La hora de los colosos

Toni Nadal y Javier Piles, técnicos de los finalistas de Roland Garros, analizan el partido por el título

París - Es la cuarta final entre españoles de la historia, la última muestra del dominio de La Armada en Roland Garros durante la última década. París, lugar de recuerdos dulces para Santana, Gimeno, Bruguera, Moyà, Costa, Ferrero y Nadal, tendrá un ganador español por decimosexta ocasión en la historia. Antes de la batalla, las voces que guían a los finalistas, los hombres que observan cada detalle durante toda la temporada, desgranan la final para Punto de Break en esta conversación.

¿Quién es el favorito?

Toni Nadal, entrenador de Rafael Nadal

Si miramos fríamente los números y los enfrentamientos anteriores, el favorito debería ser Rafael, pero en una final de Roland Garros, tal y como vienen jugando ambos, no hay un claro favorito. David no ha perdido todavía un set, lo que demuestra que llega en un gran estado de forma y que estará más descansado que Rafael, pero no veo un favorito claro. Si vas a los números, la gente podrá pensar que el favorito es Nadal por lo que ha conseguido antes. Al final, mañana es otra historia.

Javier Piles, entrenador de David Ferrer

El favorito para mí, para España y para toda la familia del tenis, es Nadal. Ahí están los números y la historia. No es por meter presión a nadie, pero no es ninguna utopía. Es una realidad que Nadal viene con muchísima confianza y Roland Garros parece el jardín de su casa. Seguro que sabrá afrontar la final mejor que nosotros. Sabemos que Rafa es favorito y eso no lo va a descubrir nadie. Están ahí los números, pero sé de lo que es capaz David. Tenemos que tener confianza y acostarnos esta noche con la ilusión de que mañana puede cambiar y consigamos algo importante.

¿Se puede dormir la noche antes de vuestra primera final de Grand Slam?

Piles: Con una pastilla duermo tranquilamente (risas).

¿Os emocionó el pase a la final de Roland Garros?

Nadal: Sí, me emocionó porque después de perder el cuarto set confiaba poco en la victoria. Tras ver el cuarto set y ver el break en el primer juego del quinto, me pareció que Djokovic estaría más fuerte y que a nosotros nos faltaría un poco de ánimo para afrontar esa situación. Me emocionó seguir viendo luchar a mi sobrino cada punto y conseguir al final la victoria en un partido tan difícil y emocionante.

Piles: Sí, claro que me emocioné. Siempre lo hago cuando gana un torneo o llega a una situación de estas. Para nosotros es inusual porque es la primera vez que David está en la final de un Grand Slam y claro que me emocioné. Al ver a su madre, y sabiendo todo lo que ha sufrido esta familia para que David esté aquí, me emocioné.

David dice que es el partido más importante de su carrera. ¿Cómo debe afrontarlo?

Piles: Quiero que lo afronte igual que siempre. Es muy difícil verlo así, pero David tiene que jugar como si fuera un partido más. Ante Tsonga, se enfrentó a dos situaciones a la vez: al jugador francés y a la posibilidad de estar por primera vez en la final de un Grand Slam. Es difícil jugar bien a tenis cuando te enfrentas a una oportunidad así. Era una buena ocasión para los dos. Entonces, no es fácil jugar una final así. El brazo se encoge más de lo normal y quieres tener el marcador controlado en todo momento. Cuando no ves salida, se disparan los nervios y pierdes el autocontrol. La final de mañana quiero que la afronte como si fuera un partido más: que se deje la piel, luché desde la primera pelota y esté al 100%. Hay que intentar que se meta en su burbuja, que se olvide del entorno y el tema mediático, y apartarse del ruido externo. Tiene que entrar muy concentrado para poder disfrutar y tener opciones.

¿Cuáles son las claves tácticas de la final?

Nadal: Hay que jugar muy bien, aunque sea una obviedad. Será difícil ganar si no lo hacemos. El problema de David es que te imprime un ritmo infernal, muy rápido desde la primera bola y también desde el resto. Cuesta mucho con Ferrer encontrar buenas posiciones para tirar. Rafael debe tratar de jugar largo y fuerte para que no el rival no pueda meterse encima de la pelota.

Piles: David ha jugado bastante bien contra Nadal en los últimos dos partidos disputados en Madrid y Roma. Hizo muy buen tenis e intentaremos que las cosas vayan por ese camino, pero también sabemos que dependemos mucho de Rafa; de lo que pueda aplicar, de los cambios que pueda generar y de las cosas que no podemos controlar. De salida, haremos cosas parecidas. David debe pensar en la táctica de Madrid y Roma porque se sintió cómodo jugando contra Nadal, al margen de hacer un buen tenis. Sabemos cómo tenemos que hacer las cosas, pero luego están las habilidades mágicas de Rafa y hay que saber aceptarlas y encajarlas para no bajar la cabeza, seguir luchando e intentar que el partido se alargue y se abra para tener opciones. ¿Jugarle a la derecha o al revés? ¿Cargar más el juego sobre una zona o la otra? Sabemos que Rafa no tiene un lado más débil que de otro. Es mágico por ambos lados, pero confiamos en el potencial de David.

