaba desmentía luego que le hubiera pedido cambiarla: “Le dije que tengo una camiseta suya firmada por él hace ocho años. Hace ochos años le dije que era un ídolo para mí y que sí me podía firmar una camiseta, y así lo hizo”.


La rueda de prensa posterior al homenaje no fue menos multitudinaria. ‘Rusty’ estuvo acompañado ahí también por sus pequeños, testigos directos durante toda la noche de la última velada tenística de su padre. Hewitt admitió que “es una extraña sensación. Este ha sido el público más ruidoso ante el que nunca he jugado”.


Grandes estrellas de la raqueta quisieron aportar igualmente su granito de arena a la emotiva despedida del gran tenista de Adelaida. Roger Federer, Rafa Nadal, Novak Djokovic entre otros compartieron este vídeo:

Con el definitivo adiós de Hewitt ya solo quedan en activo tres jugadores que hayan sido números uno del mundo, fáciles de adivinar: Federer, Nadal y el actual, Djokovic. Se nos va aquel tenista que representó mejor que nadie la transición al tenis del siglo XXI, enterrando definitivamente el juego de saque y red que perduraba incluso a finales de los años 90. Y posiblemente en esa transición es donde estaba su hábitat, donde él era el rey. No era un jugador hecho para triunfar ahora aunque su capacidad de lucha le ha mantenido siempre en un nivel competitivo envidiable. La falta de pegada desde el fondo le condenaron a un segundo plano ante la velocidad de bola de los Federer, Roddick, Nadal y compañía.

Supo en definitiva aprovechar su época, pero también supo crear un mito de esa época y que sigue muy presente hoy en día. El último gran eslabón de un tenis con una enorme historia como es el australiano, un eslabón en el que él también representa la transición, el entronque entre el tradicional saque y volea de gente que incluso convivió tenísticamente con él como Wayne Arthurs o Patrick Rafter a la potencia y explosividad de hoy con los Kyrgios, Kokkinakis, etc.

Un 21 de enero de 2016 para la historia, una historia que siempre le recordará con su gorra hacia atrás, su puño en alto y un grito desgarrador: C’ mon!!!!! Hasta siempre Lleyton.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter