Nadal gana su séptimo título en Roma

El tenista balear vapuleó a Roger Federer para sumar un nuevo cetro en el Foro Itálico

Rafael Nadal se ha proclamado campeón del Masters 1000 de Roma por séptima vez en su carrera. El tenista español, que a partir de mañana ocupará la cuarta plaza del ranking ATP, ha sumado el sexto título del año tras ganar en la final disputado en la Centrale del Foro Itálico a Roger Federer por un marcador claro: 6-1 y 6-3. El mallorquín, que es el número uno de la Carrera de Campeones a pesar de perderse el primer Grand Slam del año, demuestra que vuelve a ser el claro dominador de la tierra batida y el rival a batir de cara a Roland Garrós.

Doce juegos a cuatro. Esa es la diferencia entre un buen Nadal en tierra batida y un mal Federer en su peor superficie. La final no ha tenido historia alguna. Un encuentro descafeinado, que apenas ha durado 68 minutos y en el que se ha visto a un jugador muy superior a otro. Desde el tercer juego, el balear ha marcado la pauta del partido a base de un ritmo infernal y un efecto liftado que desquició a su oponente, desplazándole de la pista y no dejándole golpear cómodo. El suizo tenía prisa por recuperar una desventaja que juego a juego iba creciendo.

Hasta nueve juegos consecutivos llegó a sumar Rafael Nadal de forma consecutiva. Federer ganó su servicio nada más empezar el partido, y no volvió a apuntarse un juego hasta el cuarto juego del segundo parcial. Por momentos, Roger ha parecido un juguete en manos del rey de la tierra batida que vuelve a demostrar que ya esta aquí, que está de vuelta. En polvo de ladrillo, no existe un rival para el español que no sea Novak Djokovic. El serbio, que le batió en Montecarlo, parece a priori el único jugador capaz de apartar al mallorquín del octavo título en Roland Garrós.

Estamos en 2013 y los años no pasan factura. A pesar de estar en otra nueva final, parece que Roger Federer ya no puede competir en tierra batida ante los mejores. Un cuadro quizá algo benévolo -no enfrentó a ningún top15 hasta el día de hoy- le allanó el camino para llegar al partido por el título, pero hoy se ha visto que Nadal está varias marchas por delante. En cuanto el español jugó a un buen nivel, simplemente Roger no tuvo opciones, negándole de nuevo el título en Roma como ya hizo siete años antes.

El genio de Basilea tiene el talento y el tenis, pero no es lo suficientemente rápido ni parece tener la capacidad de sacrificio para bajar al barro y mancharse los calcetines adentrándose en titánicos batallas desde el fondo de pista como hizo años atrás. Sabe que si quiere alargar su carrera debe economizar esfuerzos y mantenerse sano para citas como la de Wimbledon, en la que sí que tiene opciones reales de llevarse las victorias.

A pesar de la mala imagen dada en este último encuentro, no todo son noticias negativas para Federer, ya que los seiscientos puntos conseguidos en Roma le colocan en la sexta plaza de la Carrera de Campeones, cada vez más cerca de los mejores jugadores del mundo, a unos quinientos puntos de Tomas Berdych, que en estos momentos ocupa la quinta plaza y por delante de Stanislas Wawrinka, recuperando la posición de mejor tenista suizo del año.

Por su parte, Rafael Nadal sigue rompiendo todos los registros. A pesar de ausentarse en Melbourne y en Cayo Vizcaíno, domina la clasificación que mide los resultados de esta temporada con 5000 puntos, sacándole casi setecientos a Novak Djokovic, su máximo perseguidor y gran rival para Roland Garrós. Con el último precedente de Montecarlo que acabó con la victoria del número uno del mundo, todos esperan un enfrentamiento entre los dos mejores jugadores del año. Ya sea en semifinales o en la final, el duelo entre los dos tenistas que se sienten más cómodos en arcilla podría darse sobre la tierra batida de París.

Comentarios recientes