¿Cómo ha sido la evolución de Nadal en el torneo?

Nadal: Nosotros llegamos aquí jugando muy bien tras ganar en Roma. El tenis seguía funcionando muy bien durante los primeros entrenamientos aquí. Cuando Rafael pierde el primer día el set inicial contra Brands, se empieza a tensar. Esta es la realidad que cambio su forma de afrontar los partidos. Tuvo unos nervios que le duraron hasta la tercera ronda, pero cuando consiguió apartar esos nervios logró jugar bastante bien, como ante Nishikori, Wawrinka y Djokovic.

¿Y la de Ferrer tras caer de forma contundente en semifinales de Australia y perder la final de Miami teniendo bola de partido?

Piles: Es que David es muy cabezón. Es un jugador muy insistente y tres días después de perder la final de Miami estaba entrenando en doble sesión. Esa es una de las virtudes que tiene David y la explicación de por qué lleva ahí tanto tiempo. Es cabezón y hasta que no consigue algo no para. Él ha asumido estas derrotas como una lección. En Madrid y Roma estuvo cerca de la victoria, pero si perdió es porque hizo algo mal o el otro algo mejor que David. No queda otra que levantares al día siguiente y marchar raqueta en mano a entrenar.

¿Qué sorprendió de Nadal ante Djokovic?

Nadal: Al principio, Rafael era un poco mejor que Djokovic hasta que nos devolvió la rotura en el segundo set. Todo se igualó más desde ahí, Djokovic tuvo problemas y cuando parecía que todo estaba ganado en el cuarto set, tuvimos un pelín de mala suerte, nos igualaron a dos sets y pudo ganar cualquiera. Lo más destacable fue la lucha de los dos.

Piles: Que logró encontrar la aguja en el pajar, una vez más. Lo hizo, además, con un altísimo nivel de tenis frente a un Djokovic inmenso. Rafa suele protagonizar esas remontadas, pero la de ayer fue de un gran nivel. Ha elevado el nivel desde que empezó hasta la semifinal frente a Djokovic.

¿Ha sido el partido más difícil desde el retorno en Viña del Mar?

Nadal: Sí, claramente. Es el partido más difícil y uno de los más difíciles que ha jugado nunca en pista de tierra batida junto con los de Coria y Federer en Roma (2005 y 2006) y el Djokovic de Madrid en 2009. Todos esos partidos han sido muy difíciles.

¿Influye que Ferrer llegue con seis horas menos en las piernas que Nadal?

Nadal: Esto no influencia demasiado. Lo que más cuenta son las horas finales. Es cierto que David ayer tuvo un partido más o menos cómodo y Rafael tuvo un partido realmente difícil. Esto es lo que más cuenta, más que todos los partidos anteriores. Cuando juegas una final de cualquier torneo, y con más razón si hablamos de un Grand Slam, sueles hacer un gran esfuerzo. En la final del 2009 en Australia, Rafael venía de una semifinal más dura que esta; de más duración, con más calor y en pista rápida. Rafael estaba muy cansado al día siguiente, pero al final salió a la pista al día siguiente, hizo un esfuerzo extra y logró ganar.

Piles: No creo, ha habido un día de descanso. Rafa es un jugador que físicamente siempre ha recuperado muy bien y yo le he visto con mucha energía ante Djokovic y Wawrinka en los dos últimos partidos. Es un jugador joven que muscularmente recupera muy bien. Por eso, no creo que el tema físico influya en ninguno de los dos. David también llega en un gran momento de forma, ha medido sus fuerzas durante este último mes para llegar aquí en condiciones óptimas y encima no ha tenido un partido de cuatro o cinco sets, por lo que lleva menos horas encima. No obstante, para llegar a una final te cansas mentalmente tanto como si hubieras jugado partidos a cinco sets. El tema físico no será excusa para ninguno.

Ganar el séptimo título en París convirtió a Nadal en el jugador con más coronas en Roland Garros. Si gana a Ferrer será el único con ocho grandes en el mismo torneo.

Nadal: No pienso en estos momentos en eso y no creo que cambie mucho la apreciación que pueda tener la gente sobre Rafael por ganar aquí ocho torneos del Grand Slam. Al final, Rafael tiene casi unánimemente la consideración de mejor jugador de tierra porque los números así lo atestiguan. Lo que sí cambia para nosotros es el año porque de ganar a perder hay una sensiblemente diferencia. Sabremos que hemos hecho un gran año si ganamos porque habríamos ganado un Grand Slam, tres Masters 1000 y los torneos de Sao Paulo, Acapulco y Barcelona. Sería un año bueno y un medio año increíble.

"Talento no es solo jugar bonito, sin talento no se llega al número cuatro del mundo". Lo dijo David hace tiempo, aunque hay muchas personas que siguen sin valorar sus cualidades y le definen como un corredor que pasa bolas.

Piles: La gente se equivoca. Ese concepto de que David solo corre es porque no entienden de tenis. Esta gente que habla así es porque ha visto mucho tenis por televisión. Si ves a Ferrer en vivo, a pie de pista, y lo ves compitiendo, compruebas que no solo corre. David tiene técnica y una de las mejores derechas del mundo. He hablado con los mejores jugadores del mundo, no lo digo solo yo. Podemos preguntar si incluyen la derecha de David entre las cinco mejores del mundo, a ver si la incluyen o no. También tiene un revés muy sólido. A un jugador que no le corre la bola aquí, no está jugando en Roland Garros. Y cuando a un jugador le corre la bola a este nivel, como a David, es porque son buenos, porque tienen una técnica muy depurada. Está claro que tenemos cosas que mejorar como el saque o las habilidades. Por eso, nos levantamos cada mañana de la cama con la raqueta en la mano, para intentar mejorar. Pienso en Federer y eso sí que es complicado. ¿Qué vas a mejorar si lo sabes hacer todo? Pienso en David y es bonito levantarte de la cama y empezar a entrenar porque tienes mucho por mejorar todavía.

¿Qué es lo que más te ha llamado la atención de David en todo este tiempo?

Piles: Empecé con él cuando tenía 17 años y hemos pasado de la pubertad a ahora. Lo que más me ha llamado la atención ha sido el cambio mental que ha tenido y que le ha permitido evolucionar su tenis. Mentalmente, pasó de ser un niño a ser un hombre, el cual te explicaba y te daba lecciones de cómo intentar llevar las cosas, tanto dentro como fuera de la pista. Antes, a lo mejor, eran contradicciones infantiles y ahora son razonamientos de peso con argumentos. David tiene las cosas mucho más claras y una mentalidad muy madura. Ha sido uno de los pasos más importantes para afrontar una carrera tan larga y poder disfrutar de lo que hace. Es muy competitivo y toda esta madurez mental le ha ayudado a evolucionar hasta el jugador que es actualmente.

¿Le debe el tenis un título de Grand Slam a Ferrer?

Nadal: No creo que el tenis le deba nada. Otra cosa es que el se lo merezca. Evidenemente, por la categoría de jugador se merece haber ganado más cosas, aunque el tenis es bastante justo. Es cierto que Ferrer ha tenido menos suerte que otros jugadores que en otras épocas han tenido la posibilidad de acceder a más finales o de ganar algún trofeo del Grand Slam sin ser tan buenos como David. A él le ha tocado vivir unos años en los que Federer, Djokovic, Murray y Rafael han fallado muy poco y a él le ha faltado este pelín de suerte para poder conseguir algún título más.

Piles: Cuando no la ha conseguido es porque algo malo habrá hecho o algo mejor habrán hecho los demás. Hay muchos jugadores con un gran nivel que nunca lo han conseguido. Es cierto que estamos en una generación que forma parte de las mejores de la historia. Coincidir con grandes talentos como han sido Federer, Nadal, Djokovic y Murray… es complicado salvar unos cuartos de final o unas semifinales con unos jugadores de este nivel. Es muy difícil y hay que llegar muy bien preparado, muy fresco, para superar esos desafíos.

Es la cuarta final española de la historia en Roland Garros. ¿Condiciona jugar contra un compañero

Nadal: No me cambia nada jugar contra Ferrer a hacerlo ante el tenista que menos aprecie del circuito. Tengo una gran simpatía por David, pero cuando entras a la pista lo que quieres es ganar y me imagino que él exactamente igual. He leído alguna declaración de otros jugadores que decían que es más difícil jugar contra un amigo, pero como yo nunca hago una batalla contra los que no tengo muy buena relación, tampoco hago nada especial con los que tengo muy buena relación. Esto es deporte, salimos a jugar y a intentar ganar y no me afecta mucho que sea español y que sea Ferrer, una persona a la que apreciamos mucho, pero tanto él como nosotros queremos la victoria y vamos a luchar por ella.

Piles: Queremos ganar. Es una gran fiesta para toda la familia del tenis española, pero nosotros vamos a por la victoria. Esperemos que Rafa, que ya tiene siete títulos en Roland Garros, nos deje un poco de margen.

Publicidad

LA APUESTA del día

Patrocinado:

Comentarios recientes

¡No te pierdas ni una publicacion! X

Dale a "me gusta" en Facebook
Siguenos en Twitter