"Relájate, quizás Federer gane, pero yo no voy a perder este partido"

Rafa Nadal cuenta en una extensa entrevista, entre otras muchas cosas, lo que le dijo a Toni cuando Federer empató a dos sets la final de Wimbledon 2008.

Rafael Nadal. Foto: Getty
Rafael Nadal. Foto: Getty

Antes de que comience el Open de Australia, y grabada tras la exigente temporada 2019 que vio como Rafael Nadal se encaramaba al número q a final de año, con victoria en la Copa Davis, 'CBS' tuvo la oportunidad de realizar una entrevista al balear. Desde su localidad natal y conociendo aspectos más personales y de su lugar de procedencia, la cadena estadounidense charla con Rafa para recordar algunos momentos de su carrera.

Rafa cuenta en la entrevista cómo es y la importancia que tiene poder volver a su isla para descansar y desconectar. "Creo que soy una persona muy intensa, con mucha energía. Vivo la vida y el deporte con la máxima intensidad. Así es como lo siento. Para mí, regresar a Mallorca significa volver a una vida normal. Y la vida normal me hace feliz. No soy solo Rafa Nadal, el tenista. Me convierto en Rafa Nadal, el ser humano, otra vez. Mi tío Miguel Ángel siempre logró tener una vida tranquila y normal, cerca de su familia. Y para mí, ese fue un muy buen ejemplo."

Toni, presente en la charla, junto a Moyà, relató y recordó cómo fueron los comienzos de Nadal a su lado, cuando era muy pequeño. "Normalmente, cuando le lanzas la pelota a la mayoría de los niños, ellos esperan que la pelota les llegue... pero cuando tenía tres años, fue directo a por ella. (...) Quería preparar a mi sobrino para el futuro. Y pensé que el futuro será muy difícil."

"Ganar Wimbledon fue un sueño, Es algo que nunca olvidaré".

Incluida la derrota en cinco mangas en Wimbledon. "Estaba triste y enojado conmigo mismo. Porque no podía soportar mentalmente el dolor, el sufrimiento y la tensión". Toni, acto seguido, repasa la de 2008, compartiendo una confesión de rafa en mitad del partido, cuando Federer iguala a dos mangas. "En ese momento, pensé que Rafael tenía más probabilidades de perder que de ganar. Y luego me miró y dijo: "Relájate, no voy a perder este partido. Quizás Federer gane, pero yo no voy a perder". Una victoria que siempre marcará a Nadal en su carrera. "Ganar Wimbledon fue un sueño. Y vencer a Roger, y la forma en que gané. Es algo que nunca olvidaré".

Su rivalidad con Federer y la relación que les ha hecho crecer. "Creo que es un poco de todo. Hemos tenido una rivalidad muy intensa a lo largo de nuestras carreras, pero ha sido una rivalidad muy saludable. Una rivalidad elegante y respetuosa. También hemos alcanzado una etapa en nuestras vidas donde podemos apreciar que no se trata solo de ganar".

El número 1 habla sobre la decisión de construir su academia en casa. "Mucha gente lo hace en otros sitios. Por impuestos. Pero para mí fue difícil tomar esa decisión porque tengo a todas las personas que amo aquí. Y ganaré mucho más dinero si me mudo a otro lugar, pero mudarme a otro lugar si no estoy contento podría ser muy, muy costoso."

Una pregunta más que interesante para finalizar: el dolor de la derrota o el sabor de la victoria, ¿qué pesa más?. "Depende del momento. Desafortunadamente, en la vida más a menudo, recordamos las cosas negativas porque tienen un mayor impacto en nosotros. En el tenis, es un poco diferente, ¿no? Creo que durante mi carrera he estado más feliz con mis victorias que con mis derrotas".

Comentarios recientes