Aliassime pierde en su debut en Wimbledon y allana el camino de Nadal

En un partido increíblemente parejo, Maxime Cressy finiquitó al canadiense y acabó con uno de los grandes candidatos a llegar lejos en el camino del manacorí.

Aliassime y Nadal, tras la exhibición que jugaron en Hurlingham la semana pasada. Fuente: Getty
Aliassime y Nadal, tras la exhibición que jugaron en Hurlingham la semana pasada. Fuente: Getty

Las primeras semanas de los Grand Slams tienen cosas inexplicables, una mística especial que les envuelve y les hacen ser días definitorios para una gran mayoría de jugadores. Un Major jamás se podrá ganar en los primeros siete días, pero sí que se puede perder, una lección aprendida por varios nombres que llegaban a Wimbledon 2022 colocados en la terna de favoritos y que se encuentran ya con las maletas hechas para marcharse de Londres. El último jugador en sumarse a esta lista ha sido Felix Auger-Aliassime, quien no cedía en la primera semana de un Grand Slam desde Roland Garros 2020, pero que no pudo aguantar el pulso ante un Maxime Cressy absolutamente encendido (6-7(5), 6-4, 7-6(9), 7-6(5)). Esto, claro, solo significa una cosa: el camino de Rafael Nadal hacia la final del torneo londinense se queda sin uno de sus escollos principales, sumándose a las bajas de Marin Cilic (octavos) y Matteo Berrettini (semifinales).

El partido en sí siguió un guion muy similar a lo que muchos esperaban: pocos intercambios, saques absolutamente predominantes que finalizaban los puntos en apenas uno o dos golpes, y la presencia de varias muertes súbitas donde el que más fuerte estuviese mentalmente se llevaría el gato al agua. Parecía que ese hombre era Felix, que puso el primer pie en la segunda ronda tras imponerse en el primer set, pero ello no erosionó la confianza de un Cressy que ha vuelto al nivel que mostró al inicio de temporada. La coraza del estadounidense se hizo irrompible, hasta el punto de que solo concedería una única bola de break en todo el encuentro, protegiendo mucho mejor su segundo servicio que su rival (ganó un 63% de puntos con dicho golpe, absolutamente clave) y apuntando una y otra vez al revés de Aliassime para granjearse una cómoda volea en el siguiente golpe.

Con esa táctica igualó la balanza y se llevó, también, un tie-break del tercer set que parecía absolutamente decisivo. Salvó un par de bolas de set en esa muerte súbita, gracias a saques imposibles de devolver y una fortaleza mental propia de un tenista con una fé ciega en su plan de juego. Es un plan de juego, además, al que ha incorporado una agresividad muy marcada en cada resto de segundo servicio, marchando directamente a atacar la red, algo que incomodó a Aliassime también en el tie-break del cuarto parcial, otra etapa del duelo con todo muy parejo en la que Cressy se erigiría vencedor, apoyándose en un mayor porcentaje de primeros dentro. Fue un partido de muy pocos márgenes, en los que Aliassime no hizo demasiadas cosas mal, pero se enfrentó a un tipo con una mentalidad de hierro en los puntos importantes. Si a eso le sumamos la falta de ritmo en sus golpes de fondo de la que adoleció el canadiense... tenemos una de las grandes sorpresas del torneo.

NADAL, EL GRAN BENEFICIADO

Y las consecuencias de esta derrota son inmediatas, sacudiendo el cuadro masculino del torneo como si de un seísmo se tratase. Lo más importante es que el principal cabeza de serie que Rafael Nadal podía tener de camino a semifinales ha caído del camino, lo que aplana sin lugar a dudas su travesía (Felix le ganó en la exhibición de Hurlingham hace apenas una semana) y suma otra víctima más en su paso antes ni tan siquiera de encontrárselas (tras Marin Cilic y Matteo Berrettini). Asoman por ese cuadrante varios nombres que podrían ser peligrosos, si bien de menor entidad y bagaje en Grand Slams: el principal es Taylor Fritz, que conquistó el título en Eastbourne la pasada semana y que ha empezado su camino con un triunfo contundente ante Lorenzo Musetti. También habrá que estar pendientes al propio Cressy, que si mantiene esta seguridad al saque hace que cada encuentro sea una lotería... pero Rafa evita a otro gran escollo y respira tranquilo en un día de final feliz para él.

Comentarios recientes