Haddad Maia: “Pasé por momentos muy duros hasta llegar aquí”

La brasileña de 26 años se ha convertido en una de las sensaciones en Toronto tras vencer a Swiatek en octavos de final. “Tengo el objetivo de llegar al top20”.

Haddad Maia sueña en Toronto. Fuente: Getty
Haddad Maia sueña en Toronto. Fuente: Getty

Vencer a la número 1 del mundo siempre te empuja al centro del escenario, a ser la noticia del día, a vivir una de las experiencias más bonitas que se pueden vivir en el deporte. Esta semana le tocó a Beatriz Haddad Maia saborear estas mieles al tumbar a Iga Swiatek en los octavos de final del WTA 1000 de Toronto. Un triunfo que reafirma su gran estado de forma, algo que ya sabíamos después de verle levantar sus dos primeros trofeos profesionales en la pasada gira de hierba. Ahora la brasileña sabe que tendrá más presión sobre los hombros, pero solo quiere disfrutar de la semana y llegar lo más lejos que pueda. Estas fueron sus palabras tras el duelo ante Iga Swiatek.

Ganar a la Nº1

“Estoy muy orgullosa de mí y de mi equipo, es un momento muy especial. Nunca es fácil ganar a la Nº1 del mundo en un escenario enorme y contra toda la multitud. Creo que pasé por momentos muy duros en mi carrera hasta llegar aquí, así que solo quiero disfrutarlo un poco. En las próximas horas no quiero pensar en mi próximo partido, me siento feliz y eso es todo”.

Creer en el proceso

“Uno de los objetivos que nos plantemos antes de arrancar la temporada era que, para ser una jugadora top, necesitaba mejorar mi juego y mi nivel jugando contra las mejores en los grandes torneos. Así que estoy feliz de haber jugado a un gran nivel, estoy entrenando a un gran nivel, así que intento trasladar lo que hago en las prácticas a los partidos. Trabajo muy duro, creo en mí misma, sé que es muy difícil llegar hasta aquí, así que entrego el máximo en cada punto. Eso me da la confianza de estar haciendo lo correcto en mi rutina, no se trata solo de ganar, sino de todo lo que estoy construyendo estos últimos años”.

Presión desde Brasil

“A veces la gente espera demasiado de mí. Una jugadora con mi ranking, que sea de Estados Unidos o Francia, representaría una jugadora más. Pero de mí esperan lo máximo, como pasaba con Guga (Kuerten), no es fácil de manejar. Una de las cosas que trato de hacer es no mirar mucho las redes sociales, a veces me sacan fuera de la realidad y me pongo a pensar demasiado en los demás. Tengo mi cuenta de Instagram y trato de gestionarla, pero siempre con una mentalidad saludable y de presente. Seguro que se siente especial ser brasileña, sé que hay muchas personas mirándome, es muy lindo como mujer ver que allí no todo es fútbol. Quiero enseñarles a los niños que ellos también pueden hacerlo”.

Tercera vez que gana a una top10

“Es un triunfo muy especial, he pasado por momentos muy difíciles en mi carrera hasta llegar aquí, con 26 años pasé ya por cuatro cirugías. Cuando vivo momentos así trato de disfrutarlos al máximo, ya que muchas veces pensamos que no somos tan felices, tendemos a pensar solo en ganar. La verdad es que llevo 15 años trabajando para vivir este momento, para vivir este sueño por el que tanto trabajé. Me siento orgullosa de mí misma, de mi equipo, de mi familia y mis amigos”.

Remontada tras la sanción de 2015

“Me quedé sin puntos, sin ranking, así que tuve que empezar de nuevo. Mi primer objetivo fue volver al top100, creía que podía conseguirlo, ya había sido la #58 del mundo en 2017. Pero empezar de la nada es mucho más difícil, porque tienes que ir a jugar torneos de 25K y jugar contra la #800 del mundo, sabiendo que tú has sido top100. La presión siempre estuvo ahí, aunque poco a poco fui mejorando. Tuve que buscar un entrenador, un patrocinador, organizar todo el puzzle. Después de unos meses ya estaba top400, ahí volví con mi entrenador (Rafa) y establecimos nuevas metas. Una vez llegamos al top100, fuimos a por el top50, luego el top40, el top30, así con todo. No conocemos límites, ahora queremos llegar al top20 y trabajaré duro para eso”.

El césped lo cambió todo

“Creo que la hierba me dio ese click necesario para que mi tenis pudiera ser agresivo. En la hierba una no piensa demasiado porque no tienes tiempo, así que estaba decidida a seguir jugando. Eso me hizo sentir fuerte, a ver que realmente tengo buenos tiros, un buen servicio y una buena derecha. Si hago lo que tengo que hacer, sé que puedo crear oportunidades. Si espero a que mi rival empuje la bola, entonces no tendré ocasiones. Ahora sé que necesito jugar agresiva”.

Comentarios recientes