Djokovic, de vuelta en una final

Dominio de Novak Djokovic para superar al ruso Roman Safiullin, que fue de menos a más, en la semifinal del ATP 250 de Tel Aviv 2022.

Raquel Bermúdez Rodríguez | 1 Oct 2022 | 20.18
facebook twitter whatsapp Comentarios
Novak Djokovic accede a la final en Tel Aviv. Foto: Getty
Novak Djokovic accede a la final en Tel Aviv. Foto: Getty

Novak Djokovic supera un escalón más en su camino hacia un nuevo título. El ahora número siete del mundo vuelve a una final desde que lo hiciera en Wimbledon, la cuarta en su temporada de 2022. Nole demuestra que sigue con esa ambición por seguir conquistando títulos. Para impedírselo tendrá mañana enfrente al ganador del Cilic vs Lestienne. En la semifinal del ATP Tel Aviv 2022, Novak vencía a Roman Safiullin con un marcador de 6-1 y 7-6(3) en 1 hora y 36 minutos.

Todo depende de Novak

El serbio empezaba el partido con un objetivo muy claro: volver a una final. Pese a las imprecisiones del ruso en los primeros intercambios del encuentro, Roman dejaba algunos detalles que advertían ya a Nole, quien cerraba su primer juego con un saque al cuerpo. Los nervios seguían presentes en la raqueta del ruso frente a grandes defensas de su oponente para que Djokovic consiguiera su primera rotura después de una doble falta de Safiullin.

De derecha o de revés, el partido estaba bajo el control total del serbio, que también se permitió fallar con alguna doble falta. Aunque el número 104 del mundo levantaba tres bolas de break seguidas, Roman no pudo evitar el 0-4 en el marcador. Safiullin evitaba el rosco, pero los 24 minutos de duración del primer set evidenciaban la diferencia de nivel ante Djokovic. El ruso no pudo sumar ningún punto con su segundo saque.

Cuidado con Safiullin

Con algo más de confianza, Roman se hacía con el primer juego del segundo parcial. Mucho mejor al saque, el ruso se ponía 3-2 arriba para luego tener dos oportunidades de romper el servicio de Nole, algo que el serbio evitaba con saques a la línea.

Después de un tenso parcial, Novak conseguía el primer break, pero no lograba confirmarlo por culpa de un gran Roman, que no quería despedirse tan rápido del torneo israelí. Las dobles faltas aparecían del lado del ruso en el peor momento para que Djokovic se llevara el tiebreak.