Sharapova: “Ha sido el año más rápido de mi vida”

La rusa, retirada desde 2020 y madre desde este verano, habla en esta entrevista acerca de su nueva vida y las dificultades de compaginar lo personal con lo profesional.

Maria Sharapova en un evento reciente. Fuente: Getty
Maria Sharapova en un evento reciente. Fuente: Getty

Sin darnos cuenta, el paso de los meses ha ido apartando a Maria Sharapova del foco deportivo. Retirada desde febrero de 2020, la rusa no dudó en colgar la raqueta cuando sintió que ya no estaba competitiva, para abrazar una nueva etapa en su vida como mujer casada y madre de su primer hijo. El pequeño Theodore apenas tienes cuatro meses, suficiente para convertirse en el protagonista de cualquier entrevista con la ex número 1 del mundo. Como la última con New Beauty, de la que nos hemos hecho eco.

Madre primeriza

“Depende siempre de dónde te encuentres en la vida, no se puede comparar. Estaba lista para la maternidad, era algo con lo que siempre soñé. Tengo una relación muy buena con mi madre, estamos muy unidas, compartimos mucho al ser hija única, así que tenía muchas ganas de tener un hijo para transmitirle mis experiencias. Estoy emocionada por verle crecer, aunque todavía estoy ajetreada con muchas cosas. Cada día es un día nuevo, siempre hay algo nuevo que aprender, es un hermoso desafío”.

Experiencia en el deporte

“El deporte también es muy desafiante, porque te mantiene los pies en el suelo todos los días. En particular, para mí, el tenis era algo que tenía que jugar todas las semanas, no importa si ganaba o perdía. Siempre tenía que reinventarme y probarme a mí misma la semana siguiente, fue algo muy exigente, es un estado en el que no te puedes sentir nunca demasiado cómoda. No sé si es la mujer respuesta, pero ambos roles son muy difíciles, pero en diferentes aspectos”.

La importancia del cuidado de la piel

“Nací en Siberia, en un pueblo muy frío, pero comencé a entrenar en Florida cuando tenía solo seis años y allí estaba constantemente bajo el sol. Desde el primer día que llegamos allí mi madre fue inflexible en que me cuidara la piel, no entendía por qué tenía que mirar esto siendo tan joven, pero ella se encargó de recordarme los conceptos básicos del envejecimiento y el cáncer de piel. Cuando eres joven tienes una piel maravillosa, te recuperas muy rápido y no tienes tantas arrugas. Desde ahí entendí que la prevención podría ser inteligente”.

Theodore, un bebé ejemplar

“Mi rutina constante consiste en hablar mucho con él, orar para que cada siesta sea buena y que pueda tener un buen día. Por suerte es un niño que duerme bastante bien, he tenido mucha suerte en ese aspecto. Otra rutina muy importante es la comida, al estar amamantando, siempre tengo hambre. Creo que todas manejan su cuerpo de manera distinta después del nacimiento, siento que ahora siempre tengo que comer, algo que durante mi embarazo no fue así, por lo que es un equilibrio interesante”.

Un consejo para la vida

“El mejor consejo que puedo dar es ser uno mismo, siempre he tratado de cumplir eso a lo largo de mi carrera, nunca he podido fingir algo que no soy. Creo que la autenticidad, particularmente en la sociedad actual donde somos bombardeados constantemente, es algo clave. Todas esas diferentes influencias, ya sean buenas o malas, pueden hacer que quieras ser algo que no eres. Es importante saber quién eres, descubrir qué es lo que amas y lo que quieres decir, a diferencia de lo que los demás querrían que dijeras. Esto es muy importante en la vida, nunca serás el más inteligente de la habitación, siempre date espacio para crear. Esas dos ideas son las más importantes”.

Disfrutando de una etapa diferente

“Este ha sido el año más rápido de mi vida, es como si hubiera parpadeado y ya se hubiera terminado. Estoy emocionada con esta etapa de la maternidad, siento que estoy pasando los primeros meses de la vida de un bebé, es como una realidad alternativa y ahora me siento que todo está bien, así es la vida. Tengo mucha emoción de ver cómo se desarrolla el próximo año y también de ver cómo encuentro mi equilibrio con el trabajo. Ahora, cada vez que salgo de casa, pienso dos veces cada cosa que hago, medito cada decisión en el trabajo y en la vida. Me encanta trabajar, pero también amo a mi familia, el desafío está en encontrar el equilibrio para que todo funcione. No conozco el secreto, pero estoy lista para trabajar en ello”.

Comentarios recientes