Rublev: “El tenis ha mejorado mucho ahora, hay más competencia”

El jugador ruso analiza el momento actual del tenis en el circuito masculino, además de confesar sus principales puntos débiles.

Raquel Bermúdez Rodríguez | 30 Mar 2024 | 17.30
facebook twitter whatsapp Comentarios
Andrey Rublev habla sobre el tenis actual. Foto: Getty
Andrey Rublev habla sobre el tenis actual. Foto: Getty

Andrey Rublev charla de manera sincera sobre sus puntos débiles, barreras que superar y acerca del nivel de tenis actual. El ruso confiesa que el tenis está mejor que nunca, analizando la posible desaparición del revés a una mano y la igualdad presente en el circuito.

Hace menos de un mes, la ITF y el Comité Olímpico hacían oficial el permiso para que los deportistas rusos puedan participar en los Juegos Olímpicos de París que se celebrarán en pocos meses. Andrey, medallista en dobles mixto en Tokio 2020, tiene claro que quiere estar ahí: “Si todo sigue como está hoy y podemos jugar, si sigo bien a nivel de salud y físicamente, hay muchas probabilidades de que vaya. Seguro en individuales, aún no he hablado con nadie sobre las demás categorías”, explica el actual número 6 del mundo en una interesante entrevista con Sport Express.

La polémica de Rublev en Dubái

Rublev fue protagonista de una dura polémica hace un par de semanas en Dubái, donde se le acusaba de haber insultado a un juez de línea: “En cualquier caso, es inadmisible levantar la voz a un juez de línea o a cualquier otra persona, ya sea espectador, juez de silla, o a cualquier otro empleado”, admite de primeras un Andrey que se muestra arrepentido. “No puedes levantar la voz en absoluto, es inaceptable e irrespetuoso, de mala educación. Aprendí tanto esto, como el hecho de que las reglas necesitan un cambio”.

“Añadir el VAR es una de las opciones, pero deben decidirlo las personas que saben del tema. Hay mucho doble rasero. He vivido situaciones mucho peores en el pasado, cuando me comunicaba de forma aún más grosera, incluso con el juez de silla. Lo máximo que recibí por ello fue una advertencia (un warning) por lenguaje grosero”, explica el jugador ruso. “Debe haber una estructura clara de castigos en la que se explique algunas cosas inaceptables que se penalicen con warnings y las que ya superan el límite”.

Tras apelar el castigo, Rublev recuperaba su prize money y los 200 puntos que conseguía en el torneo, aunque tenía que pagar 36.000 dólares de multa: “Si analizamos la situación en conjunto, creo que es demasiado. No dije ni la mitad de cosas que estaban escritas en el informe. La multa de 36.000 dólares y la descalificación por la palabra “imbécil”, según toda mi experiencia profesional, es demasiado. A pesar de ello, mi comportamiento es equivocado y totalmente inadmisible”.

Su límite en Grand Slams

Ya con el foco puesto en los Grand Slams, el ruso confía en romper pronto con su barrera de los cuartos de final: “No pasó en ninguna de las últimas veces en las que llegué a cuartos de final, así que esperemos que ocurra en la undécima. Intentaré hacer todo lo que esté en mi mano y mejorar mi juego para que pueda superar la barrera en la próxima oportunidad. Necesito encontrar un equilibrio de mis emociones. Cuando hay demasiadas, pueden arruinarme en la pista. Siempre busco esa energía emocional porque permite que mi juego mejore, incluso física y tácticamente”.

Su opinión sobre el tenis actual y el Big 3

“Es difícil con todos los del Big 3. No pensé en que ninguno fuera más interesante. Al que más apoyaba de pequeño era a Nadal porque me gustaba. El tenis ha mejorado mucho ahora, todo el mundo juega a una velocidad loca, con gran fuerza, tanto de derecha como de revés. Hay muchos jugadores que sacan a 220 kilómetros por hora. Eso aumenta la competencia.

En el pasado había claramente jugadores de primer nivel y una gran diferencia con los demás. Hay muchos tenistas entre el Top 40 y el Top 50 que pueden tener un torneo o un mes en el que pueden ganar a cualquiera. Esto antes era inimaginable. Me resulta difícil decir a dónde conduce este aumento de la competencia”, dice un Andrey convencido de que el revés a una mano seguirá presente en lo más alto del circuito.