Rafa Nadal no competirá en Australia

El balear renuncia a Doha y al primer Grand Slam del año debido al virus estomacal que le apartó de Abu Dabi

Rafael Nadal renuncia a participar en el primer Grand Slam de la temporada y no regresará a la competición, en principio, hasta finales de febrero en Acapulco.

El tenista balear renuncia a los primeros eventos que componían su calendario oficial en 2013 (Doha y Open de Australia) aduciendo el virus estomacal que frenó su preparación y le privó de probarse en la exhibición de Abu Dabi. De esta manera, el número cuatro del mundo ve postergada de nuevo su vuelta a la competición, prevista en un principio para hoy viernes 28 de diciembre, aplazada después hasta el próximo lunes 31 de diciembre y fechada ahora para el mes de febrero. La próxima cita de su itinerario sería el torneo de Acapulco, competición que arranca el próximo 25 de febrero. Tras renunciar por problemas en la rodilla al US Open 2012, será el segundo Grand Slam consecutivo que no cuente con la presencia del mallorquín.


El médico principal del español plasma el retraso que ha producido el virus estomacal en su preparación. "Rafael sufrió la semana pasada un proceso vírico que provocó una gastroenteritis con fiebre alta durante 4 o 5 días. Debido a este proceso se le ha recomendado reposo deportivo durante una semana. Dadas las circunstancias y teniendo en cuenta que el próximo torneo en Doha empieza la semana entrante, no estará en condiciones físicas suficientes para seguir con el proceso de readaptación necesario haciendo también imposible su participación en el Abierto de Australia".

Tras seis meses alejado de las pistas, convaleciente de un virus que ha trastocado su cadencia de entrenamientos, quizá carente del ritmo de competición y con la gira de arcilla como horizonte para alcanzar la plena forma, estrenar la temporada bajo el intenso estío de Melbourne se antojaba una meta incierta y el mallorquín ha declinado acudir a un torneo de Grand Slam sin la preparación previa necesaria.

Toni Nadal, mostrando el sentir del equipo, considera que para Rafael el regreso en Melbourne, con el tempo deportivo que exige una competición a cinco parciales, era contraproducente. "Consideramos muy precipitado el tener que acudir en estas condiciones al Abierto de Australia, pues no parece razonable sin haber tenido un periodo de adaptación a la competición que su primer torneo sea el Abierto de Australia que es un torneo del Grand Slam y por tanto los partidos son a 5 sets. No creo que Rafael pueda estar preparado para afrontar una competición tan exigente con tan poca preparación. Es verdad que hemos tenido algo de mala suerte con esta complicación pero qué se le va a hacer. Después de tanto tiempo mejor hacer las cosas bien y lo más profesional es empezar cuando estemos bien".

Ofertas para haber reemprendido la marcha en enero no le faltaron. Los organizadores de Auckland y Sidney, las dos citas ATP a celebrar la semana previa al major de Melbourne mostraron su voluntad de reservar una wildcard hasta última hora para el balear. Por otro lado el torneo de exhibición de Kooyong -en territorio australiano- tenía una plaza por confirmar y podría ser un destino alternativo para haber competido. Sin embargo, el balear buscará una recuperación más prolongada y una puesta a punto sin prisas para alcanzar la plena forma con vistas a la gira de tierra batida. Con este propósito en mente, abrirá el año sobre la arcilla de Acapulco.

Como consecuencia más inmediata, queda la pérdida de la cuarta posición en el ranking una vez termine la inminente edición del Open de Australia. Finalista en 2011, el balear cederá esa posición al alicantino David Ferrer y abandonará el cuarteto de cabeza del tenis másculino por primera vez en más de siete años.

Así expresaba el tenista español en un breve comunicado su decisión de postergar su regreso a la competición: "Mi rodilla está bastante mejor, y el proceso de recuperación ha ido según lo previsto por los médicos, pero este proceso vírico ha hecho que no pudiera entrenar esta última semana y en los próximos días y por tanto, muy a mi pesar no podré reaparecer en el momento que habíamos previsto. Creo que tal y como dicen los médicos y mi equipo, lo más prudente es hacer las cosas bien y este virus ha hecho retrasar todos mis planes de reaparecer en estos días. Mi reaparición tendrá que esperar hasta el torneo de Acapulco si bien no descartaría la posibilidad de reaparecer en algún torneo antes".

Esa última aclaración podría albergar ciertas esperanzas en otros torneos pertenecientes a la gira de tierra batida sudamericana al aire libre que preceden al evento mexicano. Viña del Mar (del 4 al 10 de febrero) y Buenos Aires (del 18 al 24 de febrero), que recientemente mostraron su interés por la presencia del español, podrían ser enclaves no descartables para albergar el regreso del heptacampeón de Roland Garros.

También te puede interesar:

Cien saques, una rodilla maltrecha y un millón de dudas

Comentarios recientes