Tommy Robredo se carga a Djokovic en Cincinnati

El de Hostalric realizó un tenis muy serio ante el que Djokovic no pudo hacer nada. Robredo vuelve a ganar a un número 1 once años después

Tommy, celebrando la victoria
Tommy, celebrando la victoria

Tommy Robredo se ha cargado a Novak Djokovic en tercera ronda de Cincinnati por un marcador de 7-6 y 7-5. El de Hostalric fue mejor que el serbio durante todo el partido y ofreció un recital con su drive, un auténtico martirio para Nole durante todo el encuentro. Djokovic se plantará en el US Open con muchas dudas después de dos semanas donde no se ha encontrado a sí mismo.

La realidad es que llevamos cuatro partidos desde que volvimos de 'vacaciones' y son cuatro partidos en los que no hemos visto a Djokovic. El serbio sigue jugando muy tensionado, con evidentes pruebas de debilidad sobre todo con su saque y su derecha. Los cambios de direcciones es lo que más se le ve que le cuesta, golpeando muchas veces tarde la pelota y teniendo que hacer un escorzo para recuperar la verticalidad. De físico no se le ve mal, le falta confianza.

Eso es algo que te da las victorias y el seguir jugando y jugando. Algo parecido vimos, por ejemplo, en el pasado torneo de Indian Wells, donde el de Belgrado no realizó un buen torneo, ni mucho menos, dejando muchas dudas en su juego. Pero se plantó en la final y vimos otra versión de él donde pasó por encima de Federer a partir del segundo set.

El que sufra tanto en estos partidos también tiene que ver con que los tenistas se han dado cuenta de que está vulnerable y se le puede ganar. Esto le hacen jugar crecidos y con mayor hambre. Es lo que le ha pasado a Robredo hoy que ha jugado un partido muy serio -siguiendo su línea de los últimos meses- y le ha jugado de tú a tú al número 1 del mundo. Incluso se podría decir que estaba un puntito por encima de él, algo que pudo verse a lo largo de todo el primer set y, sobre todo, en un tie break que se apuntó a su favor con solvencia.

El español llegó a tener dos bolas de encuentro restando con 5-4 arriba en el segundo set, pero su drive, que había ido como un tiro durante todo el encuentro, se quedó en la red de manera tímida. Y es que tener a todo un número 1 contra las cuerdas arruga a cualquiera, por muy experimentado que seas. Nole acabó salvando la situación pero tuvo que afrontar otra bola de partido con 6-5, que esta vez, no pudo esquivar.

Robredo, de esta forma, vuelve a ganar a un número 1 del mundo, 11 años después (Roland Garros, venció a Hewitt), ofreciendo un tenis espléndido y de calidad que le permite seguir soñando en un torneo en el que ya fue semifinalista en dos ocasiones.

Comentarios recientes