Nadal emborrona un recital

Rafael Nadal derrotó a Borna Coric en la primera ronda del US Open con una actuación que transmitió sensaciones encontradas

Rafael Nadal.
Rafael Nadal.

Rafael Nadal superó a Borna Coric en la primera ronda del US Open: 6-3, 6-2, 4-6 y 6-4. El jugador balear no culminó una actuación sobresaliente durante los dos primeros sets y mostró dudas que alimentaron la reacción del croata. Su próximo rival será el argentino Diego Schwartzman.

Hace dos años, en Nueva York, Rafael Nadal y Borna Coric eran el hombre y el niño de moda. El tenista español se proclamaba campeón absoluto, mientras el croata lo hacía en categoría júnior. Esta noche, en el fastuoso estadio Arthur Ashe, Nadal y Coric cruzaban sus miradas en condiciones de cierta igualdad.

Rafa, con una fiabilidad antagónica a la de 2013, mantenía fresco el recuerdo de su derrota ante Borna el pasado mes de octubre en Basilea. Mientras, el joven tenista croata sigue luchando contra el estigma que supone una frase tatuada en su brazo derecho: “No hay nada peor en la vida que ser del montón”.

Coric.

Dos hombres separados por diez años de edad aparecieron bajo los focos neoyorquinos vestidos de negro con la misma marca de ropa deportiva. Pero la realidad de la pista no tardó en mostrar la diferencia de jerarquía y experiencia entre ambos.

El orden táctico de Coric, excesivamente conservador en sus golpes, resultaba insuficiente ante la fiereza del jugador español, con un primer saque abierto dañino, una derecha descarada y un revés que no mostraba fisuras.

Nadal, que anunciaba una mejora mental en sus declaraciones previas al torneo, ratificaba sus palabras con la raqueta. Desaparecía su lado inseguro, temeroso e irregular. Rafa transmitía jerarquía, agresividad, determinación y una convicción que contradecía su pasado reciente.

El gen competitivo de Coric apareció en el tercer set, cuando el joven croata se rebeló y alteró la plácida noche del manacorense con un talante más agresivo traducido en una rotura de servicio. Nadal tuvo capacidad de reacción ante este contratiempo, pero sus lagunas mentales reaparecieron cuando se acercaba a la línea de meta.

El agarrotamiento de Nadal se tradujo en dos dobles faltas y un error con la derecha que levantaron a Coric. El croata celebraba su nueva vida junto al público neoyorquino, siempre ávido de emociones fuertes, mientras la silla donde descansaba Nadal volvía a convertirse en un diván.

Nadal.

Las concesiones a un rival con talento y carácter exigen posteriormente capacidad de sufrimiento, una cualidad que el español mantiene. Resistiendo a un Coric crecido anímicamente y con más dinamita en su raqueta, Nadal impuso su veteranía al aprovechar un resquicio dejado por el croata. Aún en proceso de rehabilitación, luchando contra sus dudas, Rafa avanza en una noche de sensaciones encontradas. Con claros y oscuros, Nadal sigue descifrando su rompecabezas.

LA APUESTA del día

Patrocinado:

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter