Feliciano López: “Ojalá volvamos a poner a la Copa Davis donde se merece”

El toledano, que se estrena como director del torneo en la fase de grupos de Valencia, valora en Punto de Break su cometido y recuerda su paso por la competición.

Fernando Murciego | 16 Sep 2023 | 22.37
facebook twitter whatsapp Comentarios
Feliciano López en su entrevista con Fernando Murciego. Fuente: Punto de Break
Feliciano López en su entrevista con Fernando Murciego. Fuente: Punto de Break

Última entrevista desde la Copa Davis de Valencia, pero no una cualquiera. Feliciano López atiende por primera vez a Punto de Break para explicarnos su labor como director y desarrollar los planes que tiene puestos en esta competición.

Pese a la eliminación de España este fin de semana en Valencia, la Copa Davis sigue su curso rumbo a Málaga con las ocho mejores selecciones de la fase de grupos. Feliciano López (Toledo, 1981), director del torneo desde hace unos meses, está presente en cada paso que recorre la competición, escuchando a los jugadores y trabajando para que el evento más prestigioso por equipos de nuestro tenis recupere el estatus que viene cediendo en los últimos años. ¿Y cómo se consigue esto? Esta es una de las preguntas que el toledano tendrá que responder en su primera entrevista exclusiva con Punto de Break.

El encuentro con el pentacampeón de la Copa Davis se produce en la sala de jugadores del torneo, donde nos recibe inmaculado y con un discurso perfectamente hilado de lo que quiere conseguir en un futuro a medio plazo. Feliciano sabe que el momento es crítico para la competición, que toca mover muy bien las fichas para recuperar la magia de las décadas recientes, pero también es consciente de una cosa: lo que se vive en la Copa Davis, no se vive en ningún otro torneo.

¿Hacia dónde se dirige esta competición?

El futuro de la Davis es bueno, creo que está en un buen momento. Hablamos de una competición muy prestigiosa, aunque las nuevas generaciones todavía no sepan lo que significa, cosa que es normal porque a estos jóvenes les ha pillado en pleno cambio. Los cambios tienen estas cosas, lleva su tiempo adaptarse a ellos. A día de hoy hay muchos jugadores jóvenes que todavía no conocen lo que significa esta competición.

Formato, formato, formato. No se habla de otra cosa.

Desde que entrara el nuevo formato en 2019, hasta el momento actual, creo que ha habido algunos cambios. Obviamente, que haya tantos cambios de formato en un torneo como este no ayuda a que la gente se identifique con él y crea en el proyecto. En 2019 ya dije que el mundo del tenis tenía que estar agradecido a una empresa como Kosmos que, en su momento, vino con un proyecto nuevo a invertir dinero. Tenían una apuesta muy buena, yo lo manifesté de esa manera. ¿Que luego se ha demostrado con el tiempo que ese formato no ha encajado en el tenis actual? Eso es evidente, no ha funcionado y se han ido buscando fórmulas para que sea lo ideal para los jugadores.

¿Cuál sería el formato definitivo?

Nosotros creemos que el formato actual es positivo, tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Actualmente tenemos un formato que tiene un poco de lo de antes, lo bonito de jugar en casa con tu país y tu gente, y tiene también el Final8 y el Group Stage previo, que es lo que el tenis actual necesita. En un calendario donde hay millones de torneos y de compromisos, incluso cuando acaba la temporada, el formato ideal es la combinación de las dos cosas. En lo que a mí me atañe como director, junto a la ITF estamos abiertos a seguir buscando ideas para evolucionar, que todas las partes estén contentas y los más jóvenes entiendan lo que este torneo significa.

¿Y qué significa?

Es difícil de explicar, los jugadores que hemos disputado la Copa Davis sabemos lo que representa esta competición. Que Novak Djokovic esté aquí jugando es el mejor ejemplo, compitiendo con el actual formato, aunque si hubiera otro formato también estaría. Lo que también sabemos es que los cambios gustarán a todo el mundo, eso es imposible, pero sí queremos conseguir que la gente se acerque al torneo y se involucre, que la Copa Davis ocupe el espacio que merece en el mundo del tenis.

El otro día Stan Wawrinka compartió un vídeo de las gradas vacías en la eliminatoria entre Francia y Suiza. ¿Cómo arreglamos esto?

Es muy complicado ese tema. Para empezar, un miércoles a las 15:00 de la tarde, en cualquier ciudad del mundo que se juegue, es muy complicado llenar un estadio… salvo que tengas a una mega estrella como puede ser Alcaraz o Djokovic. La otra baza es que juegue el país local, como pasó el otro día en Manchester con 12.000 personas. Esa foto nadie la subió, solo ponen la foto de cuando no hay nadie.

Habrá que centrarse en lo que no funciona.

Si yo lo entiendo, jugar en un estadio vacío es quizá la peor parte del momento actual que estamos viviendo con el nuevo formato, el hecho de tener solamente un ambiente increíble cuando juega el país local. A nosotros nos pasó durante dos años en Madrid, en nuestro caso hemos tenido mucha suerte porque desde el cambio siempre hemos podido jugar en España. Claro, irte a jugar a otro país la Copa Davis en un estadio vacío… entiendo que no debe ser así. Por eso estamos abiertos a seguir evolucionando con este formato para que eso pase lo menos posible. Pero no es tan fácil.

Contentar a todos tampoco es fácil.

Me gustaría que la gente también compartiera las imágenes positivas. Por ejemplo, el otro día en Italia había 10.000 personas y no estaba ni Sinner, ni Berrettini, ni Fognini. Estaba jugando Sonego contra Galarneau y había 10.000 personas en Bolonia, eso significa que la gente en Italia quiere ver el tenis y quiere ir a animar a su país. Hay que coger estos casos como referencia y trabajar para que ocurra muchas más veces. Al mismo tiempo, reducir al máximo que se juegue en estadios vacíos. Lo bonito de la Copa Davis es la gente, si a la Copa Davis le quitas el entusiasmo de animar a tu país le estás quitando la esencia. Por eso estamos abiertos a seguir trabajando para solucionar esto.

España no estará en noviembre en la Fase Final de Málaga. ¿Hasta qué punto supone un desastre?

El año pasado Málaga fue todo un éxito. Todavía no estaba trabajando como director pero, por lo que me ha dicho todo el mundo, fue un exitazo. Que estuviera España involucrada contribuyó a la causa, evidentemente, aunque luego perdió pronto y las gradas seguían estado llenas. Este año espero que vuelva a ser un éxito, aunque no esté España. Si hay algo destacable del año pasado es precisamente eso, el éxito que tuvimos pese a no contar con Alcaraz ni Rafa, la organización hizo un trabajo estupendo. Málaga está apostando mucho por el deporte, partidos de Australia o Canadá veías las gradas llenas. Evidentemente, para un país organizador, que no esté España es una putada. Al final, cuando tú organizas un evento como este, nadie te puede garantizar que el país local va a participar. Todo el mundo confiaba en clasificar pero las cosas no han ido como esperábamos.

Parece que el prestigio de la Copa Davis ya no sea suficiente para atraer a los mejores. ¿Y si volviese a otorgar puntos ATP?

No creo que las competiciones por equipos deban ofrecer puntos, siempre he estado en contra de esta idea. Ni la Copa Davis, ni ninguna otra competición. Por ejemplo, no creo que la United Cup deba dar puntos, o la antigua ATP Cup. Es un trato injusto respecto a los otros torneos que se disputan esa semana, donde jamás puedes ganar los mismos puntos que jugando una competición por equipos, donde te puedes enfrentar a un jugador que está el #500 y ganar más puntos que otro que gana esa semana contra un top50 y le dan 20 puntos. No estoy a favor de los puntos en las competiciones por equipos…

… pero quizá sea un aliciente para que vengan a jugar.

