El sufrimiento de Murray: "No estoy disfrutando en la pista, hay mucha frustración"

Durísimas palabras del británico tras su derrota ante de Miñaur, admitiendo que no está disfrutando en pista y mostrándose triste y pesimista.

Carlos Navarro | 30 Oct 2023 | 19.53
facebook twitter whatsapp Comentarios
Andy Murray. Fuente: Getty
Andy Murray. Fuente: Getty

Andy Murray sufrió en el día de hoy una durísima derrota en su debut en París-Bercy. El brazo ejecutor fue el de Alex de Miñaur, verdugo de sobra conocido ya para el británico, lo que genera una frustración extra tras una derrota que, parece, va a tardar mucho tiempo en asimilar y digerir.

Porque partidos como éste inciden en la situación actual de un Andy Murray incapaz de encadenar victorias de forma consecutiva. Sin victorias no hay confianza, y sin confianza no hay posibilidad de disfrutar en pista, por mucho que Andy le lleve mucho tiempo ganándole tiempo al reloj y disfrutando de un 'bonus' en el circuito que pocos podíamos imaginar antes de que la operación que le haría tener una cadera de metal. Eso dejó de ser consuelo hace mucho tiempo: el fuego interno y competitivo del de Dunblane se alimenta con hazañas en las mejores pistas del mundo, y su derrota ante Alex de Miñaur en primera ronda del ATP Rolex Paris Masters 2023 ha sido la última daga en una temporada muy complicada.

Lo admite sin tapujos el propio Andy, que en palabras recogidas por el Daily Mail mostró su incomodidad con el transcurso de la temporada y desveló que no está disfrutando en la pista, que le cuesta motivarse como en otros tiempos. Terminó el partido cediendo su saque tres veces seguidas, algo que no recuerda que haya pasado antes. "Es frustrante. Si hablo de cómo me siento en la pista y cómo estoy jugando, tengo que admitir que no estoy disfrutando. Los últimos cinco o seis meses no han sido para nada divertidos, así que debo tratar de recuperar parte de esa diversión, porque no hay demasiada positividad en jugar un partido de esta manera".

Si el lenguaje corporal de Murray siempre tendió a ser duro consigo mismo, en las últimas semanas ha virado hacia una sensación constante de hastío y desidia. Y él lo sabe perfectamente. "Cuando juego un buen punto, no soy capaz de darme apoyo, de animarme. En los momentos importantes, esa voluntad para luchar y ganar siempre ha sido una parte fundamental de mi tenis. Lo que ha pasado hoy es algo que jamás me había pasado, no era yo. No me he sentido nada bien con respecto a mi juego durante una buena parte del año. Siempre quieres ver que hay un progreso, que te acercas a un determinado objetivo, y la verdad que yo llevo mucho tiempo sin sentir eso. Hubo algunas pequeñas señales en verano, en Estados Unidos, pero nada que haya sido sostenible o duradero".

¿MERECE LA PENA SEGUIR ASÍ?

Seguramente sea la pregunta que muchos pueden hacerse... y el propio Murray no es ajeno a ella, dejando claro que se ha planteado todo tipo de escenarios en los últimos meses. "Los últimos meses han sido más o menos así. No me había sentido de esta forma hasta estos últimos meses. A veces puedes jugar muy bien en los entrenamientos y no necesariamente eso se traslada a los partidos, pero sientes que te estás acercando a algún punto. Sin embargo, la mayoría de ocasiones tampoco me he sentido bien en los entrenamientos. Hay mucha frustración, y eso lo arrastro hacia los partidos. Si quiero seguir jugando, voy a necesitar mucho trabajo. No solo un par de semanas de entrenamiento, voy a necesitar de muchísimo trabajo, duro y consistente, para al menos darme una oportunidad", sentenció Murray, que dejó en el aire su presencia en las Finales de la Copa Davis de Málaga, dejando claro que ahora mismo no se encuentra en un buen momento a nivel mental para tomar la decisión.