Watson abre el debate: “Hay que hablar más del período”

La británica declara abiertamente la necesidad de tratar este tema con naturalidad, tendiendo la mano a las tenistas jóvenes que lo puedan ver como un problema.

Heather Watson en un partido en Wimbledon. Fuente: Getty
Heather Watson en un partido en Wimbledon. Fuente: Getty

Todos nos quedamos sin saber qué decir cuando el pasado 30 de mayo, después de perder ante Swiatek en la cuarta ronda de Roland Garros, la china Qinwen Zheng saltó en rueda de prensa explicando que los problemas con el período le habían impedido competir en su partido. Por un segundo recordamos las dificultades que tiene ser mujer en el deporte de alta competición, abriendo de nuevo un debate que parecía dormido. Desde ese momento se han ido sumando nuevas voces, como la de Heather Watson en esta entrevista con BBC Sport, donde relata cómo trata ella con esta cuestión y los apuros que pasan muchas cuando llega Wimbledon y las obligan a vestir de blanco.

“Definitivamente, es un tema que en los vestuarios de Wimbledon se suele tocar bastante por el hecho de que nos obliguen a jugar completamente de blanco. Quizá la gente no hable tanto de esto con los medios de comunicación, pero os puedo asegurar que entre nosotras sí lo comentamos a menudo”, defiende la británica sobre la tradición existente en el All England Club de vestir todos de blanco. ¿Por qué? Muchos dicen que por ser el deporte blanco, para uniformarlos a todos por igual, aunque los orígenes apuntan a que esta decisión se tomó para evitar las marcas de sudor en los jugadores.

“A mí me gusta la tradición, realmente no me gustaría que la cambiasen, el único momento estresante que tengo es que, cuando llega Wimbledon y me coincide con el período, me toca planificar mi período según las fechas del torneo. Para eso tenemos la píldora, para regular todo el ciclo, pero eso no evita que yo sufra efectos secundarios como hinchazón, calambres o fatiga”, revela la tenista de 30 años acerca de algo tan natural y tradicional como es la regla en la mujer.

WIMBLEDON Y SUS TRADICIONES

Watson vivió su primera mala experiencia con este asunto en enero de 2015, justo después de levantar en Hobart el segundo título de su carrera. La oriunda de Guernsey viajó hasta Melbourne para disputar el Open de Australia, donde su ciclo menstrual decidió abortar su misión de superar a Pironkova en la primera ronda. Heather lo luchó (6-4, 6-0), pero las buenas sensaciones que tras no pudieron con la otra circunstancia. ¿Y cuál es la solución entonces? Para muchas es la píldora, aunque hay que leer la letra pequeña. El 60% de las deportistas aseguran que el consumo de este medicamento les ha provocado luego un bajón en su rendimiento.

¿Y qué dice Wimbledon? ¿Se plantean cambiar la tradición para evitar el miedo de muchas jugadoras que pasan por este proceso? “Queremos asegurarnos de priorizar la salud de las mujeres y proporcionar a las jugadoras todo lo que necesiten según sus necesidades individuales. Lo más importante es ver cómo se siente la persona, si necesita hablar con alguien, ahí estaremos nosotros para proporcionar lo que haga falta. La salud y el bienestar de todos los tenistas que compiten en Wimbledon es de suma importancia para nosotros, queremos que todos estén cómodos”, exponen desde la organización, quienes ya actualizaron la normativa hace unos años.

“En 2019 cambiamos la política de vestimenta para que las jugadoras pudieran usar mallas homologadas y pantalones cortos de compresión hasta la mitad del muslo, lo que también generó un cambio más amplio de vestimenta en el circuito WTA. Si alguien quiere utilizar alguna prenda debajo de su ropa blanca, está en su derecho de hacerlo”, contrastan acerca de un dress code que ha ido amoldándose poco a poco a las necesidades de los protagonistas.

UN TEMA POR TRATAR

Lo que está claro es que el tema del período está ahí, siempre estuvo, aunque algunos no lo vieron o lo quisieron ver. Watson, transparente siempre en su discurso, apuesta por darle visibilidad y normalidad ante el gran público, ya que los datos dicen que una de cada cuatro niñas dejan de practicar deporte debido a esta dificultad.

“Si el período es una razón para que alguien deje de practicar deporte, entonces es nuestra labor hablar mucho más sobre este tema, para convencerles de lo contrario. Hemos de ser naturales hablando de estas cosas, hay muchos temas en la vida de los que la gente no habla, no estoy seguro del motivo, ya que forma parte de la madre naturaleza. No deberíamos tratarlo como un tema tabú o diferente a cualquier otro”, refuerza la británica.

Comentarios recientes