Djokovic y la poderosa sensación de no tener ni una debilidad

El serbio volvió a mostrar sensaciones de enorme poderío y neutralizó todos los intentos de un Khachanov muy combativo durante todo el encuentro.

Novak Djokovic gana a Karen Khachanov en Roland Garros 2020. Foto: gettyimages
Novak Djokovic gana a Karen Khachanov en Roland Garros 2020. Foto: gettyimages

Nueva demostración de poderío en Roland Garros 2020 por parte de Novak Djokovic y esta vez con un valor añadido al haberse producido ante un buen jugador como es Karen Khachanov. Primer tenista preclasificado como cabeza de serie que se medía con el serbio y con un nivel y estilo de juego que podrían ser avales para pensar que el ruso lo haría bien, y así fue. Ahí radica lo más impresionante de las prestaciones ofrecidas por el balcánico, que dilapidó a un top-20 y otrora ganador de Masters 1000 como quien aplasta a una mosca que ronda a su alrededor. Venció por 6-4 6-3 6-3 y se presenta en cuartos de final sin haber cedido ni una sola manga y rebosante de confianza. El mensaje a sus rivales es nítido.

Poco se puede reprochar a un Khachanov que salió dispuesto a vender muy cara su piel y aguantó el envite del serbio en los primeros compases del primer parcial. Sufría con su servicio, pero encontraba un buen equilibrio entre agresividad y consistencia para impedir que un Novak con margen de mejora en cuanto a intensidad, pusiera ya la directa en el marcador. Pero había señales inequívocas de la notable clarividencia del balcánico, como era su buen rendimiento con la derecha. Lo aprovechó para, en el octavo juego, dar un golpe sobre la mesa y hacer break después un loable esfuerzo por parte de ambos. Cedió Karen, sorprendió con un break de vuelta, pero en el décimo juego del set Novak volvió a subir una marcha que le valió para hacerse con el triunfo parcial.

Fue un varapalo moral notable para el bueno de Khachanov, generoso en el esfuerzo y en una constante búsqueda de soluciones para intentar encontrar una fisura en una muralla aparentemente inexpugnable. Esa sensación que transmite Novak de ser incapaz de perder puntos importantes sobrevolaba en el aire de la Philippe Chatrier de manera palpable. Tomó ventaja en los compases iniciales de la segunda manga y tuvo la capacidad para levantar cuatro bolas de break en el séptimo juego, sofocando la rebelión del ruso, muy agresivo y con determinación por encontrar golpes ganadores trabajando el punto.

Djokovic ha seguido abusando de las dejadas por momentos, pero queda claro que percibe este golpe como una buena oportunidad para encontrar golpes ganadores y acortar puntos. Solo en los momentos en que tuvo prisa por abrir brecha no fueron efectivas, como en el inicio del tercer set, después de hacer un break de salida. Se lió algo el balcánico, pero tuvo la capacidad para volver por sus fueros casi instantáneamente y romper de nuevo el saque de su rival en el séptimo juego. Karen Khachanov hizo un buen partido, digno y más que aseado, y se llevó un marcador en contra contundente y, sobre todo, la sensación de que no tuvo ninguna opción real de poder vencer a Novak Djokovic. El serbio ya espera rival en cuartos de final de Roland Garros 2020.

Comentarios recientes