La profesora se hace maestra

Agnieszka Radwanska conquista el WTA Finals en Singapur ante una combativa Kvitova y cierra la temporada como número cinco del mundo y tres títulos capturados.

Ninguna era favorita al empezar la semana pero ambas se plantaron en el partido por el título. Agnieszka Radwanska y Petra Kvitova, número seis y número cinco respectivamente, dieron la de arena en la fase de grupos recibiendo dos derrotas y luego la de cal en las semifinales, donde eliminaron a las dos jugadoras con más galones. Hoy, en el duelo definitivo, el talento de la polaca pudo con la potencia de la checa (6-2, 4-6, 6-3) en un domingo que la de Cracovia jamás olvidará. Denominada por sus compañeras como ‘la profesora’, a partir de ahora, quedará para siempre designada como Maestra.

La regularidad y la constancia de Radwanska empezaron en seguida a marcar el factor diferencial de la final. Kvitova, por su parte, sobrevivía a cañonazo limpio con el defecto de que ese revólver fallaba un tiro de cada cinco, con lo que los intercambios prolongados se iban una y otra vez del lado de la polaca. Esto sumado a que Agnieszka tiene un séptimo sentido para devolver cualquier pelota desde cualquier ángulo imaginable y que Petra no es muy amiga de las situaciones desfavorables, el devenir de la cita vislumbraba por primera vez un indicio de favoritismo en una de las dos contendientes.

Pero la pólvora de Kvitova todavía no estaba del todo mojada, aún tenía algo que decir. Con una reacción digna de una jugadora como ella, la checa empezó a repartir toda su munición bajo el techo de Singapur ante una Radwanska que estaba pasando por los primeros momentos de debilidad. Tanto que le acabó costando el segundo set, dejando todo abierto para el tercero. Breaks, ventajas, winners… hubo de todo en ese parcial definitivo, pero al final la munición checa se quedó sin suministro y el talento infinito de la polaca terminó imponiéndose en una lucha donde el factor físico acabó siendo lo más determinante.

Hace unas semanas no sabía si iba a disputar este torneo. Ahora estoy aquí y soy la campeona”, declaraba Radwanska al finalizar el encuentro. La mejor manera de cerrar una temporada irregular que se ha visto saneada con una gira asiática fantástica. Títulos en Tokyo, Tianjin y Singapur, proclamada maestra de 2015 por primera vez en su carrera y, a partir de mañana, número cinco del mundo adelantando a la propia Kvitova. Y lo más importante, la demostración de que el circuito femenino no solo puede estar regido a base de palos. Siempre habrá un hueco para el talento, la variedad y la polivalencia. Hoy, Agnieszka Radwasnka, dio toda una lección. La lección más bonita de la profesora.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes