Tommy Robredo: "El tenis es mi pasión y hasta que no se acabe esta pasión lo daré todo"

Entrevistamos a Tommy Robredo que nos cuenta cómo lleva la recuperación de su lesión en el pie y nos habla de su futuro en el tenis a sus 33 años.

Tommy Robredo nos recibió en su casa en plena recuperación de una lesión de pie que le hizo poner punto y final de forma prematura a su temporada. El gerundense se machaca a diario con su preparador físico en el CAR de Sant Cugat con el objetivo de arrancar de la mejor forma posible la temporada de 2016. Un gran profesional dentro y fuera de las pistas, Tommy nos habló de su presente y futuro, pero también tuvo tiempo para compartir algunos momentos vividos a lo largo de su brillante carrera.



Bueno Tommy, lo primero de todo, ¿cómo estás de la lesión del pie?


Bueno, ahí estamos. La verdad es que paré el año un poco antes para intenar recuperarme. Tenía el codo y el pie un poco fastidiados y esta semana ya estamos empezando a entrenar. De momento lo sigo notando un poco pero parece que va un poco mejor y tengo dos meses por delante para intentar ponerme a tope físicamente. Yo creo que es un poco lo que más necesito y lo que me ha faltado este año.





¿Tienes como objetivo volver a las pistas al inicio de 2016?


Sí, sí, la verdad es que siempre tenemos noviembre y diciembre bastante tranquilos y ahora el objetivo es empezar en Sidney y luego el Open de Australia. Así que tengo un buen tiempo por delante para intentar ponerme en forma y recuperarme de todos los problemas.

Con las lesiones que has sufrido, ¿a tus 33 años se te ha pasado por la cabeza en algún momento colgar la raqueta?

No, la verdad que no. Tampoco han sido muchas lesiones, simplemente es que desde el Godó tengo un problema en un dedo del pie y la verdad es que lo tengo ahí constantemente y llega un momento que cansa mentalmente tener que ir a entrenar y saber que estás dos o tres horas en el fisio para poder entrenar una hora y no desplazarte mucho y no poder ir a correr. Al final vas salvando la temporada como sea y llega un momento que dices, 'no quiero salvarlo', lo que quiero es intentar recuperarme y estar a tope para poder pelear con todos. Esto ha sido un poco lo que ha pasado, tampoco es que haya tenido muchas lesiones, solo una pequeña molestia todo el día que al final cansa.


¿El esfuerzo y la entrega son dos de tus valores principales en la cancha de tenis?

Soy una persona que lucho mucho. La gente que me conoce del día a día sabe que soy muy metódico, que me gusta estar siempre entrenando, que me gusta ver qué puedo hacer para mejorar. Hago mis notas, y miro que este año he hecho esto, el año pasado he hecho lo otro, para ver cosas. A veces es bueno, a veces no es tan bueno. A veces le das demasiadas vueltas a la cabeza y no acabas de estar tranquilo pero soy muy profesional. También me recrimino a veces que no he luchado, que no he dado el máximo por mí mismo. Igual la gente no lo ve pero pienso, hoy podría haber dado un poco más. Al final cuando ves a un deportista y ves que lo da todo, que corre, que lucha y al final pierde, no se le puede decir nada. Al menos es lo que yo pienso cuando acabo un partido y lo he dado todo y he corrido todas las pelotas y he perdido por nada o por mucho, pero lo he intentado, te vas a casa tranquilo. El día que no te vas tranquilo es el día que no has hecho lo correcto para estar preparado.

En los últimos 15-20 años nos hemos acostumbrado a ver unos 10-12 tenistas españoles entre el top 100 de la ATP pero parece que después de la actual generación llega un pequeño vacío. ¿Esto es una simple coincidencia o algo está fallando?

