Bautista, inmenso corazón

El castellonense reaparece en la final tras una semana dramática para él y adelanta a España con un gran partido ante Aliassime.

Bautista adelanta a España en la final de la Copa Davis. Foto: Getty
Bautista adelanta a España en la final de la Copa Davis. Foto: Getty

Roberto Bautista Agut se ha ganado absolutamente el corazón de todos los españoles, precisamente con eso, con corazón. Tras una semana durísima en lo anímico con la pérdida de su padre, el tenista de Castellón reaparecía con el equipo y en la final de la Copa Davis saltaba de nuevo en la pista para poner el primer punto de la serie definitiva ante Canadá. Victoria por 7-6(3) y 6-3 ante Félix Auger-Aliassime que sabe a muchas cosas, pero entre ellas a alivio para Roberto, que no ha encontrado mejor manera de dejar una dedicatoria a uno de sus seres más queridos.

Se esperaba a Pablo Carreño y Vasek Pospisil para el primer punto de la final de la Copa Davis 2019. Sin embargo, han acabado siendo Roberto Bautista y Félix Auger-Aliassime los protagonistas. El español, de vuelta en el equipo tras el fallecimiento de su padre, el canadiense, por primera vez en la pista tras estar en duda toda la semana.

Primer enfrentamiento entre ambos y mucha seriedad y buen hacer en la pista central Manolo Santana por ambas raquetas. No concedían al servicio, muy sólidos, con alto porcentaje de primeros servicios. Intensísimos peloteos desde el fondo, propios de toda una final de Copa Davis con una central abarrotada de público. Ninguno quería despistes, no parecía que hubiera inactividad en sus raquetas.

La primera y única pelota de ruptura de toda la manga apareció en el octavo juego, clave sin duda, ya que si el canadiense la convertía sacaría para adelantarse un set a cero. Bautista sirvió perfecto para volatilizarla. Aliassime parecía más peligroso al resto, pero la igualdad se mantuvo hasta la muerte súbita. En esas instancias, fue Roberto el que estuvo más firme, con menos errores. Se atascó en algunos errores no forzados el canadiense para conceder por 7-3 la manga al español ante la algarabía del público español que con buena lógica era gran mayoría en la central de la Caja Mágica.

Segunda manga y el castellonense se había hecho realmente una pared para el jovencísimo tenista norteamericano. Le obligaba a ganarle el punto varias veces y acaba errando. Producto de ello, Bautista quebraba por vez primera en el partido y se aupaba a un 3-0 que parecía una losa ya para Auger-Aliassime.

El primer punto para España se atisbaba muy cercano. Aliassime desde luego no se rendía y no tiraba la toalla. Fiel a su estilo, se iba al ataque y presionaba a un Bautista que se despistó. Canadá recuperaba la desventaja y entraba en el duelo de nuevo. Por poco tiempo. Roberto no se desesperaba, no le temblaba la raqueta, percutía y percutía, centradísimo en su tarea. Rompía de nuevo, apagaba la reacción canadiense y ahí sí, abría otra vez hueco para colocarse con 5-2 y a un juego de la victoria final. Tras un peleado juego que se llevaba el canadiense, Bautista ponía el broche y ganaba el duelo por 7-6(3) y 6-3 para ganar más que un punto para España, el corazón del público con su compromiso, tesón y fuerza mental.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes