El ascenso triunfal de Pedro Cachín: una historia de perseverancia y éxito en Gstaad

El argentino alzó su primer título ATP después de una carrera marcada por las dificultades y las lesiones. Ahora, Cachín se establece como una fuerza imparable.

Mónica Barberán Munera | 23 Jul 2023 | 20.11
facebook twitter whatsapp Comentarios
Pedro Cachín, declaraciones campeón en Gstaad. Foto: gettyimages
Pedro Cachín, declaraciones campeón en Gstaad. Foto: gettyimages

Argentina vuelve a tener un nuevo campeón ATP. Pedro Cachín levantó su primer título en el circuito profesional en la tierra de Gstaad al derrotar a Albert Ramos-Viñolas. Este triunfo representa el testimonio de que el talento combinado con el trabajo y la perseverancia puede llevar a la realización de los sueños más anhelados.

El jugador de 28 años nunca renunció a su sueño de competir entre los mejores y esta semana ha visto cómo su determinación al superar cada uno de sus enfrentamientos en Gstaad le ha llevado a coronarse por primera vez en un torneo ATP. El cordobés, número 90 del ranking, no tuvo un camino fácil hasta llegar aquí. Ese camino hacia la cima tenía un precio alto y Pedro tuvo que tomar una difícil decisión: separarse de su familia para buscar mayores oportunidades en el extranjero. “Por supuesto que ese paso grande a los 19 años fue duro. Llegué a Barcelona en mayo de 2014 y lo pagué en la pretemporada siguiente, en diciembre. Me sentía muy solo, pero la pasé y acá estoy”, confesó a La Nación.

Desde sus humildes comienzos hasta competir en grandes torneos, su senda hacia el circuito ATP no estuvo exenta de desafíos, ya que los problemas financieros y las lesiones se convirtieron en una sombra amenazante en su trayectoria. Comenzó su carerra como profesional en 2013, pero en 2016 sufrió la fractura por estrés de una vértebra y en 2019 se rompió los ligamentos de un tobillo. A pesar de las adversidades, Cachín perseveró y no dejó que nada entorpeciera su sueño.

Un claro ejemplo de superación: lesiones, pandemia y caída en el ranking

“Poder vivir de esta profesión, cuando en el medio hay muchas piedras para saltar o moverlas, es un regalo. A mí me pasó. Yo dejé mi casa muy temprano. En el medio hubo muchas lesiones que me hicieron pensar cosas, pero al fin y al cabo la pasión es la pasión, seguí adelante con la gente que quiero y acá estoy. ¿Quién hubiera dicho a principio de año o de esta semana que iba a ganar un ATP? Volví a confiar en mí y estoy muy feliz”, manifestó.

Desde que llegó a España refugiado a manos de Álex Corretja, quién le apoyó y entrenó en su academia, Pedro no ha parado de subir posiciones en la clasificación. En 2020 era el número 461 y mañana ocupará el puesto 49 en el escalafón, su mejor marca personal. Sin embargo, tras su lesión en el tobillo y con la pandemia de por medio, el argentino se vio obligado a volver a jugar el circuito ITF para mantenerse arriba. “Estaba en un ranking malo, no podía subir mucho y me tenía que ir a jugar Futures. En ese momento pensé de más. No pensé en dejarlo, pero veía que era muy complicado subir”, confesó.

Su palmarés y la victoria más importante de su carrera

A partir del año siguiente, Cachín comenzó a acumular triunfos en el circuito Challenger y ya cuenta con 6 en su palmarés, además de 2 en categoría de dobles. Su mejor resultado en Grand Slam es la tercera ronda en el US Open de 2022 y tiene un balance de 14-18 en el circuito tras su paso por Gstaad. Con su talento y destreza en la tierra batida, el argentino firmó su segundo mejor torneo este año en el Mutua Madrid Open al vencer en dos grandes partidos a Francisco Cerundolo y a Frances Tiafoe.

“Voy tachando sueños. De eso se trata un poco la vida, de soñar en grande, de que nadie te quite la ilusión e intentarlo. Si después sale o no, será cuestión de chocarse. Estar en la lista de campeones argentinos es lo máximo. Ser top 50 y un campeón de ATP me va a cambiar la vida”, reconoció.

La historia de Pedro es un relato inspirador para las generaciones futuras del tenis en general y del tenis argentino en particular. Su determinación y sacrificio dieron frutos cuando finalmente logró ganar su primer torneo ATP, gracias al cual se consolida como la tercera gran fuerza del tenis en Argentina. Sin duda, seguiremos atentos a su carrera y esperamos ver más triunfos en el futuro.