Wimbledon respeta el ranking de los cuatro primeros cabezas de serie

Nadal será el primer favorito del torneo

Muchas son las peculiaridades de Wimbledon con respecto al resto de Grand Slam, pero la más significativa es que designa a los cabezas de serie de una forma distinta y teniendo en cuenta los resultados en hierba de los tenistas en años anteriores.

De este modo, el torneo designa a los favoritos teniendo en cuenta tres criterios: los puntos del ranking a 13 de Junio, los puntos sumados en hierba en los últimos 12 meses y el 75% de puntos del mejor torneo en hierba antes de los últimos 12 meses.

Atendiendo a dichos criterios, Nadal seguiría siendo el primer cabeza de serie, ya que además de liderar el ranking de la ATP, es el vigente campeón de Wimbledon. Los cinco primeros del ranking mantienen su posición de cabeza de serie, no así el español David Ferrer, que aunque es sexto en el ranking, partirá como séptimo favorito, adelantado por el checo Tomas Berdych, finalista en la pasada edición. También sube dos puestos el estadounidense Andy Roddick, ya que atendiendo al ranking debería ser el décimo cabeza de serie, pero tras aplicar los criterios de Wimbledon partirá como octavo favorito.

La lista de los ocho primeros cabeza de serie quedaría así:

1. Rafael Nadal (ESP) 15615

2. Novak Djokovic (SRB) 13305

3. Roger Federer (SUI) 11240

4. Andy Murray (GBR) 7905

5. Robin Soderling (SUE) 5090

6. Tomas Berdych (RCH) 4960 (+1)

7. David Ferrer (ESP) 4517,5 (-1)

8. Andy Roddick (USA) 3300 (+2)

Polémicas en el pasado

En el año 2000, varios tenistas españoles, encabezados por Alez Corretja, Juan Carlos Ferrero y Albert Costa, decidieron alzarse en guerra contra la designación de los cabezas de serie en Wimbledon. El motivo era que pese a tener un ranking dentro de los 16 primeros del mundo, no entraban como favoritos en Wimbledon, ya que se primaban los resultados conseguidos en la hierba. Su director afirmaba que lo que se quería era proteger a los especialistas en hierba, pero los jugadores españoles no lo veían justo y muchos de ellos decidieron no formar parte del cuadro final. Una medida que fue seguida en 2001 por el brasileño Guga Kuerten, número uno del mundo en aquel entonces y reciente campeón de Roland Garros.

Ante las quejas de los tenistas, desde el torneo anunciaron que se pasaría de 16 a 32 cabezas de serie en la edición de 2001, pero que se podría variar la posición de los 32 primeros del ranking mundial, pero siempre respetando su condición de estar entre los favoritos.

La medida pareció gustar a los tenistas y todo volvió a la calma. Además, también gustó al resto de Grand Slam, que también decidieron aumentar de 16 a 32 el número de cabezas de serie.

Comentarios recientes