Yannick Hanfmann, el tenista silencioso

Con solamente un 60% de audición, el tenista alemán guarda una historia muy peculiar a su espalda. Será el rival de Carlos Alcaraz en primera ronda de Pekín.

Fernando Murciego | 28 Sep 2023 | 09.27
facebook twitter whatsapp Comentarios
Yannick Hanfmann golpeando la pelota. Fuente: Getty
Yannick Hanfmann golpeando la pelota. Fuente: Getty

Yannick Hanfmann será el primer obstáculo de Carlos Alcaraz en el ATP 500 de Pekín, así que toca ponernos al día con la historia de este jugador. Una entrevista reciente con un medio alemán tiende puente para conocer sus orígenes y sus principales curiosidades.

Merece mucho la pena detenerse y escuchar la historia de cada tenista profesional. Es el caso de Yannick Hanfmann, alguien que ha pasado la mayor parte el tiempo luchando fuera del top100. En una charla con los compañeros de Tennis Magazin, el alemán rememora sus pasos desde el inicio: su paso por la universidad, su entrada al circuito o sus sueños de futuro. También explica cómo es vivir con solamente un 60% de audición en sus oídos o el secreto tenístico que esconde su nombre. Información interesante en los días previos a su duelo con Carlos Alcaraz en Pekín.

Lo mejor estaba por llegar

“Podría decirse que he tenido una explosión tardía, pero estaré feliz de escoger este titular si eso significa que el comienzo real empieza ahora. Con la experiencia de los años he ido madurando poco a poco, tomando algunas buenas decisiones que me han hecho crecer. Tampoco diría que estoy en el mejor momento de mi carrera en estos momentos, pero sí estoy en una buena etapa”.

Su paso por la universidad

“Cuando me gradué en la escuela secundaria en 2011, realmente no estaba preparado para dar el salto a profesional, para la gira actual. Antes del último año, mi familia y yo decidimos ir a la universidad, donde estudié Relaciones Internacionales, que en Alemania podría compararse con Ciencias Políticas. Tuve cuatro años en Estados Unidos muy bonitos que me ayudar a seguir desarrollándome como persona. En retrospectiva, ir al college estadounidense fue la elección correcta, completamente”.

Inicios como profesional

“Después de la universidad, miré por primera vez cómo quería estructurar mi entorno. Desde el principio tuve claro que me iba a Munich. Allí realicé mis primeras sesiones de entrenamiento, hasta que me fui con mi entrenador –Lars Uebel– a la Federación Alemana de Tenis, donde me llevó un tiempo superar la barrera de los Futures. Durante año y medio estuve mejorando mi ranking, hasta que en 2017 hice por fin mi gran avance al nivel profesional”.

Su actual entrenador

“Trabajo con Pablo Brzecki desde 2022, él solía jugar en la Bundesliga, en el club de mi ciudad natal, cuando yo era recogepelotas por aquel entonces. El contacto se produjo a través de Frank Moser, otro ex jugador, que ocasionalmente me acompañaba en la gira. Encajamos bien, más allá de la conexión que tenemos por mi ciudad de nacimiento, Karlsruhe”.

¿Problemas para llegar a fin de mes?

“Los alemanes tenemos un poco de suerte en ese sentido por contar con la Bundesliga. Esto nos permite tener ingresos que otros jugadores no tienen. Aún así, he pasado la mayor parte del tiempo fuera del top100, económicamente es complicado formar un equipo completo a tu alrededor. Viajar con mi entrenador privado y un fisio es una inversión que hice en mi carrera, el año pasado me di cuenta que valía la pena, porque ahora he ganado mucho más dinero y puedo planificar mejor los próximos meses. Me ayuda enormemente verme en los grandes torneos, aunque es cierto que ahora mis gastos también son mayores”.

Solo un 60% de audición

“Intenté una vez jugar con audífonos, pero en algún momento mi sistema se veía colapsado por todas las circunstancias que lo acompañan. No puedo jugar con eso durante cinco horas. Nací y crecí de esta manera, es lo que me ha tocado. De vez en cuando, el audífono me ayuda a entrar en este mundo, aunque no tengo la sensación de estar perdiéndome nada. He vivido en mi mundo desde que tengo uso de razón, es lo mismo pero un poco más silencioso”.

El secreto de su nombre

“Me pusieron mi nombre por Yannick Noah, era el jugador favorito de mis padres. Lamentablemente, aún no lo conozco, aunque estuve cerca de hacerlo dos veces. Este año gané en primera ronda de Roland Garros mi primer partido a cinco mangas, justo 40 años después del triunfo de Noah en París, para mí es como cerrar un pequeño círculo”.