Ya se hizo en su día, no creo que eso atraiga a la gente. Primero porque es injusto, no le puedes dar a la Copa Davis los puntos que das en un Masters 1000 o un torneo de ese nivel, no es comparable, no tiene sentido. Esta competición tiene cien años, la han jugado los mejores jugadores del mundo, hay que hacerle ver a la gente lo que significa este torneo. Poco a poco lo irán entendiendo, cualquier jugador joven que haya vivido esta experiencia estoy seguro de que no se le va a olvidar. El calendario es el que es, pero no para la Copa Davis, es un problema en general para el mundo del tenis.

La conclusión que saco es que el gran enemigo es el calendario.

Estamos viendo muchos cambios en los calendarios, torneos que desaparecen a cambio de tener más Masters 1000 y más ATP 500. El Open de Australia arranca en la tercera semana del año, eso ya condiciona el resto de la temporada, porque tienes un Grand Slam en Australia nada más empezar. Luego tenemos Roland Garros y Wimbledon en menos de un mes, en superficies antagónicas. Yo llevo 20 años en este mundo y cada año he escuchado que estas cosas se iban a cambiar, pero es muy difícil. Hay muchos factores que dificultan tener un calendario con algo más de sentido, pero tenemos lo que tenemos y, en base a eso, debemos encontrar la mejor solución para que los jugadores estén contentos.

Tú que has sido un apasionado de esta competición, ¿qué crees que se necesita para ser un buen jugador de Copa Davis?

Principalmente, ser un jugador de equipo. Compartir la alegría con la gente, tener la responsabilidad y la consciencia de que estás jugando para un equipo, para un país, para mucha gente que está haciendo grandes esfuerzos esa semana. En ese sentido, ser un poco generoso.

Dejar a un lado el egoísmo del circuito individual.

Es que el tenis es un deporte muy individual, en la mayoría de torneos que jugamos, ganamos o perdamos, eres tú el que se lo come. O eres tú el que lo disfrutas si las cosas van bien. Cuando juegas la Copa Davis estás representando a un país, no hay cosa más bonita, es uno de los sueños que todos tenemos antes de ser profesionales, cualquier atleta sueña conque llegue este día.

¿Y centrado en la personalidad de cada uno? ¿Qué virtud es imprescindible para triunfar en Copa Davis?

Ser valiente, disfrutar del entorno de la Copa Davis, verte en una situación donde todo el mundo está contigo o contra ti. Hay que saber gestionar eso bien, son emociones muy bonitas que a veces son complicadas de manejar. A mí me ha pasado, yo debuté en Copa Davis jugando una final en Australia, de repente me vi jugando un doble en la Rod Laver contra Wayne Arthurs y Todd Woodbridge. En ese momento pensaba: ¿Qué hago yo aquí? Estaba muy nervioso, me pintaron la cara y salí de ahí. Todo eso, cuando lo ves con el tiempo, valoras la suerte que has tenido de estar presente en ese momento, en ese ambiente, de tener la oportunidad de jugar una final de Copa Davis. Lo que tengo claro es que tienes que empaparte de todo eso que genera la Copa Davis, porque son situaciones imposibles de vivir en el circuito normal. El público participa mucho más, así que tienes que intentar que eso juegue a tu favor y no en contra.

La teoría parece fácil, pero luego…

Tampoco hay muchos más secretos. En mi carrera he visto cantidad de jugadores buenísimos que luego no han sido buenos jugadores de Copa Davis, y al revés también. Quizá jugadores sin grandes carrera pero que luego tienen victorias de mucho prestigio en Copa Davis. Puede ser sorprendente, es complicado de entender, lo que te puedo decir es que es una competición que merece mucho la pena. Ya no por mi experiencia propia, de por sí tiene una historia súper bonita esta competición, cuenta con una infinidad de ingredientes que la hacen especial. Ojalá que poco a poco podamos volver a ponerla donde se merece.

