Nicola Kuhn: “Ha sido el mejor torneo de mi vida”

Tras lograr su primera victoria ante un top100, el español explica los cambios en su equipo de trabajo y sus metas a corto y largo plazo.

Nicola Kuhn en el Mutua Madrid Open. Foto: Fernando Murciego
Nicola Kuhn en el Mutua Madrid Open. Foto: Fernando Murciego

Jugadores como Kyrgios, Nishikori, Sharapova, Verdasco, Carla Suárez o Pliskova se pasean por la zona de jugadores del Mutua Madrid Open pensando en sus títulos, su ranking, su próximo rival o sus retos por batir. Entre tanto barullo, un reflexivo Nicola Kuhn (Austria, 2000) repasa lo que ha sido la semana más importante de su corta carrera profesional: primera victoria ante un top100 y quedarse a las puertas de su primer cuadro final en Masters 1000. El tenista alemán, aunque nacionalizado español, se sienta con Punto de Break para desglosar el primer gran punto de inflexión en su camino: dejar la Academia Equelite y emprender una nueva aventura en Torrevieja. Valiente, sincero y sobre todo muy tranquilo Kuhn sabe que en el mundo del tenis cada etapa es importante, aunque no tiene ninguna duda en que su nombre acabará compartiendo mesa con los mejores.

Ver Tenis en directo

Retransmisión en directo

00:00 / 90:00
Ver Tenis en directo
  1. Inicia sesión o Regístrate
  2. Abre el reproductor de streaming y selecciona el deporte.
  3. Ver el partido online, bet365 ofrece más de 100.000 eventos en vivo al año.
Antes de unirte a bet365 con el fin de ver el partido o cualquier otro evento vía emisión en directo, comprueba con bet365 si, dependiendo de tu lugar de residencia, puedes ver la emisión del evento en directo. Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos.

¿Qué valoración haces de tu paso por el torneo?

Han sido dos partidos buenos, una lástima el segundo después de ganarle a alguien que está top100 y afrontarlo con mucha motivación, pero no he tenido el día. No estoy acostumbrado todavía a este ritmo aunque me llevo una experiencia positiva. Este ha sido el mejor torneo de mi vida por dos cosas: una por los partidos que he hecho y dos por el ambiente increíble que se respira aquí.

Escobedo te lleva tres años de edad, ¿cuánta diferencia te lleva en cuanto a tenis?

Con esta generación la diferencia de tenis no es mucha, aunque todavía tengo que pulir cosas. Ahora mismo el mayor hándicap está en lo físico, es algo que estamos entrenando para mejorar con el equipo porque cuatro años se pueden notar mucho en este aspecto. Se ve que él ya es un hombre y yo todavía soy un niño.

Con Basilashvili la diferencia era todavía mayor y sin embargo…

Lo intenté tomar con la mayor calma posible. Había mucha presión, con mis padres presentes, era el tercer ATP que jugaba y tenía ya esa tensión de ganar por fin un partido. Jugué bastante inteligente porque por fuerza se lo hubiera llevado él, metí muchas bolas e hice mi función para ganarle. El segundo set fue muy sólido (7-5, 6-0) con él ganando solamente dos puntos con su primer saque. Fue el set con el que todo jugador sueña.

¿En qué etapa de formación te encuentras ahora mismo?

Sé que todavía me queda bastante para estar al nivel de estos tíos, el tema es no jugar solamente un día bien, sino hacerlo todos igual. Eso conlleva tener una buena condición física, estar fresco de cabeza e ir cogiendo un poco de experiencia.

Tienes 17 años y eres top700. ¿Es el lugar donde deberías estar?

Cuando miro el ranking ni me sorprende ni me decepciona. No he jugado muchos Futures y en algunos he intentado pulir mis puntos más flojos. Ahora mismo mi prioridad es ganar los máximos partidos posibles, coger ritmo y seguir mejorando. El ranking acaba viniendo solo.

Hubo mucha gente que se extrañó al enterarse que dejabas la Academia Equelite. ¿Qué pasó?

Fue una decisión mía. Simplemente quiero darle las gracias a la Academia por todo el tiempo que estuve ahí, sobre todo a mi equipo. Una parte de culpa por haber llegado hasta aquí la tienen ellos. Seguramente que nos seguiremos viendo y nos cruzaremos en el camino, esto no es un adiós.

¿Dónde estuvo el conflicto?

Quería dar un cambio porque pensaba que sería lo mejor para mí y para mi tenis. De momento está siendo así. La parte familiar también tuvo algo que ver, aunque el peso de la decisión la tomé yo. Son cosas que pasan, hay veces que uno necesita una dirección diferente e intenta buscar un cambio.



El dilema, por tanto, estaba en tu juego, en tu estilo.

Se podría decir que sí. La relación personal es buena, eso seguro, pero buscaba otra cosa en el trabajo. La Academia tenía su forma de ver las cosas y yo tengo la mía. Ninguna de las dos está mal, pero al final todo depende de lo que uno quiere. Llevaba seis años allí y hasta hoy he mejorado muchísimo, todo lo que he conseguido ha sido gracias a ellos, pero quería ampliar mi visión del tenis y aprender más cosas aparte de lo que ya hacía.

Como cualquier chico joven, entiendo que las ganas de llegar arriba se multiplican cada día. ¿Cómo vas de paciencia?