Es muy complicado decir esto. En España lo que ha habido es un post-Olimpiadas. Cuando hay unas Olimpiadas, quieras o no, se invierte muchísimo dinero, hace que haya muchas federaciones que pongan encima de la mesa proyectos y obviamente no llegan para las Olimpiadas porque en dos o tres años es muy difícil que salgan los resultados pero esto hace que todos los atletas y todos los equipos de otros deportes tiren hacia adelante. Y ahora lo ves en España, estamos arriba del todo en casi todos los deportes. Y quieras que no, dejas de invertir un poco...y son ciclos todo. Estás acostumbrado a una cosa, luego bajas y luego vuelves a subir. Mira el tema de Arantxa y Conchita, parecía que se acababa el tenis y ahora tenemos a Garbiñe y Carla que son top ten, Garbiñe está el tres del mundo y parecía que el tenis femenino se había acabado. Siempre son ciclos que hay que intentar disfrutar mucho cuando el ciclo es bueno, en el caso por ejemplo ahora de los chicos y las chicas, y saber que igual en cuatro o cinco años va a haber menos jugadores que representan al país o jugando al tenis pero hay que seguir invirtiendo en la base para que puedan salir jugadores. Yo no creo que sea un problema de federaciones, ni un problema de clubes, creo que al final el deporte profesional es muy complicado y a veces salen más en un sitio o en otro pero yo creo que volverán a salir.

¿Qué significa la Copa Davis para tí?

Estamos acostumbrados a una cosa y ahí hacemos la otra pero al final tenemos muy claro que lo queremos hacer es sacar los tres puntos y da igual que lo saque uno o el otro. Lo importante es llegar al domingo con tres puntos arriba e irnos a casa para poder disfrutar de una eliminatoria más adelante. Yo creo que las semanas de Copa Davis hemos vivido cosas espectaculares, muy bonitas y muy duras, porque al final cuando se gana todo es muy bonito pero cuando se pierde, como por ejemplo cuando fuimos a Rusia y perdimos ganando 2-0, el palo que te llevas es terrible porque cuando pierdes por ti llegas a casa y piensas, nadie lo habrá visto o lo sabrán en casa cuatro amigos pero no pasa nada. Pero si pierdes una Copa Davis por España, todo el mundo lo ha seguido, todo el mundo manda un tweet o te va diciendo cosas y al final dices, estoy aquí para intentar dar el máximo y no ha salido. Obviamente das todo lo que puedes porque sino no iríamos. Son experiencias que hay que vivirlas, yo siempre digo lo mismo, a mi la Davis me ha enseñado muchísimo. Podría haber ganado muchísimo más, podría haber jugado más, podría haber perdido más, pero tengo experiencias muy bonitas y muy duras que me han hecho crecer como jugador y como persona.

¿Cuáles han sido los mejores recuerdos de tu carrera?

Yo creo que son muchos años de carrera y tengo muchos momentos bonitos. El hecho de ganar un Masters Series en Hamburgo. Ganar en casa el Godó es algo tremendo, porque conoces a casi todo el estadio. El poder ir a Shanghai. En el Masters de París me lo jugaba todo, tenía que ganar un partido y perdía por un set y 5-2 y me acuerdo que un amigo mio pegó un grito diciendo 'ànimo que tù puedes' y la gente le miraba como si estaba loco pero al final gané. Ese momento de llegar al vestuario llorando...ha habido muchos momentos. Ganar una Copa Davis...Roland Garros, cuando le remonto dos sets a cero a Monfils y todos los franceses acabaron aplaudiéndome. Que un público francés acabe coreando tu nombre es algo que se te pone la piel de gallina. Ha habido muchísimos grandes momentos que no voy a olvidar nunca.


Por último, ¿cuáles son tus objetivos para 2016?


El objetivo es intentar estar sano y poder disfrutar jugando al tenis y entrenando, y hacer mi máximo. Yo creo que ya llega un momento que ya no es un tema de decir que quiero acabar el 15, el 16, el 22, es un tema ya de poder ir a la pista y disfrutar, y pelear con todos los jugadores. Que tenga delante al que sea y poder ir al máximo y si gano o pierdo ya se verá pero de momento lo que hago, lo hago con muchas ganas, es mi pasión y hasta que no se acabe esta pasión lo daré todo por estar ahí.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes