Rufus, el halcón que controla Wimbledon

Rufus, el halcón que vigila las palomas, es uno de los trabajadores más importantes del torneo y su jornada laboral empieza a las 5 de la mañana.

Es uno de los personajes más famosos del torneo, una máquina voladora bien afinada que desde el año 2009 se pasea por los aires del All England Lawn Tennis and Croquet Club como un trabajador más. Rufus, considerado como un “miembro importante de la familia de Wimbledon”, es el encargado de patrullar el recinto tenístico con el objetivo de ahuyentar a las palomas que amenazan tanto el estado del césped, que con el paso de los partidos pierde calidad, como la tranquilidad de tenistas y público. Como dicen sus dueños, Rufus no las ataca directamente pero si les “avisa” que están en su territorio y que no deben permanecer ahí porque correrán peligro.

La pista central de Wimbledon fue durante varios años escenario de divertidas imágenes de recogepelotas intentando espantar a las palomas que se colaban y quedaban revoloteando dentro de la cancha. Sin embargo, desde que Rufus en la actualidad y otros halcones anteriormente, tomaron el puesto de seguridad, las palomas ya no hacen acto de presencia.

Rufus no solo trabaja las dos semanas de torneo sino que es un fijo en el club londinense. Incluso tiene una credencial a su nombre que lo acredita como un miembro más del staff técnico del torneo. El halcón de 7 años de edad no solo hace su trabajo en el tenis sino que también fue contratado para espantar palomas en en la Abadía de Wesminster, en diversos hospitales y hasta en aeropuertos.

El halcón es todo una celebridad en Londres y tuvo todavía más atención mediática en el año 2012 cuando fue secuestrado, hecho que revolucionó al país. Rufus había sido sustraído junto a su jaula de un coche estacionado en un aparcamiento privado de Wimbledon. Un suceso que su cuidadora y la gente de Wimbledon marcaron como “traumático”. Los dueños del ave, denominada por algunos como “el pájaro más famoso del mundo” hicieron una gran campaña pidiendo ayuda para recuperar al animal y finalmente la policía pudo actuar y lo encontró tres días más tarde con una lesión leve en la pata izquierda.

Rufus es tan mediático y querido que hasta tiene una cuenta personal de Twitter en la que va colgando fotos, vídeos y hasta responde a los curiosos que le preguntan por sus labores y por su estado anímico. Recuperado del incidente, el verdadero ‘ojo de halcón’ de Wimbledon ya se entrena a diario para espantar todas aquellas palomas que se metan en su territorio.

Comentarios recientes