A la gente le gusta poner mucha presión sobre los jugadores. Por ejemplo, el otro día gané a Basilashvili y parecía que fuera el superviviente del torneo, el héroe… y al día siguiente se acaba el sueño. Luego está el contraste de jugar un Masters 1000 y ahora pasar a jugar un Futures, por supuesto que desespera. Lo que me calma es que tengo 17 años, si se lo dices a un tipo que tenga 24-25 seguro que la desesperación será más grande. Ahora mismo la categoría en la que tengo que estar y pelear son los Futures y los Challengers, estar en Madrid ha sido un premio por todo lo trabajado antes.

¿En algún momento has sentido tener más prisa de la que deberías?

Esa era una de las cosas que siempre me intentaron explicar en la Academia. Ahora lo pienso y lo veo bien, es un valor esencial en el tenis y ahora me estoy dando cuenta. Estoy mejorando mucho con la paciencia pero es complicado en un jugador que quiere tirar hacia arriba y que se ve jugando con gente de mucho mejor nivel.

¿Hasta qué punto hacen daño las comparaciones?

Si uno no está más arriba es porque todavía no está preparado. Es verdad que cuando ves a alguien de tu edad arriba piensas, yo podría estar ahí. Pero el objetivo es seguir mejorando cada día y dejar de pensar en la otra gente y en las comparaciones. Es interesante y a veces inevitable, pero intento no pensarlo mucho.

Alexander Zverev, 20 años recién cumplidos, top20 y tres títulos ATP. Puede ser un espejo envenenado en el que mirarse.

Depende de la situación de cada jugador. El ejemplo de Zverev, si miramos los torneos que lleva jugados, verás que igual solo ha disputado un Futures, todo lo demás han sido wildcards. No digo que sea más fácil, pero sí que a algunos les dan más oportunidades.

Cuéntame quién forma tu nuevo equipo y dónde trabajáis.

He vuelto a Torrevieja, donde vivo desde que tenía tres meses y también he vuelto con Pedro Caprota, mi entrenador antes de llegar a la Academia. Tengo allí a todo el equipo, preparador físico, nutricionista… un cambio de 180 grados. Con mi entrenador ya sabía cómo funcionaban las cosas y por eso ahora mismo estoy muy contento y muy tranquilo, el trabajo es mucho más fácil. El equipo está formado por gente joven y con motivación, justo lo que buscaba después de dejar Villena. Poco a poco los resultados están saliendo, aunque hemos jugado pocos torneos.

Eso te iba a decir, te hemos visto poco en la pista.

Al irme de la Academia me tuve que borrar de los torneos. Luego también necesité un tiempo para formar mi nuevo equipo, lo único que tenía era a mi entrenador. Fueron dos semanas de tiempo las que me llevó, dentro de lo que cabe fue rápido.

Los jugadores soléis buscar gente de nivel para entrenar, ¿cómo está la cosa en Torrevieja?

Si hablamos de hacer cestas o trabajo físico nos quedamos en Torrevieja y lo hacemos muy tranquilos; si buscamos partidos o algo de más nivel ya nos toca movernos de la zona. Tenemos a Almagro, tenemos a Schwartzman que viene a veces, a Guillermo García y Casper Ruud en Alicante, a Ferrer en Jávea… hay gente muy buena por la zona. Si uno quiere mejorar no le queda otra.

¿Qué proyecto habéis montado para la parte que falta de la temporada?

Estaría bien conseguir algunos wildcards para ATP, aunque ahora mismo ya tenemos todo el planning hecho hasta agosto. Haremos gira de Futures y meteremos algunos Challengers en medio siempre que se puedan combinar. Jugaré también Roland Garros y Wimbledon Junior con la idea de levantar alguno de ellos. El US Open en principio no, aunque depende de cómo llegue. La segunda mitad de año es una buena época para intentar subir el escalón y jugar más con los mayores.

¿Hasta cuándo te ves jugando estos torneos?

Por llamarlo de alguna manera, los Futures es lo malo del tenis, uno quiere pasarlos lo más rápido posible y meterse en Challengers, pero mucha gente se queda ahí porque tiene demasiada prisa o porque no dan el nivel. Me lo quiero tomar con calma, me veo jugando bien y, si la cosa va como yo quiero, espero estar el año que viene en la fase previa del Open de Australia entre los mejores. Creo que es un sueño que se puede alcanzar.

Quizá uno objetivo a corto plazo sea este de Australia que me comentas, dime uno más a largo plazo.

Este año quiero acabar cerca del top200 o incluso alrededor del top150. Está claro que es un objetivo ambicioso pero después de este torneo ya me meto top600. Una vez que empiece a jugar más Futures pienso que subiré bastante de ranking y luego ya la idea es meterme en Challengers lo antes posible. Es fácil decir que uno quiere estar entre los 200 mejores pero si uno no busca objetivos ambiciosos se queda siempre a medio camino. ¿Objetivo a largo plazo? Hombre, a mí me encantaría ser número 1 del mundo. Otro objetivo que ya supera todos los niveles sería ganar más Grand Slams que Roger (risas). De momento toca superar estas etapas y luego veremos cómo evoluciona todo. Ahora los jugadores se meten más tarde, la época de Boris Becker ganando Wimbledon con 17 años ya pasó.

Y es una pena…

Antes tenías talento y ganabas; hoy esto es físico y mental, aunque también es una cosa bonita. Ganar Wimbledon o Roland Garros con 17 años no es una cosa realista, son tiempos distintos.

El otro día Simona Halep confesó que prefería ganar un Grand Slam a ser número 1.

Es normal, todo el mundo quiere ganar un Grand Slam. Tampoco sería llegar al número 1 y estar solo una semana, la grandeza está en mantenerte y seguir dominando el circuito. Si eres número 1 tienes más posibilidades de ganar Grand Slams. El objetivo top sería conseguír las dos.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter