Grandes clásicos Nadal-Federer: Final Wimbledon 2008

En el año 2008 pudimos disfrutar de la mejor final jamás vivida sobre una pista de tenis, la que disputaron Nadal y Federer en Wimbledon.

Nadal ganó la final en el denominado 'Mejor partido de la historia'
Nadal ganó la final en el denominado 'Mejor partido de la historia'

Hay fechas señaladas en el calendario de nuestra historia. Fechas en las que todos y cada uno de nosotros recordamos qué estábamos haciendo aquel día cuando pasó aquel acontecimiento. El 11-S, el 11-M, la final del Mundial de Fútbol 2010, las Eurocopas de 2008 y 2012... y la que ahora vamos a comentar, el día de la final de Wimbledon 2008 entre Roger Federer y Rafael Nadal.

Domingo, 6 de julio. Los aficionados al tenis nos hacíamos hueco en el sofá para ver la tercera final consecutiva entre Roger Federer y Rafael Nadal. Las dos anteriores había ganado el suizo, y toda España estaba ilusionada con que esa vez fuera 'la vez'.

Nos situamos un poco. Partido número 18 entre los dos. Nadal lideraba el H2H por 11-6. Roger Federer era número 1 del mundo, Rafa el 2. Si el mallorquín ganaba tendría a tiro el ponerse como número 1 (lo logró en Pekín, un mes después). Nadal venía en racha ganando 5 de los últimos 6 torneos en los que jugó, destrozando a Federer en la final de Roland Garros donde el de Basilea sólo pudo lograr cuatro juegos, pero el favorito sobre la hierba de Londres era Roger. 5 Wimbledon consecutivos y 65 victorias seguidas en hierba le avalaban. Una cifra brutal.

Fue algo más que un simple partido. Más que una final. Más que un Wimbledon. Más que un número 1. Fue una lucha entre dos hombres que se disputaban el trono mundial del tenis. Si hubiera sido una película esta hubiera sido la mayor superproducción de la historia con los mejores efectos especiales jamás vistos.

"Esta ha sido la mejor final que he visto en mi vida", dijo John McEnroe nada más acabar. Un partido de dimensiones épicas que con el paso del tiempo se llega a apreciar de otra manera. Que se lo digan a Federer que comentó años más tarde que "la derrota más dura fue en Wimbledon 2008, aunque al mismo tiempo fue especial formar parte de ese encuentro. En un primer momento dolió, pero luego no".

Aquí, los momentos más importantes de aquella increíble final.

Mejores puntos del partido:

Match point y victoria de Nadal:

Ceremonia:

Comentarios recientes