Fundación de la ATP

La actual dimensión del circuito profesional masculino es imposible de concebir sin la existencia de la ATP

La ATP, responsable de uno de los circuitos más importantes del mundo tanto por su variedad de localización geográfica como por las dotaciones económicas que se reparten en sus pruebas, nació a principios de la década de los 70.

El deporte de masas en general había aumentado en popularidad e inevitablemente, empezó a mover cantidades de dinero significativas. Dicho aspecto sumado al sacrificio personal que el deportista debía realizar, comenzó a sentar las bases de la lucha por el profesionalismo.

En el caso del tenis, los mejores jugadores de la década de los 50 y de los 60, no dudaron en jugar torneos profesionales o giras que les reportaban grandes cantidades de dinero pero a la vez les impedían poder participar en competiciones como la Copa Davis, destinada únicamente a amateurs.

Los Grand Slam optaron por realizar dos cuadros que diferenciaban a unos y a otros, con campeones diferentes. Los Juegos Olímpicos amenazaban con retirar medallas si descubrían que un deportista no era amateur.

Este ambiente de confusión, en 1972, coincidiendo con el aumento económico de los torneos, se creó la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) cuyo objetivo era trabajar en favor de los intereses de los tenistas profesionales y regularizar cuestiones sobre el premio en metálico de los torneos, normas de comportamiento, cualificación de competiciones y por supuesto el bienestar de los jugadores.

En principio, la asociación contó con la adhesión de 60 jugadores. Jack Kramer fue su primer director y Cliff Drysdale fue su primer presidente. El español Andrés Gimeno fue nombrado vicepresidente. Formaban parte del comité ejecutivo, Arthur Ashe como tesorero, Ismail Shafei y Jim McManus como secretarios y poco a poco se fueron añadiendo a la lista los mejores jugadores del mundo, por lo tanto, los torneos que deseaban contar con ellos tuvieron que acceder a muchas de sus exigencias. Fue el impulso para consolidar la era Open, marcando el inicio de esta nueva etapa, donde los cuatro Grand Slam aceptaban a profesionales.

Uno de los actos llevados a cabo por la organización tuvo lugar en el torneo de Wimbledon de 1973: la ATP apoyó públicamente al yugoslavo Nikki Pilic, que se había negado a jugar la Copa Davis representando a su país y había sido suspendido por su federación nueve meses pero las presiones de la ATP fueron tales, que la Federación Internacional redujo la sanción a tan sólo un mes.

El nuevo organismo no se encontraba contento considerando que el trato hacia Pilic era injusto y los jugadores de la ATP decidieron retirarse no disputando el torneo de Wimbledon excepto tres jugadores de prestigio que decidieron no unirse: el checo Jan Kodes (no era miembro de la ATP), el rumano Ilie Nastase y el británico Roger Taylor.

Uno de los logros de la ATP fue conseguir que los jugadores profesionales pudieran participar en la Copa Davis y pudieran ser seleccionados por su países pero el paso decisivo en la historia de la ATP fue el nacimiento del actual circuito ATP, los cimientos se establecieron por primera vez en 1988 pero no se inició hasta dos años más tarde.

Se habló del tema en la conocida como Conferencia en el Descampado del Parking. Dicho parking pertenecía al recinto del US Open y fue allí donde la ATP improvisó una rueda de prensa en la que anunciaron su decisión de aumentar su control sobre el tenis.

Jordan, Mats Wilander y Tim Mayotte fueron los encargados de especificar su estrategia: detallaron los conflictos con los que el tenis se enfrentaba en aquellos momentos y apostaron por un liderazgo de la ATP con la creación de un circuito que explotara las oportunidades promocionales o de marketing.

La concreción a todo este plan conocido como Tennis at the Crossroads fue la propuesta de creación por parte de los jugadores de un nuevo Tour a lo largo del año. La idea fue rápidamente aceptada, y 85 de los 100 mejores clasificados firmaron una carta de adhesión a los pocos días.

Un mes después, 24 de los mejores jugadores ya tenían firmado su contrato con el nuevo ATP Tour que iniciaría su actividad en enero de 1990. Los torneos también mostraron su conformidad y se estableció así una sociedad en la que jugadores y organizadores gozaban del mismo peso en la toma de decisiones.

Comentarios recientes