Struff: "El passing shot de Alcaraz fue el punto de inflexión del partido"

El alemán dio sus sensaciones tras ceder ante Carlos, además de contar una curiosa anécdota referente a los partidos del murciano en Roland Garros.

Jan-Lennard Struff. Fuente: Getty
Jan-Lennard Struff. Fuente: Getty

Jan-Lennard Struff llegaba a Wimbledon 2022 con solo una victoria en la actual gira de hierba. El tenista germano venía de perderse toda la gira de tierra batida después de sufrir una lesión que le tuvo en el dique seco, además de descender hasta el #155 del ranking ATP por su largo periplo fuera de las pistas. No está siendo una temporada nada fácil para el bávaro, que vio como el sorteo del torneo inglés le dejaba una primera ronda muy exigente. Se medía a la gran sensación del año en un territorio, eso sí, aún inexplorado para él: Carlos Alcaraz jamás pudo haber previsto el fuego a discreción que le llegó desde el lado contrario de la pista, un fuego a discreción que supo reprimir yendo al cuerpo a cuerpo.

Puede estar muy orgulloso Struff del partido que firmó ante el murciano, una sensación con la que parece estar de acuerdo en base a sus palabras en rueda de prensa. El germano sabía de la dificultad del encuentro de hoy, y haber competido durante cuatro horas sin ningún tipo de molestia física ya supone, en primer lugar, una gran victoria para él. "Lo de hoy ha sido una derrota muy dura. Fue un gran partido, de altísima calidad. Finalmente, los pequeños detalles marcaron la diferencia. Estoy feliz con la forma en que jugué. Estoy contento con cómo he competido después de una lesión de dos meses, tras estar de vuelta en el circuito. Aún así, hoy la derrota duele, pero debo felicitar a Carlos, lo de hoy fue un partidazo".

Jan-Lennard tuvo la victoria a un palmo de la mano. Jamás la vio tan cerca como cuando estaba dos sets a uno arriba y 2-0 en el tiebreak del cuarto parcial, dominando un punto de muchos quilates en el que parecía tocar con la yema de los dedos el 3-0. Fue entonces cuando lo imposible se hizo realidad: Alcaraz, en un atisbo de genialidad, lanzó un passing shot imposible que levantó al público de sus asientos. Struff, obnubilado, no tuvo reparos en contestar que ese intercambio "fue el punto de inflexión del encuentro". "No sé cómo lo hizo, la verdad. No es un golpe que ocurra normalmente. Fue sencillamente increíble. Creo que en aquel punto lo hice todo bien. Metí presión, subí a la red, cubrí el paralelo y el cruzado, pero no ese ángulo". No solo eso: el alemán tuvo un flashback que se remonta al pasado Roland Garros, concretamente al duelo de Carlos frente a Albert Ramos.

"Recuerdo ver su partido de segunda ronda en París, ante Albert Ramos, en el que hizo un golpe similar, un paralelo a la línea, con una bola de break en el quinto set. Me levanté del sofá como un resorte, no me lo podía creer. Le decía a mi novia: "¡¿Has visto eso?! Ha sido increíble". Hoy me pasó de esa manera. Demasiado bueno. Cambió por completo el tie-break. El quinto set estuvo igualado, pero al final fue él quien me hizo break. Y ya está, sí".

CONFIANZA EN UNA TEMPORADA DIFÍCIL

El alemán, lejos del top-100 en la actualidad, también tuvo tiempo de compartir algunas de las dificultades vividas esta temporada, siendo el partido de hoy un rayo de esperanza para que las cosas puedan cambiar pronto. "Esta temporada ha sido muy complicada para mí. No jugué bien al principio, luego tuve la lesión, y ahora estoy de vuelta a un buen nivel. Para mí fue importante comprobar que soy capaz de jugar al máximo nivel durante cuatro horas sin sentir dolor. Pude competir con él a un gran nivel. Hoy he jugado un gran partido y me llevo muchas cosas positivas".

Comentarios recientes