US Open 2013: Ferrer supera la primera prueba

El alicantino sacó adelante un duro partido ante el siempre combativo Bautista Agut

David Ferrer es un jugador que sabe aprovechar sus oportunidades. La constancia y la regularidad son las bases de su crecimiento como tenista que unido a su capacidad para mejorar según pasan los años y ese talento innato que por supuesto también tiene le han hecho encaramarse al top-5 del ranking ATP y mantenerse de forma estable en los puestos más nobles de la clasificación mundial. En el US Open, tras las malas sensaciones ofrecidas en la gira norteamericana sobre pista dura, quiere dejar bien claro que sigue siendo el mismo Ferrer de siempre, y que va a ser muy difícil batirle. La primera prueba, en el día de hoy, con su implacable victoria ante un combativo Bautista Agut, da buena muestra de que el de Jávea quiere dar guerra en Flushing Meadows.

Se desperezaba la Lou Armstrong esta mañana con ganas de nuevas batallas. La clásica pista neoyorquina ubicada en Flushing Meadows acogió ayer el último partido como profesional de James Blake y es a menudo escenario de impresionantes luchas de poder a poder entre jugadores que quizá no sean de la primera línea mundial pero que también aseguran espectáculo. Tras el brillante partido que abría la jornada entre la canadiense Bouchard y toda una top-ten como Kerber saltaban a la pista dos españoles. Por un lado, el gran David Ferrer, cuarto preclasificado del torneo y que se puede convertir en un clásico de la Lou ya que parece ser que no cuenta con el suficiente 'glamour' para ser programado en la inmensa Arthur Ashe. Al otro lado de la red, Roberto Bautista Agut, fiero competidor experto en pista dura.

Representa Bautista, campeón de la Copa Davis Junior con España en el año 2004 junto a Pere Riba y Javier Garrapiz, un tenis que se asemeja más a lo que cabría esperar de un especialista en pistas rápidas, rompiendo con el tópico de que todos los españoles son especialistas en tierra batida. Con golpes limpios y planos, el castellonense se ha hecho un hueco en el panorama tenístico a base de acertadas actuaciones en cemento. Precisamente en dura llegaría su única victoria hasta la fecha ante un top-ten, cuando batió a Tomas Berdych en los cuartos de final del ATP 250 de Chennai. No ser un prototipo de tenista de tierra batida no quita que Roberto no sea un auténtico luchador, como ya pudo comprobar el propio Ferrer en el pasado Wimbledon, cuando a punto estuvo de forzar un quinto set.

Con la advertencia de su anterior duelo en la hierba londinense entraba a pista el de Jávea. Bravo competidor, optó por imprimir al envite una intensidad mayor que la que puso ante Kyrgios en su partido de debut. La entidad del oponente que tenía enfrente así lo exigía. A pesar de que las mejoras en el juego del alicantino con respecto a Montreal y Cincinnati son evidentes, aún es pronto para poder pensar que Ferrer puede rendir a su mejor nivel. Peca de impaciente en algunos intercambios sabiéndose quizá no tan superior en el plano físico como antaño. Entrado el encuentro en una amalgama de errores y desatinos, Bautista encuentra el resquicio para hacer daño a Ferrer.

Con el partido igualado, la cuarta raqueta del mundo dice basta. En los dos siguientes sets desborda a Bautista. Ferrer imprime una marcha más a la que el castellonense no puede hacer frente. Su falta de experiencia en majors le acaba pasando factura y los errores no forzados se suceden. Con el servicio como estilete -por segundo consecutivo alcanza dobles figuras en el apartado de saques directos- cimenta el pupilo de Javier Piles su acceso a la tercera ronda del torneo. Y es que una de las ventajas que tiene David es que siempre gana a quien tiene que ganar

Con el horizonte de la segunda semana cercano, se enfrentará Ferrer ante Mikhail Kukushkin en el tercer partido del torneo. El tenista kazajo, que ya sabe lo que es llegar a octavos en un Grand Slam -lo hizo en el Open de Australia del pasado año- acumula cinco victorias consecutivas desde que empezase su andadura en la fase previa del Slam neoyorquino. Un tenista sin complejos, sin nada que perder y que ha aprovechado la tempranera derrota de Ernests Gulbis para colarse entre las 32 mejores raquetas del torneo.

No parece tener tampoco David grandes desafíos antes de los cuartos de final. Con la figura de Jerzy Janowicz sepultada tras la primera ronda, ni el local Jack Sock ni el serbio Janko Tipsarevic -con el que el alicantino protagonizó un agónico duelo en cuartos de final de la pasada edición- parecen poseer el nivel necesario a estas alturas de la temporada para discutirle a Ferrer la entrada entre los ocho mejores del US Open. De todas formas, aún es pronto para hacer cábalas sobre si el número cuatro de la ATP estará o no en las últimas rondas. Hay que quedarse con lo positivo, y es que el 'Ferru' ha superado con nota su primera prueba de nivel en el Abierto de Estados Unidos. Si va cogiendo ritmo poco a poco, no hay que descartar al incombustible muro de Jávea.

Comentarios recientes