Vamos con un test rápido relacionado contigo y la Copa Davis. ¿Cuál fue tu mejor partido?

Posiblemente, contra Juan Martín Del Potro en Mar del Plata, la final de 2008.

Tu peor derrota.

El doble contra Argentina en la final de 2011. Perdí con Verdasco ante Nalbandian y Schwank, menos mal que luego terminamos ganando el título.

La eliminatoria más especial.

La final contra Argentina en 2008 y los cuartos de final de 2011 con Estados Unidos, en Austin.

Un viaje inolvidable.

Seguramente Argentina 2008 por todo lo que pasó allí y el ambiente que vivimos. Pero bueno, te digo otra: Bielorrusia 2006. Llegamos al aeropuerto de Minsk y había -25º, jugamos en un estadio que era una carpeta de goma, estaba guardada únicamente para cuando Bielorrusia jugaba de local. Me acuerdo que jugó Tommy (Robredo) y David (Ferrer) contra Mirnyi y Voltchkov. Esa experiencia fue interesante (risas), eso sí que fueron condiciones adversas de verdad, una pista muy complicada.

El partido que más sufriste desde el banquillo.

El partido de Fernando (Verdasco) contra Acasuso en el cuarto punto de la final de 2008. En ese momento yo estaba en el vestuario preparándome por si tenía que salir a jugar, pero escuchaba cada sonido del estadio, sabía lo que iba pasando. Te diría también la final de Barcelona 2009, cuando David (Ferrer) iba perdiendo dos sets a cero con Stepanek, pero acabó ganando. Recuerdo sufrir mucho en ese partido. Igual que en Austin cuando David le ganó el último punto a Mardy Fish. Esa eliminatoria la ganamos fuera ante Fish, Roddick y lo Bryan, es de las eliminatorias más increíbles que he vivido.

El partido que te hubiera encantado jugar.

Aquí no sé qué decirte […] Cuando hemos tenido eliminatorias importantes, tuve una participación que con esa ya me conformo. Quiero decir, no me hubiera gustado jugar un quinto punto contra Nalbandian en la final de Mar del Plata, por mucho que yo viniera jugando bien y fuera un partido tremendo. Prefieres que sea tu compañero el que solucione el problema (risas). En Barcelona 2009 ganamos nosotros el doble definitivo, así que tampoco hay mucho más.

La mayor novatada que hayas presenciado.

No somos muy de novatadas, la verdad. Antes había siempre una cena oficial y solíamos sacar al novato a que diera un discurso, pero eso se fue quitando, así que últimamente no se suelen hacer muchas.

Y la más difícil: tu alineación ideal entre todos los españoles con los que has compartido vestuario.

¡Uff! (Piensa) Obviamente, Rafa (Nadal) ha ganado todo lo que ha jugado, no ha perdido ni un partido en tierra. Pero David (Ferrer), por diferentes situaciones, le tocó siempre ir a jugar eliminatorias fuera. En Argentina recuerdo que Rafa se lesionó de la rodilla, en Austin estaba también tocado, en la final de Praga se lesionó y tuvo que salir David a jugar: le ganó en tres sets a Stepanek y en tres sets a Berdych. Casi gana él solo la eliminatoria, aparte de todas las victorias que tiene en casa en tierra batida, te diría que como mucho ha perdido un partido…

Para los dos singles lo tienes bastante claro.

De lo que yo he visto sí, desde luego. Alcaraz imagino que va a ganar muchísimos partidos en esta competición, pero de momento solo le he visto uno. De lo que yo he vivido, pondría a Nadal y Ferrer en el individual, eso lo tengo claro. En el dobles habría más opciones, porque yo con Fernando (Verdasco) jugué bien una época, también podría jugar con Marc (López), Marc y Rafa también sería una pareja brutal…

Tienes que elegir un compañero.

Podría jugar tanto con Verdasco, como con Granollers, como con Marc. Venga, yo y Marc.