Pennetta rompe su techo en Melbourne

La italiana, en consumado regreso, firma sus primeros cuartos de final en Australia y su virtual retorno al top20

En Melbourne, un vendaval. Una demostración de superioridad ante la adversidad. Flavia Pennetta clasificó para los cuartos de final del Australian Open tras batir a Angelique Kerber (6-1 4-6 7-5) y colocar por primera vez en su carrera las zapatillas en la ronda de las ocho mejores. Después de firmar en Nueva York el gran resultado de su vida, una semifinal de Grand Slam, optará en Australia a pisar de nuevo esa escala. Con 32 años, una resurrección profesional para una veterana con heridas de quirófano.

Anudada a un planteamiento realmente agresivo se encuentra Flavia construyendo su regreso deportivo. Un paso por el quirófano para solventar molestias en su muñeca derecha detuvieron a Flavia durante 6 meses, entre julio de 2012 y febrero de 2013. En ese plazo, obviamente, un descenso marcado en la clasificación que mandaron a la primera top10 que dio el tenis italiano más allá del puesto 150.

Su curso 2013 le vio recuperar más de 100 peldaños, hasta el punto de llegar a Melbourne en calida de cabeza de serie 28. Ausente en Australia el pasado año por encontrarse en plena rehabilitación, ha regresado al major oceánico con hambre desatada. En un encuentro espectacular de octavos de final, logrando el primer triunfo top10 de la campaña, firma en Melbourne Park el mejor resultado de su vida. Toda una recuperación deportiva.

El encuentro es un dechado de virtudes. Ante una Kerber muy hábil en ubicación de pelota, se observa una Flavia con prestación brutal para cubrir pista a nivel defensivo. Para doblegar la movilidad lateral de la germana, que brinda ese atractivo de defender sin entregar un metro, un caudal ofensivo imponente de Pennetta -¡45 winners sobre Angelique!- con resalto de un colosal revés y aparición notable de patrones paralelos. Con ese ligero spin que eleva la esfera y tanto incomoda el impacto de Kerber. Un primer set de nivel escandaloso, seguido por un segundo más ajustado hasta terminar en un tercero de altibajos decidido por cabeza fría y decisión en la terminación.

"He sido agresiva. Fui a por la pelota" estimaba la de Brindisi como elemento diferencial en la manga definitiva. Nada de conservadurismos. Emplear la confianza en el estilo directo como mecanismo para abrir a Kerber. Sin miramientos pese a circunstancias. En un parcial donde llegó a ser quebrada al servir para victoria (*5-3), pero sabiendo mantener ajustadas las piezas para no desmoronar el puzzle.

Pennetta, que ya viró miradas con su enorme racha en el US Open, firma su mejor papel de siempre por segundo major consecutivo. "El año pasado fue difícil para mí. Ahora disfruto en los grandes escenarios. Voy a cumplir 32 años y estoy empezando a gozar de verdad".

"Estoy temblando. No sé qué decir" acertaba a decir la pupila de Salva Navarro. Y es que ahora, por primera vez desde agosto de 2012, se situá virtualmente en estatus de top20. En las alturas, falta de oxígeno. Tras venir del barro, normal que falten las palabras. Ha vuelto Flavia Pennetta.

Comentarios recientes