Toni Nadal: "Es más fácil ser buena persona que ser buen tenista"

Hablamos de la tierra batida azul, de los orígenes de Nadal y algunos mensajes para la Federación

Toni Nadal, mente y creador de su sobrino Rafael Nadal. Foto:lainformacion.com
Toni Nadal, mente y creador de su sobrino Rafael Nadal. Foto:lainformacion.com

Son las nueve de la mañana y Toni Nadal (Manacor, Mallorca; 1961) ya está preparado para afrontar la jornada de octavos de final del Masters 1000 de Madrid. Su rostro muestra la lucidez de alguien que lleva varias horas despierto. Posiblemente, fiel a sus costumbres, acudió a dar un paseo durante las primeras horas del día para reflexionar sin alcanzar a vislumbrar lo que sucedería horas más tarde. Sin adivinar que sería ese mismo día, ese jueves de mayo, el momento en el que Rafael Nadal sería eliminado del torneo español por Fernando Verdasco. En un hotel cercano al parque del Retiro, un soplo de aire puro en el corazón de la capital de España, el entrenador del tenista zurdo conversa mirando a los ojos sobre el deporte, la vida y la carrera del mejor deportista español de la historia. Así es Toni. Un empirista del siglo XXI con altas capacidades para transmitir.

Pregunta. Cuentan que te quedaste dormido en el vestuario durante uno de los parones por lluvia de la final de Wimbledon 2008.

Toni Nadal. Es totalmente cierto, había demasiada tensión.

P. ¿Cómo se gestiona la tensión desde la grada?

TN. La llevamos de manera natural. Hay veces que tenemos presión y otras veces menos. Se trata de asumirla, simplemente.

P. ¿Te gustaría poder transmitir instrucciones durante el desarrollo del juego?

TN. Por supuesto. Si estuviese entrenando diría muchas más cosas, pero como no se puede...

P. En el circuito femenino se permite la presencia del entrenador en pista durante momentos puntuales del partido.

TN. No entiendo nunca la no evolución en las actividades porque todo en la vida cambia y todo evoluciona. Evidentemente, me parece una cosa extraña que te lleves a un entrenador a Australia, le pagues lo que le tengas que pagar y en el momento clave no te pueda decir nada. Todo el mundo en el circuito tiene entrenador. Me parecería más lógico que el entrenador pudiera hablar. No sé si de la misma forma que lo hacen en el circuito de mujeres, pero sí que el técnico tuviese una participación mucho más activa.

P. ¿Son mayores las emociones al estar unido por lazos de sangre al jugador?

TN. Evidentemente. El hecho de que Rafael sea familia directa hace que la vinculación sea mayor. Ahora bien, yo he entrenado a otros chicos que no eran familia mía y me sentía también muy vinculado a ellos.

P. ¿Qué es lo mejor de ser el entrenador de un jugador que es familia?

TN. Los pros son claros: una mayor facilidad a la hora de decir lo que quieres transmitir, a la hora de decir lo que piensas.

P. ¿Y lo peor?

TN. Las derrotas te afectan a veces más de la cuenta. Además, en el caso de Rafael, normalmente un tío es más exigente que un entrenador normal que puedas encontrar por ahí.

P. Se insiste a menudo en la importancia de evolucionar durante el período profesional de un deportista. ¿Hay un límite?

TN. Hay un cierto límite lógico. Bolt, por ejemplo, hoy corre los cien metros en 9,68 segundos y si no existiese ese límite acabaría corriéndolos en nueve segundos. Todo el mundo tiene un límite. ¿Cuando llegas a este techo? Depende de cada uno. No necesariamente es la edad, ni los años que llevas compitiendo los que marcan esa barrera. Hay un caso claro que es David Ferrer. Cada año juega mejor y tiene treinta años. Esta temporada le he visto jugar a un nivel increíble. Es una persona que ha evolucionado y ha ido mejorando todos los aspectos de su juego. ¿Hasta dónde se puede evolucionar? No lo sé, depende de cada uno.

P. ¿Ayuda la madurez a comprometerse con de ser profesional?

TN. La madurez es un grado, claro.

P. ¿Está obligado el tenista a madurar prematuramente?

TN. En el deporte, uno tiene que ser consciente de que es necesario alcanzar la madurez bastante antes. Si tú alcanzas la madurez cuando ya has cumplido los treinta años te queda poco margen de mejora. Ahora, si en lugar de jugar a tenis hicieras gimnasia artística, como no seas maduro con doce o trece años no hay nada que hacer porque como madures, de responsabilidad y de entrenamientos, a los quince ya no te quedará fuelle para ir a las competiciones. Evidentemente, la madurez es un grado y uno tiene que intentar asumirla lo más pronto posible.

