Hay que darle las gracias a Alcaraz

Muchos de los aficionados de Djokovic deberían agradecer la aparición de Carlitos porque, gracias a él, es probable que tengamos a Nole varios años más.

Jose Morón | 18 Jul 2023 | 17.01
facebook twitter whatsapp Comentarios
Hay que darle las gracias a Alcaraz. Foto: Getty
Hay que darle las gracias a Alcaraz. Foto: Getty

Sé que los extremos no son nunca buenos, pero muchos de los aficionados de Novak Djokovic, los malintenciados, sobre todo, harían a bien darle las gracias a la aparición de alguien como Carlos Alcaraz porque, gracias a eso, es probable que el serbio tenga esa motivación extra para seguir un par de años más por el circuito.

El serbio ha ganado todo lo imaginable (apenas le quedará alguna cosilla como el Oro Olímpico y poco más) y sin Federer ni Rafa (este último, por ahora), nadie podría recriminarle nada si decidiera mañana colgar la raqueta. El récord de Grand Slams que tiene actualmente es más que probable que nadie pueda quitárselo al corto plazo y pocos dudan de que sea el GOAT ya que no hay estadística que se le resista. ¿Por qué seguir, entonces?

El propio Nole se fijó en Federer y Nadal en sus inicios para tener un motivo por el que levantarse cada día e ir a entrenar. Se propuso ser mejor que ellos, cuando prácticamente nadie pensaba que un tenista podía acercarse al nivel del suizo y el español, protagonistas de una de las mayores rivalidades que ha tenido este deporte. Poco a poco, fue creciendo hasta llegar a superarles. Ya en la cima y con todo conseguido, la falta de motivación puede ser su mayor peligro.

Porque, a lo largo de la historia, esto es lo que hemos podido ver. Jugadores que una vez cruzada la frontera de los 30 y pese a que seguían teniendo nivel para luchar por los Grand Slams o el número 1, preferían dar un paso al costado para disfrutar de la vida y de sus familias porque perdieron la motivación para seguir o dejaron de disfrutar, simplemente.

La aparición de Carlos Alcaraz añade algo nuevo y fresco al circuito. Hay un chico al que batir. Un nuevo gallo en el corral que amenaza con liquidar a todos. Solo hay que ver cómo salió Novak en la semifinal de Roland Garros, hace un mes. En ningún otro partido, ni siquiera en la final frente a Ruud, se le pudo ver con esa intensidad desde el primer punto. Se notaba que quería demostrar a todos que, pese a sus 36 años, podría con un chico de 20 al que todos apuntaban como favorito.

Ya lo dijo el propio Goran Ivanisevic, una vez que Djokovic conquistó el título en París. “Hubo gente que decía que Novak no tenía opciones contra Carlos. Cuando a Novak le dices que no tiene opciones, se vuelve el triple de hambriento. Esto es un Slam. Es diferente. Novak lo sabe”, comentó el entrenador del serbio. El simple hecho de que prensa y aficionados apuntaban a Alcaraz como el gran favorito, eso le sirvió de motivación a Nole para dar su mejor versión y conquistar un nuevo Grand Slam.

Y que nadie dude que lo que pasó este pasado domingo, cuando Carlos le venció en la final de Wimbledon, le motivará aún más para entrenar al máximo nivel y que en Estados Unidos la cosa sea diferente. Porque así es Nole. Se marca el objetivo de a quién tiene que superar y centra todo su esfuerzo en lograrlo. Porque, seamos sinceros, ni Zverev ni Tsitsipas ni Ruud ni Rublev ni Sinner ni Rune ni al que quieran poner ahí supone a día de hoy mayor amenaza que Alcaraz.

Por eso, aquellos fans (reitero que no meto a todos en el saco porque, por suerte, hay muchos aficionados respetuosos y coherentes) que durante el último mes se dedicaban en las redes sociales a insultar y faltar al respeto a Alcaraz, hablando de “calambritos”, de “sobrevalorado”, “inflado”, o cosas del estilo, deberían ver las cosas muy distintas y darle las gracias ya que, gracias a Carlitos, es probable que tengamos un poco más de tiempo a Nole por el circuito, algo totalmente necesario para el tenis. Y cuanto más tiempo, mejor.