Este es el calendario WTA 2024

Analizamos la hoja de ruta de torneos del circuito femenino al completo, con algunas novedades e incorporaciones y otros torneos que no se volverán a disputar.

Carlos Navarro | 14 Nov 2023 | 08.39
facebook twitter whatsapp Comentarios
Swiatek y Pegula, campeonas del último torneo del 2023. Fuente: Getty
Swiatek y Pegula, campeonas del último torneo del 2023. Fuente: Getty

El calendario WTA 2024 ya conoce su disposición al completo. El cuerpo de gobierno del circuito femenino ha necesitado muchos meses de debate, negociaciones con diversos eventos y decisiones de última hora, pero las jugadoras ya saben qué torneos podrán disputar en una próxima temporada que se avecina, cuanto menos... muy cargada.

Dos semanas más de competición, la presencia de los Juegos Olímpicos de París 2024 entre los últimos dos Grand Slams, presencia total en China, ausencia de torneos menores que acusan las absurdas reglas 'antitop10' y apariciones sorprendentes, especialmente en el primer trimestre de la temporada. Así podrían resumirse, brevemente, los grandes puntos de interés y debate en el calendario WTA 2024, que da la bienvenida a nuevos eventos, despide a otros y está conformado tras más de once meses de despropósitos. Sí, las jugadoras finalizaron el año sin saber exactamente cómo planear el 2024... pero la WTA no se ha retrasado más y ha hecho público un calendario con bastantes curiosidades.

La temporada dará inicio en una gira australiana que dará múltiples opciones a las jugadoras. Desde el 29 de diciembre veremos acción con la disputa de la United Cup, en una primera semana de competición que abraza la vuelta del torneo de Brisbane, de categoría 500 (también vuelve al calendario ATP). A partir de entonces, las paradas habituales en Auckland, Hobart y Adelaida como preámbulo de un Open de Australia 2024 que se disputará desde el domingo 14 de enero hasta dos semanas después, domingo 28 de enero. Justo después del primer Grand Slam del año comienzan las novedades: el torneo de Linz regresa en forma de WTA 500 la semana inmediatamente posterior al torneo de Melbourne... y será, por increíble que parezca, el único torneo que se dispute sobre pista dura bajo techo en todo el año.

Febrero es un mes lleno de novedades, con torneos que nacen y otros que desaparecen. Los torneos por México cambiarán de fecha y la WTA hará hueco a una gira de grandes torneos por Oriente Medio, encadenando durante todo el mes las disputas del WTA 500 de Abu Dhabi, el WTA 1000 de Doha y el WTA 1000 de Dubái. Apenas habrá tiempo para respirar: semana y medio después, y con dos eventos como previa (San Diego, un 500; Austin, un 250), llegan Indian Wells (del 6 al 17 de marzo) y Miami (del 19 al 30 de marzo), monopolizando el tercer mes del año y sentando las bases antes de la llegada de la gira de tierra batida.

LA ALARMANTE FALTA DE EVENTOS DE SIEMPRE

Es uno de los errores más flagrantes de la WTA, uno que perjudica gravemente a las jugadoras, puesto que les hace la vida imposible a la hora de competir a nivel WTA. Antes de la previa de Roland Garros, solo se disputará un torneo 250... y será en Bogotá, en el otro extremo del mundo. Stuttgart, Madrid y Roma, tres torneos en casi cuatro semanas que se quedan con toda la acción, sin ninguna otra alternativa a las tenistas más allá del top-50 que, en ocasiones, han de recurrir a torneos ITF. En este caso, la única novedad de la gira de arcilla es que la WTA sube de categoría (de 250 a 500) al torneo de Estrasburgo, disputado la semana anterior a París (del 26 de mayo al 9 de junio).

No hay novedades en la gira de hierba, que mantiene el esquema tradicional, con dos torneos 500 previos a Wimbledon (Berlín e Eastbourne). Serán en semanas diferentes, como suele ser habitual, el único punto que diferencia al circuito femenino de su homólogo masculino. Tras la disputa del Grand Slam londinense (del 1 al 14 de julio) será cuando llegue la traca: la presencia de los Juegos Olímpicos 2024 cambia el panorama veraniego. Solo habrá dos semanas de descanso desde el final del tercer Major de la temporada, semanas que muchas aprovecharán para acudir a Palermo, Budapest, Praga o Hamburgo, torneos 250 que podrían servir como rampa de lanzamiento para la cita parisina. Unos Juegos, por cierto, que coincidirán en el calendario con todo un transatlántico como el torneo de Washington (categoría 500).

Sin descanso, el circuito mirará a Norteamérica con la gira preparatoria de cara al US Open. Una novedad: el torneo de Monterrey se reubica y se disputará en la semana previa a Nueva York, un auténtico despropósito a nivel de logística (imaginen encadenar un viaje como Cincinnati-Monterrey y acudir, sin ningún parón, a Nueva York; será difícil para los mexicanos armar una lista atractiva de jugadoras). El US Open tendrá lugar desde el 26 de agosto al 8 de septiembre y marcará el final de la temporada de Grand Slams, si bien la WTA tiene una parada que cada vez se expande más en el tiempo: China.

ASIA, CLAVE

Atrás quedaron los tiempos de quejas por Peng Shuai y las supuestas conversaciones y debates por el tratamiento de los derechos humanos en el país asiático. Steve Simon redobla su apuesta en el mercado que la WTA lleva explotando desde la última década, sumando nuevas paradas y alargando una gira a la que muchas jugadoras llegan con el tanque de gasolina en reserva. Aún por decidir está la vuelta al WTA 1000 de Wuhan, anunciado de forma provisional, que no confirmada; donde sí acudirá el circuito es a Pekín (WTA 1000), Seúl, Zhengzhou y Tokio (WTA 500) y Ningbo, Osaka, Guangzhou, Nanchang y Hong Kong (WTA 250). La vuelta de Wuhan, por cierto, conlleva que el torneo de Guadalajara, que se jugará en la semana posterior al US Open, descienda hacia la categoría 500.

Sin conocer todavía la fecha y el lugar de las WTA Finals 2024 y con el gran objetivo de evitar el desastre de proporciones siderales de Cancún, así queda conformado un calendario que se extenderá en dos semanas de duración. Desaparecen del calendario los eventos de Lyon, Ostrava, Varsovia y Cluj, lo que nos lleva a que Linz quede como única plaza en la que habrá condiciones indoor. Curioso, también, que se disputen al menos un torneo 500 en cada semana previa a un Grand Slam, en lo que parece una apuesta de la WTA por fortalecer esa semana de transición, además de la ya comentada apuesta total por el mercado asiático y la continuación de torneos WTA 125, entre los que ya se atisban nuevas plazas como Vietnam (en la semana de Linz). Os dejamos fotos, justo abajo, de las fechas y el calendario al completo.