P. ¿Es más fácil ser buena persona o ser buen tenista?

R. Todo depende de lo que exijas a una buena persona o a una persona para ser un buen tenista. Creo que es más fácil ser buena persona. Llegar a ser un buen tenista, llegar a ganarte la vida de ello y vivir con comodidad, hay pocos que lo consigan. Buenas personas hay bastantes.

TN. ¿Sirve la educación que recibe un jugador para la vida?

R. No la que se da a un tenista, cualquier educación sirve para ser aplicada en la vida. La gente educada tiene más facilidades para acceder, no solo a cargos de responsabilidad, sino a niveles más altos. Es normal. La buena educación te facilita el aprendizaje y hace que la gente que participa de tú aprendizaje se sienta más vinculada a ti. Cuando uno llega arriba se le permiten bastantes excesos, normalmente. Durante el camino, si uno no es muy bueno, no se suelen permitir tantas cosas. Por eso, es mucho mejor ser una persona correcta, una buena persona, porque al final te va a terminar ayudando en la vida.

P. No parece sencillo continuar con los pies en el suelo cuando se ha ganado todo.

TN. Todos tenemos los pies en el suelo.

P. No es esa sensación la que se percibe en muchos casos.

TN. Aunque algunos, por su forma de actuar, crean que no tienen los pies en el suelo, todos los tenemos. Hay poca gente que esté volando. Si uno, por el hecho de triunfar o de destacar en una actividad, se puede llegar a creer que ha despegado del suelo tiene un problema. Bastante tontería.

P: Madrid estrenó la polémica tierra batida azul. ¿Es un paso hacia delante o hacia detrás?

TN. No es un paso hacia delante ni uno hacia detrás. No veo la necesidad de una tierra azul. Está claro que la tierra de Madrid no ha funcionado muy bien porque la mayoría de jugadores se han encontrado con una situación muy inestable dentro de la pista. Es una realidad. Ahora bien, el tema no es la tierra azul sí o tierra azul no. El tema es la ubicación de la tierra azul. Se pretende hacer una pretemporada de tierra donde la culminación de esa gira sea Roland Garros. Se pretenden hacer unos torneos similares de juego para después llegar a París en buenas condiciones. La tierra azul provoca un juego totalmente diferente al que se hace en Monte Carlo, Barcelona, Roma y París. Tiene una muy mala ubicación dentro del calendario. Siempre lo digo y lo vuelvo a repetir ahora: cada cual que haga en su casa lo que quiera. Si uno quiere poner la tierra azul y el año que viene hacerla tricolor está en su derecho. El único responsable es la ATP, que es el organismo que tiene que permitirlo y lo ha permitido. Iba a decir que es el problema de la ATP, pero no, es el problema de los jugadores.

P. Tiriac fue más allá anunciando que el siguiente paso serían las pelotas fluorescentes.

TN. Todo lo que se haga para mejorar es bueno. Yo entiendo la evolución como una cosa positiva. Si me dicen que la pelota fluorescente se verá mejor en la televisión, me parecería acertado si no molesta en el desarrollo del juego. Muchas veces me quejo viendo tenis por televisión de lo poco que se ve la pelota. Ahora bien, lo que no puede ser es que tú cambies el concepto del juego. No es lo mismo. Tú estás preparando una temporada de tierra para hacer un juego similar, no para que una persona haga lo que le venga bien y haga un juego diferente. Es como si en Toronto y Cincinnati ponen hierba para preparar el US Open. No estaría bien porque no va bien con lo que intentas preparar. Ellos cuentan con una ventaja: los jugadores están obligados a disputar los Masters 1000 y por eso pueden hacer lo que quieran. Los tenistas deberían apartarse de la ATP, como sentido de torneos y jugadores.

P. Hablemos de tenis. ¿Es Djokovic el mayor rival en la carrera de Nadal?

TN. No. De momento, ha sido Federer el que hemos tenido que enfrentar en más ocasiones durante años. Y no solo por los enfrentamientos directos, sino también porque Rafael en algunos momentos con su puntuación habría sido número uno del mundo y con Federer no pudo serlo. Evidentemente, Djokovic ha sido un gran rival, pero en el circuito hay muchos otros grandes rivales.

P. ¿Se pueden comparar ambas rivalidades?

TN. La rivalidad entre Rafael y Federer ha sido muy fuerte, ha durado muchos años y todavía siguen encontrándose. Será distinto si Rafael y Djokovic siguen enfrentándose en las finales durante muchos años más.

P. La victoria ante Novak en Monte Carlo cortó la inercia de derrotas más larga de Nadal. ¿Fue tan importante ganarle allí?

