Pablo Cuevas: “Es posible mejorar en el ranking”

El uruguayo, ubicado en el puesto 22º de la clasificación mundial, considera que, a sus 31 años de edad, puede seguir superándose. Va por un gran 2017.

Pablo Cuevas, en una conferencia de prensa
Pablo Cuevas, en una conferencia de prensa

Consolidado entre los 25 mejores del mundo tras un gran 2016 que lo vio levantar dos títulos y ser finalista en otros dos torneos ATP, Pablo Cuevas dio el pistoletazo de salida a la temporada 2017 en el torneo de Sydney. Allí, el uruguayo, que era el cabeza de serie número dos del cuadro, se vio sorprendido por Gilles Müller en cuartos de final, pero esto no lo hunde. Al contrario, sabe que es solo el comienzo de una larga maratón de torneos.

Cuevas quiere seguir escalando posiciones en la clasificación mundial. Tiene hambre de gloria y ganas de superarse a sí mismo. “Siento que es posible mejorar en el ranking. Es lo que me motiva cada día a entrenar: sentir que puedo seguir superándome”, confiesa el uruguayo en una entrevista con el diario El Observador de Uruguay.

El oriundo de Argentina pero nacionalizado uruguayo considera que no es tarea fácil estar en los puestos de privilegio de la clasificación mundial. Estar arriba te obliga a sumar y a no despistarte. “Obviamente, el ranking es como un embudo, y mientras más te acercás al final se va haciendo más chico, es más difícil. Ganás partidos y no te movés en el ranking, pero si perdés puntos te vas para atrás. Hay que sumar puntos para escalar y en los torneos tenés que sumar obligatoriamente. Es más difícil, pero siempre he ido escalando, mejorando. Excepto en el momento en el que estuve lesionado, no he tenido años en los que descendiera en el ranking”.

Pablo hace años que dejó de ser un jugador especializado en polvo de ladrillo para empezar a sentirse un polivalente. Un tenista capaz de competir con garantías en canchas duras y hasta en pasto. “Recién en 2016 empecé a ganar partidos en cancha de césped, y eso me hace pensar en lo que puedo sumar en cada gira. Los torneos se reparten en polvo de ladrillo, cemento y algunos en césped. Ser más completo en todas las superficies me abre más puertas y me permite arrancar cada gira sabiendo que puedo traer más puntos y mejorar. De todos modos, sé que va a ser difícil seguir subiendo en el ranking”, admite.

Cuevas después de caer en Sydney emprendió viaje a Melbourne, donde ya trabaja con la vista puesta en el Australian Open. Uno de sus objetivos para este inicio de temporada es cumplir un buen papel en el primer Grand Slam del año. Allí su resultado es muy discreto: apenas una victoria y cuatro derrotas en toda su carrera deportiva. Jamás pasó de segunda ronda y el único triunfo que logró fue en el 2016 ante Yoshihito Nishioka. El 2017 es el año de pegar duro en Melbourne y Pablo está por la labor.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes