¿Tiene España motivos para preocuparse con su futuro en el tenis?

Este pasado lunes, España apareció con el menor número de tenistas en el Top 100 desde 1989. Lo analizamos.

Punto de Break | 27 Feb 2024 | 14.07
facebook twitter whatsapp Comentarios
El futuro del tenis español. Foto: Getty
El futuro del tenis español. Foto: Getty

Este pasado lunes, amanecimos con la noticia que hacía 35 años que España no tenía a tan pocos tenistas en el Top 100. Esto nos ha hecho pensar qué será del tenis español en el futuro, más allá de un Carlos Alcaraz que parece será uno de los líderes del tenis en la próxima década o década y media.

Para ello, hemos recopilado los datos de los rankings a final de temporada para los años 2013, 2018 y 2023 para analizar las fluctuaciones en representantes de las naciones más potentes y ver cómo ha ido evolucionando esos datos y comprobar en qué estado se encuentra el tenis español dentro del Ranking.

En el caso de España, el gráfico abajo muestra que hace 10 años acabaron 14 tenistas en el top 100, de los cuáles dos clasificaron entre los diez primeros y cuatro entre los veinte de arriba. En un segundo escalón, tres tenistas finalizaron el año entre los puestos 101-200.

Como se puede apreciar, la barra del top 100 decae de un año al otro. En 2018 son diez los tenistas que acaban en el top 100 y este año esa cifra se reduce hasta los siete. Los top 10 pasan de ser dos a uno en 2018 y 2023, y los top 20 de cuatro a uno también. Entre los puestos 101 y 200, hay una subida en el año 2018 a cinco y vuelve a caer, hasta los tres, en el año presente.

Sin entrar a desmigar las causas o condicionantes de estas cifras, lo que reflejan los datos son una caída de poco más de un 40% en tenistas españoles clasificados entre las 200 mejores raquetas del mundo a final de año en un plazo de diez años.

Comparando estas cifras con otras potencias mundiales: Estados Unidos, Francia, Italia, Argentina, Rusia y Australia, salen los siguientes gráficos:

España pasa de tener la mayor cifra de tenistas en el top 100 en 2013 a ser la cuarta potencia. Francia experimenta un vaivén, pasando de once a ocho y finalmente a doce en el año 2023. Estados Unidos crece con respecto al 2013, estableciéndose en cifras similares en los últimos cinco años (11 top 100 en 2018 y 10 top 100 en 2023), y las demás naciones tienen cierta estabilidad: Argentina tiene seis top 100 en cada año recopilado, Rusia pasa de cinco y cuatro a siete este año con la irrupción de Safiullin, Shevchenko y Kotov, y Alemania tiene siete tenistas top 100 en 2013, pasando a seis en 2018 y 2023.

Los dos países que experimentan un crecimiento gradual son Italia y Australia. Los transalpinos crecen de tres a cuatro y finalmente a cinco en 2023, con Sinner, Musetti, Arnaldi, Sonego y Berrettini. Lo más alentador es que la edad media de estas cinco raquetas es de 24 años, que contrasta por ejemplo con la media de 28 años de los top 100 españoles. En cuanto a los oceánicos, su línea ascendente pasa de cuatro a seis y a ocho en este último año: De Minaur, Popyrin, Purcell, Thompson, Vukic, Kokkinakis, O’Connell y Hijikata.

Al recoger la cifra global de tenistas en el top 200, lo cual genera una visión más completa de la clase media y fondo de armario de cada nación, salen los siguientes datos:

En este apartado, Francia siempre se muestra en cabeza, amasando un impresionante total de 22 tenistas en el top 200 actual. Estados Unidos siempre se mueve en cifras similares a los galos, registrando a dos tenistas menos (el doble que España). De nuevo, el crecimiento de Italia es reseñable: en 2013 aportaban nueve tenistas al top 200 y actualmente tienen 18, un incremento del 100%. De hecho, son trece los tenistas italianos clasificados entre el 101 y el 200.

En cuanto a las demás naciones, Rusia muestra una ausencia de clase media con tan solo un tenista del 101 al 200, al igual que en 2018, mientras que Alemania registra un notable desplomo, pasando de tener 14 tenistas en el top 200 en 2013 a tan solo ocho en 2023.

La inversión de las federaciones nacionales con apoyos, torneos locales a nivel Future y Challenger, o concesiones de wildcards parecen factores evidentes detrás del crecimiento de naciones como Italia, pero está claro que los ingredientes son multitudinarios y siempre existirán altibajos en el rendimiento deportivo.

En el caso concreto de España, la Federación actual, de la mano de su presidente, Miguel Díaz, está haciendo un magnífico trabajo en el último lustro para aumentar el número de opciones para que una persona pueda convertirse en profesional sin salir del país, ya que en este 2024 tenemos hasta 47 torneos ITF organizados en España, así como 11 Challengers. El fruto a ese trabajo podrá verse en los próximos 5-7 años, al igual que ha sucedido con otros países como es el caso de Italia.

Nota: Lo único que pretende el estudio es reflejar con cifras las tendencias del tenis mundial masculino.

Artículo realizado por Bruno Bergareche.