Donna Vekic, una croata con un brillo especial

Donna Vekic, estrella inminente. Foto:donnavekic.com
Donna Vekic, estrella inminente. Foto:donnavekic.com

Donna Vekic es el nombre de moda en el circuito WTA. Allá por donde vaya escuchará hablar de ella. Y si tiene la oportunidad de pertenecer a un grupo en el que se debata sobre tenis, siempre habrá alguien que le pregunte: ¿y a ti qué te parece la jovencita croata?

Si todavía no conoce a Donna Vekic le recomiendo que en primer lugar disfrute de este artículo, y en segundo término que se anime a ver alguno de sus partidos. No le decepcionará. Se lo aseguro.

¿Quién es Donna Vekic?

Nacida en Osijek (Croacia) un 28 de junio de 1996, la joven tenista de la que aquí hablamos es, a día de hoy, la más firme promesa del tenis europeo. Probablemente del tenis mundial. Un valor seguro de cara al futuro. Y es que Donna Vekic se ha convertido esta misma semana en la primera jugadora del año 96 en ganar un partido oficial WTA. Lo ha logrado en el International de Tashkent (Uzbekistán). Nada es fruto de la casualidad.

Después de superar la fase de clasificación derrotando a jóvenes como Mónica Puig, Alexandra Artamonova o Nadiya Kichenok. Lo joven croata superó a Magdalena Rybarikova en primera ronda, una jugadora asentada en el Top60 de la clasificación WTA. Todo un logro que no se ha quedado ahí ya que a día de hoy está clasificada para las semifinales del torneo de Tashkent de tras derrotar posteriormente a Lara Arruabarrena y Bojana Jovanovski.

Unos logros que parecen no tener fin, y menos en una tierra asiática que es de grato recuerdo para Donna Vekic, y es que es allí, en Uzbekistán, donde en esta misma temporada ha logrado una de las dos victorias en torneos ITF que acumula en 2012.

A sus 16 años, Vekic ya rompe barreras y supera records, y aunque esto no es siempre síntoma de éxito en el futuro, véase el caso de Michelle de Brito por ejemplo, lo cierto es que no parece que con Donna vaya a suceder igual. La balcánica apunta a número uno WTA en unos meses.

Donna Vekic. Foto:donnavekic.com

Su espejo

Desde el mismo instante en que Donna Vekic salta a la pista ya te das cuenta de que tiene un brillo especial. Desprende una luz diferente a la demás. Un halo que el autor de estas líneas solo ha visto una vez con anterioridad. Fue en 2005. La primera vez que vi a Caroline Wozniacki sobre una pista de tenis. Entonces la danesa tenía 15 años.

Y hoy es cuando veo a Vekic, una vez más, y no puedo evitar tener esa sensación de “deja vu”. Una visión si cabe mejorada.

Hay que destacar que Vekic tiene mucho de Caroline Wozniacki. Si vemos un partido de la croata a día de hoy y otro de la danesa a su misma edad, es probable que haya momentos en que no sepamos quien es quien.

Donna Vekic se parece a Caroline Wozniacki en el físico. Ambas rubias. Melena larga. Cuerpo y altura parecida pese a que todavía no haya datos oficiales de la estatura de la jugadora croata. Pero sobre todo vemos similitudes en su juego. Esa manera de correr para pegar el revés es muy de Caroline Wozniacki. También encontramos semejanzas en la forma de pegar la derecha, ese golpe de drive que tenía Caroline en sus primeros años. La forma en que recupera bolas perdidas es sin duda alguna copyright de la danesa. Pero además hay un gran parecido en la forma de levantar el puño a la hora de celebrar los puntos. O incluso de pasar las bolas a su rival una vez ha concluido un juego. Personalmente no me extrañaría que Vekic tenga entre una de sus referencias a la ex número uno WTA. Apostaría por ello.

Pero definir a Vekic como la nueva Wonziacki es quedarse muy corto. En una opinión un tanto superficial. Porque Donna parece simplemente mejor. Está llamada a superar, sin ninguna duda, los logros del espejo en el que se mira.

Su juego

Viendo competir a la jugadora balcánica puedes observar como lo tiene todo para triunfar. Su servicio no es muy potente, digamos que no tiene un cañón en su brazo, pero sí que alcanza velocidades bastante dignas. Capaz de lograr varios “aces” en un mismo partido gracia a la gran variedad de colocación que utiliza. Apenas repite. Nunca sabes dónde te va a sacar. Abierto. Al revés. Al cuerpo. Su segundo servicio es un poco “a asegurar”, pero le trata de meter un efecto cortado para que sea más difícil de restar. Seguramente uno de los aspectos a mejorar.

El revés lo tiene muy completo. Muy parecido al que posee Wozniacki, en técnica y en ejecución. Capaz de meterte un buen paralelo, o cruzártele con velocidad. Muy segura en ese aspecto. Por otro lado su derecha, que no es definitiva, es bastante poderosa también en el cruzado. Apenas comete errores.

Además no duda en subir a la red si el juego se lo permite. Voleando una y otra vez. Sin ser definitiva. Pero sin cometer errores de bulto como suele suceder con la mayoría de jugadoras del circuito WTA.

Y aquí no queda la cosa. Porque Donna Vekic conjuga aspectos clave que deberían llevarla a lo más alto del ranking WTA. La de Osijek es una jugadora muy intensa de piernas. Con mucha velocidad para ir de un lado a otro. Para correr incluso rápido hacia la red y golpear sin cometer el error. O para recuperar una bola tras otra con golpes imposibles que coloca en la línea de fondo rival y que la permiten seguir viva en el punto.

Pero además es inteligente. Ahí reside también la diferencia respecto a otras chicas de su edad. Sabe lo que hacer en cada momento. Si domina con comodidad ataca los puntos. Sabe buscar las líneas cuando es preciso, con un acierto y precisión bastante asombrosa. El resto siempre trata de meterlo en juego, no desperdicia un punto tras otro con errores no forzados. Bola dentro y a jugar. Y cuando el partido está en su momento clave, se vuelve incluso más segura. Tiene esa visión, que pocos tenistas poseen, que la permite hacer en cada momento lo más adecuado.

Donna Vekic es una jugadora completísima y espectacular, que ya ha llamado la atención de la mayoría de técnicos y fans del circuito WTA. Y que supone la nueva joya en bruto del tenis europeo. Una número uno con todas las letras.

Su vida

Pese a su prometedora carrera, no debemos olvidarnos de que Donna Vekic todavía es una chiquilla de apenas 16 años recién cumplidos. Una chica que disfruta del tenis como ninguna. Pero que también se declara enamorada de los perros por ejemplo. Es así como en su página web oficial podemos encontrar un ranking con sus razas favoritas.

Por otro lado, parece estar predestinada a lograr grandes metas en el mundo del deporte. Y es que de siempre su familia ha estado relacionada con este campo. Es por ello que su abuela Lidija, profesora de educación física, descubrió en su día a un talento como el futbolista Davor Suker, al que ayudó a cumplir sus sueños cuando era todavía un chaval. O que otros miembros de su familia han sido siempre miembros activos del deporte de Osijek en particular y de Croacia en general. Su madre atleta. Su padre futbolista. Su abuelo director de la escuela de talentos del Futbol Club Osijek entre otros.

Con este ambiente, y tal y como relata su propia página web, Donna Vekic empezó a interesarse muy pronto por el deporte, y tras probar con la gimnasia rítmica, a los 6 años cogió su primera raqueta. “Es una niña que necesita estar en continuo movimiento” dice quien la conoce. “Siempre tiene que estar haciendo algo”. Y es por ello que desde entonces no lo ha dejado.

Ya ha pasado por las manos de varios entrenadores e instituciones relacionadas con el mundo del tenis que siempre han avalado que Donna Vekic tiene algo especial.

Damir Barisic, Domagoj Lackovic, Davor Grgic, Dado Majoli, David Felgate, Dario Novak, Nick Bolletieri, Chris Evert, Sven Groeneveld o Miljenko Rak, son solo algunas personas que cuando hablan de Vekic piensan en la próxima número uno del tenis WTA de su generación.

No se la pierdan. Y estén atentos a ella. Porque merece la pena.

Comentarios recientes