La mujer que descubrió a Novak Djokovic

Conocemos a la persona a quien Djokovic dedica sus victorias en los grandes torneos. Ella es Jelena Gencic, la mujer que le descubrió y que falleció hace dos años.

Conecta una derecha cruzada ganadora a media pista y Novak Djokovic agita los brazos al aire en señal de victoria. El público vibra con él. Grita mientras gira sobre sí mismo y le da la mano a su rival en la final de Wimbledon 2015, Roger Federer. Sin soltar su raqueta, se dirige sl centro de la pista y pone su mano sobre el verde de La Catedral y cierra los ojos mientras piensa en alguien. Se besa la mano, arranca un trozo de hierba y se lo mete en la boca. Se sienta en su banquillo, se vuelve a besar la mano y la dirige hacia el cielo. Novak le dedicaba el título a ella. Esa mujer que lo descubrió cuando tenía seis años y que falleció hace dos años. Ella es Jelena Gencic.

Esta mujer tiene un papel muy importante en la vida de Djokovic. Jelena dedicó toda su vida a entrenar a niños pequeños con edades comprendidas entre 6 y 14 años. Nunca se casó. Nunca tuvo hijos. Gencic vivía únicamente para entrenar a esos niños, inculcarles unos buenos valores, hacerles entender qué era el tenis y que olvidaran por un momento lo cruel de la guerra. Un buen día, un niño de seis años llamado Novak Djokovic se acercó a las instalaciones donde ella entrenaba junto a otros chicos. Enseguida, ese pequeño niño llamó su atención. Jelena sabía que tenía algo diferente. Es por eso que le pide permiso a sus padres para entrenarle. Ellos dieron el sí y ahí comenzó a formarse la leyenda.

Gencic trabajaba por aquel entonces junto a Djokovic y otros tres chicos. Las pistas no eran las mejores del mundo pero nada de eso importaba puesto que tal y como ella misma decía: "Mientras los chicos golpean pelotas contra la pared, se olvidan que hay guerra y se olvidan de las bombas. Eso es lo más importante". Es aquí donde Jelena habla con el pequeño Novak y le dice: "Un día, tú serás número 1 del mundo". No se equivocó.

Jelena fue jugadora de balonmano y tenista y en su humilde casa de Belgrado tenía un pequeño espacio reservado en su vitrina donde guardaba una réplica de los trofeos que su ex-pupilo iba ganando. Un trofeo que le hacía especial emoción tener era el de Wimbledon. Por eso, cuando Novak gana el trofeo en 2011, unos días después viaja hasta Serbia y le entrega una réplica a su mentora, que no puede estar más feliz.

Dos años después, mientras Djokovic entrenaba para disputar su partido de tercera ronda en Roland Garros ante Grigor Dimitrov, Marian Vajda recibe la terrible noticia. Gencic había fallecido. Decidió no decirle nada para no perjudicarle en su encuentro. Nole se llevó aquel partido en sets corridos y tras finalizar, su preparador físico, Miljan Amanovic, le da la mala noticia. Djokovic rompe a llorar y cancela su rueda de prensa pospartido.

Gencic vivió tan entregada a su tenis y a sus niños, que incluso dos días antes de fallecer y sufriendo el cáncer que tenía, siguió dando lecciones de tenis. Djokovic habló días después en París sobre ella. "Gencic fue mi primera entrenadora y era como mi segunda madre. Hemos estado unidos durante toda mi vida. Ella me enseñó muchas cosas que son parte de mí, de mi personalidad hoy y tengo muy buenos recuerdos de ella. Es una de las personas más increíbles que he conocido en mi vida".

Vajda reconocía en una entrevista posterior que la última vez que Gencic y Djokovic se vieron, ella le transmitió un mensaje que se ha quedado grabado en la memoria de Novak. "Le dijo que sería la mujer más feliz del mundo si pudiera sostener el único trofeo que faltaba en su vitrina". Gencic se refería a la Copa de Los Mosqueteros. Roland Garros. "Ella le dijo que quería una foto sosteniendo los cuatro trofeos de Grand Slam", contaba Marian.

Es por eso que desde entonces, Djokovic deseó tanto ganar Roland Garros. No sólo por ser el único Grand Slam que le faltaba, sino porque ése era el deseo de su mentora y quiso ganarlo también por ella. Una parte de su victoria en 2016 en París fue para Jelena. Para dedicarle así esa Copa ganada con tanto esfuerzo y que ella pudiera alegrarse por el título allá donde estuviera. Y es que Gencic es parte especial en la vida de Nole. Una mujer que dedicó su vida a darlo todo por los niños y que ayudó a Novak Djokovic a ser gran parte de lo que es hoy día.

Edit: 02/06/2017

Comentarios recientes