TN. Lo diré al acabar esta temporada. Si Rafael le ganó en Monte Carlo y no le vuelve a ganar en ninguna otra ocasión no habrá sido importante. Si le gana cinco veces más diremos que Monte Carlo fue muy importante, pero no me anticipo a las valoraciones. Ya las haremos en el momento adecuado.

P. Renunció en Miami a seguir como vicepresidente del consejo de jugadores. ¿Le beneficia?

TN. No entiendo que una persona que juegue a tenis, o que realice cualquier otra actividad, cuando no la desempeñe las cosas que haga le afecten mucho para después. Evidentemente, si te vas a un torneo y estás más pendiente de reunirte que de entrenar pues te afectaría. Si entrenas cuando toca y hablas cuando toca no hay mucho problema. De todos modos, es mejor tener la mente un poco despejada, aunque no creo que a Rafael le afecte demasiado.

P. ¿Cuál ha sido el paso más difícil en la carrera de Nadal?

TN. Rafael ha tenido la suerte de que las cosas le han venido bastante bien dadas desde toda la vida, desde pequeño. Empezó a ganar torneos muy rápido; fue campeón de Baleares, de España y de Europa. La carrera le ha salido muy bien. El paso más difícil son superar las lesiones. Siempre es así.

P. ¿Qué dirías a la familia de un niño que está dando sus primeros pasos entre raquetas?

TN. Que hay que fijar una meta clara. Depende del objetivo que se marquen. Hay gente que lo único que quiere es disfrutar con el deporte. Otros pretenden que el niño sea un buen jugador. Estos últimos deberían saber que en absoluto es imposible, pero tampoco es fácil.

P. Hablamos con Pablo Andújar del esfuerzo económico que se necesita hacer en los inicios. ¿El tenis es elitista?

TN. No. Me baso siempre en la estadística y en el empirismo. Si todos los jugadores fueran ricos diríamos que sí. Hay muchos tenistas que familiarmente no son ricos y juegan a tenis. Otra cosa es que el dinero te facilita el trabajo. Evidentemente, jugar a tenis es caro, pero normalmente la gente que destaca tiene unas ayudas de sus Federaciones.

P. ¿Cómo eran esas ayudas cuando Nadal empezaba?

TN. Rafael no recibió nunca una ayuda de la Federación. En un momento dado le quisieron dar 3.000 euros, pero nunca llegó a recibirlos. No solo no tuvo ninguna ayuda, sino que en su caso la Federación Española tomó algunas decisiones discutibles. Rafael entrenaba con un compañero que le iba bastante bien y la Federación se encargó de dividir el grupo, ayudándole a que le fuera peor.

P. ¿Qué sucede en el tenis femenino Español?

TN. Es un tema personal de la capitana y de Anabel Medina. No es bueno montar lío innecesariamente cuando se pueden arreglar los problemas internamente. Entiendo que no debería haber problemas. Desconozco bastante el tenis femenino, pero me parece que no va mal del todo, aunque hayan bajado a segunda división.

P. ¿Hay garantías de reemplazo en el circuito masculino?

TN. En tenis masculino hay futuro. Estos últimos años parecía que nos costaba enlazar con otra generación de buenos tenistas. Hemos tenido la suerte de tener durante muchas temporadas una cadena de buenos jugadores, algo que es muy difícil que se repita. Bruguera, Corretja, Costa, Ferrero, Moyà, Robredo, Feliciano, Ferrer, Verdasco... es muy difícil que está cadena esté siempre así. Durante unos años Rafael era el más joven de los españoles, ahora ha cambiado y parece ser que Albert Ramos está jugando a buen nivel. Está Javier Martí, que parece que irá hacia arriba. No es fácil que el tenis siga manteniendo los éxitos que ha habido hasta la fecha.

P. No será sencillo aceptar tiempos de orfandad en España.

TN. Cuando uno se acostumbra es difícil. Moyà en Roland Garros, Ferrero en US Open, todas las semifinales que los tenistas españoles han conseguido… o David Ferrer y Rafael, que han llegado en repetidas ocasiones a las rondas finales de muchos torneos. No es fácil aceptarlo. La estadística lo dice. Tampoco se trabaja tan bien a nivel federativo como para que sigan existiendo estos chicos.

P. ¿Qué hay tras tu etapa como técnico?

TN. Me gusta el tenis y me encantaría seguir vinculado con el deporte, pero no me planteo de momento esta situación. Me atrae la formación de tenistas jóvenes. Ya veremos lo que pasa dentro de cuatro o cinco años.

P. ¿Has leído la biografía de Nadal escrita por John Carlin?

TN. No. No acostumbro a leer nada de mi sobrino. Nunca.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes