Alejo Mancisidor: "El 80% de una tenista es cabeza y físico"

Alejo Mancisidor analiza a su pupila Lara Arruabarrena y desvela sus objetivos de cara a esta temporada, refiriéndose a la Copa Federación.

Lara Arruabarrena y Alejo Mancisidor
Lara Arruabarrena y Alejo Mancisidor

El inicio de un camino es siempre ilusionante y el emprendido por Alejo Mancisidor y Lara Arruabarrena ha imbuido a sus dos protagonistas en un mar de optimismo e ilusión. El entrenador irundarra de 46 años asesora a la jugadora española desde finales de 2016. El objetivo no es otro que el de crecer desde el trabajo duro y la honestidad, valores que rebosan tanto el mentor como la discípula.

A sus 24 años, Lara quiere ser una jugadora polivalente y a tener en cuenta en las grandes citas. Sus dos títulos WTA, el último de ellos en Seúl 2016, demuestran que tiene tenis suficiente para dar alegrías a un tenis español demasiado polarizado en Garbiñe Muguruza y Carla Suárez-Navarro, y en el que la donostiarra aspira a erigirse en una clase media competitiva y visible para el aficionado.

Alejo Mancisidor

"Estoy muy contento con estos primeros meses de trabajo, muy ilusionado. Nuestro objetivo es que juegue más agresiva", explicó el entrenador vasco en una entrevista al Mundo Deportivo, haciendo hincapié en el mantra que repite tanto Arruabarrena como su entorno, y que no pudo llevar del todo a cabo en sus dos encuentros de Copa Federación ante Pliskova y Strycova. "Hizo un buen papel, es muy difícil jugar contra tenistas de ese nivel y en un ambiente hostil pero tuvo opciones. Además, ella se dio cuenta de que tenía que haber sido más agresiva contra Strycova", afirma un Mancisidor encantado con esta nueva aventura en el tenis femenino. "Tuve opciones de entrar con chicos después de romper con Garbiñe pero me siento cómodo en el circuito WTA".

Cuestionado sobre lo que implica pasar de entrenar a una jugadora que aspira a lo máximo, como es Garbiñe Muguruza, a otra con objetivos más humildes, Alejo es contundente. "Soy afortunado porque he podido elegir a quién entrenar y si acepto un trabajo es porque estoy con la máxima motivación", desvela el vasco que tiene claro dónde está lo más importante en un tenista. "La técnica, los golpes, son el 20% de un tenista. El 80% es la cabeza y el físico que es lo que marca la diferencia".

Lara Arruabarrena en Seul 2016

Se deduce de estas declaraciones que mantendrá un trabajo mental importante con Lara, algo que él mismo confirma. "Ella es muy buena en trabajo, constancia, sacrificio, y la parte mental en la que más trabajamos porque tiene mucho margen de mejora es en la selección de golpes, en ser más agresiva. Es lento y difícil porque lleva toda la vida jugando igual pero va a ser clave ver hasta dónde puede llegar en este aspecto", reconoce Mancisidor dejando claro en qué está insistiendo más.

"Si es más agresiva puede competir de tú a tú con las mejores", señala un Mancisidor que entrena con Arruabarrena en Barcelona, algo que no equivale a hacerlo sobre tierra batida. "Entrenamos en una u otra superficie en función de la fase de la temporada. Ella juega a un nivel parecido en todas las superficies". Alejo Mancisidor acompañará a Lara Arruabarrena en los próximos torneos de un calendario muy apretado e ilusionante, en el que destacan el torneo de Dubai, Indian Wells, Miami y el paso a la tierra batida de Charleston y Bogotá, donde en 2012 la donostiarra se hizo con el primer título WTA de su carrera.

Lara Arruabarrena y Alejo Mancisidor

Ambos parecen tener las cosas claras, tanto los objetivos como la manera de alcanzarlos, lo que unido a la capacidad de trabajo de la que hacen gala, vaticina un 2017 cargado de resultados destacables, o al menos, de lucha incansable por lograrlos.

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter