Qué debe hacer Medvedev para ganar a Djokovic en la final del US Open 2023

Desgranamos las claves que podrían darle a Daniil su segundo título en Nueva York. ¿Conseguirá su sexta victoria ante Novak?

Carlos Navarro | 10 Sep 2023 | 18.22
facebook twitter whatsapp Comentarios
Daniil Medvedev. Fuente: Getty
Daniil Medvedev. Fuente: Getty

Solo tres nombres a lo largo de la historia han sido capaces de tumbar a Novak Djokovic en más de una ocasión en finales de Grand Slam. Rafael Nadal, Andy Murray y Stan Wawrinka presumen de un honor de altos vuelos al que Daniil Medvedev también querrá unirse esta noche. Pero... ¿cómo?

La tarea que se le presenta por delante a Daniil Medvedev es titánica. Novak Djokovic en la final del US Open 2023, un escenario que ya conoce, en el que ya estuvo y en el que logró manejar el peso de la historia con la levedad de quien está destinado a hacer grandes cosas. Dos años después, sin embargo, el tablero del juego ha cambiado: Novak no tiene sobre sus hombros la posibilidad de sumar uno de los mayores hitos habidos y por haber en este deporte, ni tampoco el brutal desgaste físico que acumuló durante aquella temporada. Saldrá motivado, con ganas de poner el 24º Major en su palmarés y, sobre todo, de tomarse la revancha sobre un Daniil a quien tiene en alta estima, pero que se convertirá hoy en su enemigo número uno. ¿Qué puede hacer Medvedev para derrotar a Novak?

AGRESIVIDAD AL SAQUE

El de Moscú acabó con 10 dobles faltas su duelo contra Alcaraz. Guarismos altísimos, claro... pero, ¿acaso importó? Fueron fruto de una agresividad descontrolada con su segundo servicio, que sorprendió por completo a un Carlos que buscaba restar muy dentro de la pista y se chocó una y otra vez contra los misiles de Daniil. Recordó, precisamente, a una de sus primeras grandes victorias, ante el propio Djokovic en Cincinnati 2019, cuando cambió el rumbo del partido en el segundo set y firmó una tremenda remontada gracias a esta táctica. Más allá de mantener la precisión y potencia que está mostrando con el primer servicio (su mejor nivel al saque desde aquel glorioso 2021), ser igual de valiente y bravo con los segundos diezmará la efectividad de uno de los mejores de la historia... por mucho que los dobles dígitos en dobles faltas sea el peaje a pagar.

FIEL A SU ESTILO

Si Medvedev se salió del libreto para derrotar a Alcaraz, acelerando con su derecha, siendo agresivo con los paralelos y jugándole de tú a tú al murciano, enfrentar a Novak requiere de una manera de jugar completamente diferente que el ruso conoce a la perfección. Plantear el partido fiel a su repertorio y sus patrones pueden ser suficiente para desarbolar a Djokovic, tal como hiciese este mismo año en Dubái y, sobre todo, hace dos años en Flushing Meadows. Bolas muertas al centro y obligar a Novak a generar toda la fuerza con sus golpes desde el fondo, anulando su perfecta capacidad de absorber la fuerza del oponente y contragolpear: así le ha desesperado en numerosas ocasiones y algo así buscará en el día de hoy, alargando los intercambios hasta la extenuación y buscando las cosquillas al físico del serbio.

El propio Cervara apuntó en la final de 2021 que buscaron jugar con bolas al centro para negarle a Novak la posibilidad de abrir ángulos y contragolpear los golpes ofensivos del rival, desconectando mentalmente al de Belgrado en los intercambios desde la línea de fondo. Algo así necesitará Medvedev hoy, que encontrará en la derecha de Djokovic el punto clave para desarticular su táctica: en este juego de ajedrez que ambos plantearán, esa golpe podría ser la navaja suiza de Novak para abrir pista, jugar en diagonal y salir de la tela de araña que Daniil tratará tejer. Un nivel clínico, con la suficiente potencia para llevar el control y escapar de los puntos largos, será necesario para Novak. Lo que sí sabemos es que Daniil sabe cómo ganar a Djokovic: lo ha hecho en anteriores ocasiones y buscará repetir una hazaña para la que, eso sí, necesitará una concentración y una determinación dignas, al fin y al cabo, de un doble ganador de Grand Slam. ¿Está listo Daniil? Lo comprobaremos en unas horas.