De tal palo, no siempre tal astilla

A lo largo de la historia, los hijos de tenistas de éxito no han optado por seguir los pasos de sus padres. ¿Cambiará la historia con los de Federer o Djokovic?

El otro día nos enterábamos de la noticia de que Andy Murray será papá el próximo mes de febrero. Junto a él, en los últimos tiempos varios tenistas han tenido bebés como Novak Djokovic en octubre del año pasado o Roger Federer, que tuvo otro par de gemelos en mayo de 2014. Muchos comentan la posibilidad de que en el futuro sus hijos opten por seguir los pasos de los padres pero lo cierto es que en la historia reciente, los retoños de los tenistas de éxito no han decidido seguir los pasos de sus padres.

Cuando Agassi y Graf anunciaron que serían papás, muchos se frotaban las manos pensando en el/la grandísimo/a tenista que podría salir y lo cierto es que ni Jaden ni Jaz han tirado por el tenis. Jaden parece haber elegido el béisbol mientras que su hermana Jaz no da señas de que le guste el tenis. Tampoco ninguno de todos los hijos de McEnroe han decidido seguir los pasos de su padre o su tío. De hecho, alguno de ellos han tenido problemas con la justicia y parece que el camino que eligieron fue más el de su madre, Tatum O'Neal. Los hijos de Sampras aún son muy pequeños como para saber si se dedicarán a lo mismo que su padre. Tampoco otros hijos de grandes jugadores de los 80 o 90 han tirado por el mundo del tenis. Y han sido bastantes los que han tenido descendencia, pero no ha habido suerte.

Ahora en el circuito tenemos a dos hermanos, hijos de un ex-tenista que no llegó a destacar como fue Alexander Zverev. Uno de ellos, Mischa, llegó a ser 45º del mundo y a sus 27 años no parece que vaya a llegar ya mucho más lejos que eso. Quien sí parece tener buenas maneras es su hermano pequeño que lleva el mismo nombre que su padre. Alexader, a sus 18 años es uno de los jóvenes más prometedores del circuito.

De los actuales, las gemelas de Federer tienen ya 6 años y en ciertas ocasiones el suizo ha comentado que las lleva a entrenar junto a un profesor de tenis aunque todavía es muy pronto para saber si alguna de ellas decide seguir la profesión de sus padres. Llama la atención que han casi coincidido en el tiempo teniendo descendencia Federer (un par de geelos en mayo 2014), Djokovic (su hijo Stefan en octubre 2014) y Murray (febrero 2016).

Nadal no parece haberse animado todavía a tener hijos pero sería algo genial que el mallorquín se diera prisa y poder tener así una nueva época dentro de 20 años en la que viviéramos una reedición del Big Four, sólo que los Federer, Djokovic, Nadal y Murray que jugasen en el circuito no serían los Roger, Novak, Rafa y Andy sino sus hijos. No me digan que no estaría bien, ¿eh?

Comentarios recientes