Barty: "Lo que más echo de menos es la emoción de la pelea"

Mientras la retirada ex número 1 está embarazada de su primer hijo,  compagina su vida personal con su pasión por el golf. Barty habló sobre sus actuales prioridades

Mónica Barberán Munera | 11 May 2023 | 12.54
facebook twitter whatsapp Comentarios
Ashleigh Barty en el Liberty National Golf Club en 2022. Foto: getty
Ashleigh Barty en el Liberty National Golf Club en 2022. Foto: getty

La ex número 1, Ashleigh Barty, lleva ya 1 año y 3 meses retirada del mundo del tenis. Y es que, con tan solo 25 años, la australiana decidió colgar la raqueta para enfocarse en otras prioridades. Desde entonces su vida ha dado un vuelco, admitiendo estar más ocupada que nunca. La ganadora de tres Grand Slams se casó y ahora está embarazada de su primer hijo, compaginando su vida privada con el golf y aconsejando como mentora a su compatriota Olivia Gadecki. Barty charló con The Guardian acerca de su vida actual, qué es lo que más echa de menos del circuito y sobre su labor altruista.

“Hubo períodos en los que sentí que no tenía idea de lo que estaba haciendo y luego hubo otros en los que sentí que no había suficientes horas en el día”, dijo. Y es que Barty ha tenido tiempo de escribir su autobiografía “My Dream Time: A Memoir of Tennis & Teamwork”, donde reflexiona sobre su vida desde que empezara en el tenis hasta después de ganar el Abierto de Australia en 2022. “La gira del libro fue un gran proyecto que tomó mucho tiempo y mucha energía. Queríamos hacerlo bien, pero emocional y mentalmente probablemente me agotó más de lo que pensaba.

Pero fue increíble. Luego, hace unos meses, nuestro mundo y nuestro futuro dieron un vuelco con el embarazo. Ha sido un desafío. Pero también ha sido único y, probablemente, todo lo que podría haber pedido”, confesó.

Algo curioso que la australiana admitió es el hecho de ver ahora más tenis que cuando estaba en activo. Ahora aplica esa competitividad que lleva dentro en los campos de golf, pero a veces echa de menos trabajar junto a su entrenador, Craig Tyzzer. “Probablemente, lo que más extraño es la emoción de la pelea con Tyzz, sentarnos juntos y encontrar una manera de desarmar por completo a nuestro oponente. Eso es lo que más me gustaba, el lado táctico del juego y poder hacer que tu oponente se sintiera muy incómodo y hacerlo con mis habilidades y mis armas. Echo de menos pasar tiempo con todo mi equipo, pero nuestra relación no ha cambiado, aunque el contacto no sea tan frecuente”, manifestó.

Además, también tuvo palabras hacia su amiga Simona Halep, quién está atravesando una difícil situación al estar suspendida desde octubre después de dar positivo en un control antidopaje. “Amo a Simo y la respeto. He hablado con ella un poco durante los últimos 12 meses más o menos, solo para ver cómo le va. Es una persona excepcional. Realmente espero que tenga la oportunidad de expresar su opinión y explicar su punto de vista porque siempre hay dos lados en cada historia. Creo que estarías luchando para encontrar a alguien que no quisiera verla de nuevo haciendo lo que ama, que es competir en un gran escenario contra los mejores del mundo", expresó.

Por otro lado, la ex número 1 siempre se ha mostrado muy comprometida con los más desfavorecidos, algo que se ha vuelto una de sus prioridades tras retirarse del tenis: “Mi enfoque continúa siendo ayudar a brindar oportunidades para los jóvenes de las Primeras Naciones en el deporte y la educación a través de la Fundación Ash Barty. Estoy a punto de tomarme un tiempo para ser madre y pasar tiempo con mi familia, pero apoyar a las personas de las Primeras Naciones siempre será una prioridad para mí”, sentenció.