La esperada vuelta de Pablo Carreño

Tras una lesión en el tendón del codo y un tratamiento con células madre, el gijonés vuelve a la competición en el Challenger de Villena, en la Academia Equelite.

Carlos Navarro | 29 Sep 2023 | 19.30
facebook twitter whatsapp Comentarios
Pablo Carreño. Fuente: Getty
Pablo Carreño. Fuente: Getty

El tenis español está de enhorabuena. Uno de sus más corajudos guerreros está de vuelta a las canchas más de ocho meses después. La situación no ha sido nada fácil para un tipo que siempre tuvo la sonrisa por bandera, pero que tras vivir el mayor éxito de su carrera tuvo que lidiar con la cara B del deporte.

Pablo Carreño está de vuelta al ruedo. No ha sido un camino fácil, en ocasiones se asemejó a una travesía por el desierto, pero el asturiano ya prepara su regreso a la competición. Será la semana que viene, en el Challenger de Villena, que se disputa en las instalaciones de la Academia Equelite de Juan Carlos Ferrero. Allí, donde el gijonés ha establecido durante años su base de entrenamientos, llevará a la práctica ese tan conocido refrán de "como en casa, en ningún sitio": el torneo le mima y le protege de cara a una reaparición que ha ansiado durante meses. No olviden, claro, que Pablo parte desde una posición complicada: es el #193 del mundo y ya suma 32 años de edad.

Pero la ilusión y las ganas de volver a competir lo pueden todo. Poner en contexto el año de Carreño supone un ejercicio de sinceridad y dureza. El asturiano conquistó en 2022 el mayor título de su carrera deportiva, estrenándose en las 'grandes ligas' con el cetro de campeón en el Masters 1000 de Canadá. El esfuerzo a una impecable carrera deportiva llegó, pero acabó convirtiéndose en una especie de 'pacto con el diablo' que vio la luz a inicios del 2023. Solo una victoria en cuatro partidos, ante Pedro Cachín en su debut en el Open de Australia, evidenciaron que algo fallaba en el cuerpo del gijonés. Una tendinitis crónica en el tendón del codo, que surgió por vez primera en la pasada Copa Davis de Málaga, dejaría al español fuera del circuito... de forma momentánea.

Lo que parecían pequeños pasos para volver muy pronto se acabaron convirtiendo en piedras en el camino que minaron la moral de Pablo. Se marcó varios tiempos de recuperación: el Conde de Godó, el Mutua Madrid Open... en las instalaciones de la Caja Mágica, incluso, llegó a entrenar. El diagnóstico, sin embargo, seguía siendo el mismo: el codo no estaba en condiciones para competir. Con filosofía, apoyándose en su familia y pasando más tiempo con su mujer, Carreño decidió cambiar el rumbo: estuvo 11 semanas sin tocar la raqueta y se sometió a un tratamiento con células madre para mitigar el dolor. Muy poco a poco y tras descartar su regreso en la gira norteamericana de pista dura, el momento ha llegado y Carreño volverá a las pistas.

EL RANKING PROTEGIDO, UN BUEN ALIADO

No lo necesitará en su primera aventura en tierras alicantinas, donde ha podido acceder con su propio ranking. Tampoco lo hará en la que será su segunda cita en su reaparición, el Challenger de Málaga, que se disputará la semana justo a continuación y donde aparecerá con una invitación de la organización. Pablo tendrá nueve torneos con los que usar esta condición, si bien es muy probable que se guarde uno de ellos para la disputa de los Juegos Olímpicos de París, en los que defenderá la medalla de bronce y una cita sobre la que ya ha admitido que siente una profunda ilusión y esperanza (no en vano, en Tokio no pudo contar con la presencia de público). Eso sí, el presente nos más inmediato nos lleva a Villena, donde ya hay fecha y hora anunciada para su reaparición: será en la jornada del lunes, a las 18:30, cuando dispute la primera ronda del Challenger. Muchas ganas de volver a ver al asturiano en acción... y, por supuesto, sin ningún tipo de dolor.